Pato confinado

Receta de salsa aurora: el rico encuentro entre la bechamel y el tomate

Salsa aurora.
Salsa aurora.

Tiene un nombre lírico, pues nos habla del amanecer. Y todos esperamos el amanecer, en la cocina, en la vida, entre fogones, o perdidos en el bosque de la indecisión. Tiene un color magnético, entre bechamel y salsa de tomate. La salsa aurora es el complemento perfecto para muchos platos, como, por ejemplo, unos macarrones con carne picada o secreto ibérico, o acompañando a huevos y verduras, o pescados y carnes hervidas.

En realidad, estamos hablando de la hija de una salsa madre, una derivación de la bechamel, a la que se le añade salsa de tomate concentrado. De ahí su nombre, por el color rosa anaranjado que toma. Funciona muy bien con la pasta al horno (pues sale más jugosa que otras salsas), y los franceses también se lo echan a los crepes. Es una mezcla que debe tomarse caliente pues si se enfría cuaja.

Receta de salsa aurora

Ingredientes 4 personas:

  • 400 ml de leche.
  • 2 cucharadas de tomate concentrado o cuatro de tomate frito.
  • 50 gr. de mantequilla.
  • 40 gr. de harina de trigo.
  • Una pizca de nuez moscada.
  • Pimienta negra.
  • Sal.

1. Haz el 'roux' y la salsa:

En una sartén u olla caliente echa la mantequilla. Cuando esta se deshaga, añade la harina, y que se vaya tostando. Tiene que quedar como una pasta marrón y elástica (roux). Echa sal, pimienta negra, una pizca de nuez moscada y un poco de sal. Remueve constantemente, tardarás unos minutos en darle forma. Añade después la leche mientras no paras de remover con unas varillas y la mezcla va burbujeando (a fuego suave) y espesando. Cuando la bechamel esté hecha (espesa y sin grumos), añade el tomate. Mézclalo bien, que esté en el fuego un minuto, y retíralo. Échaselo caliente a la pasta, huevos duros, o a la receta que consideres más conveniente.