Opinion · Palabra de artivista

¿Qué pasó con la doctora homófoba de Jaén?

arcoIris-jaenEste verano se armó un revuelo mediático enorme cuando un joven gay de Jaén tuvo el coraje y la lucidez de denunciar a su doctora de cabecera por homofobia.

Nuestro héroe, porque es un verdadero héroe para la comunidad gay, beneficiaria de su valentía, es David Cámara, un joven de 25 años aquejado de un cuadro depresivo y de ansiedad que se quedó estupefacto cuando, al acudir a la consulta de su doctora de cabecera con su madre, tuvo que soportar la violencia de que Mª Dolores Chica Maestre, doctora de la Sanidad Pública, o sea: que le pagamos todos, y convencida miembro del Opus Dei según atestiguan compañeros del centro sanitario, tuviese la indecencia, osadía y falta de profesionalidad de decirle al joven paciente que ser homosexual era la raíz de todos sus males.

Como explica magníficamente otro de los héroes de esta historia, el periodista de Andalucesdiario.es Francisco Artacho que, a instancias de otros de los grandes héroes que nos ha dado este truculento episodio de homofobia: la Federación LGTB Andaluza Arco Iris, expuso esta agresión a los medios en un brillante artículo, que la comunidad LGTB nunca le agradeceremos lo suficiente, titulado Una médica de la sanidad pública le dice a un chico gay que ‘lo suyo’ tiene cura:

David Cámara tiene 25 años y el pasado jueves pasó uno de los tragos más desagradables de su vida, cuando acudió a su médica de cabecera, acompañado de su madre, aquejado de un cuadro depresivo y de ansiedad. En los últimos meses David ha sido desahuciado de su vivienda, tras pagar cinco años de hipoteca.  También ha roto con el que, durante nueve años, ha sido su novio. “Me cuesta dormir, comer…. y desde luego no iba buscando lo que me ha pasado”, relata para Andalucesdiario.es David, visiblemente afectado tras sufrir un episodio de homofobia por parte de su médica de cabecera.

Fuimos muchos y muchas los que nos quedamos atónitos con lo que narró el artículo a continuación. A pesar de saber que esta situación se sigue dando en España habitualmente, el campeo de la homofobia en organismos públicos aterroriza:

La consulta médica transcurría con normalidad hasta que la doctora, Dolores Chica Maestre, le preguntó a David si tenía hijos. -No, mi expareja es un chico-, respondió el paciente. “En ese momento me dijo que lo primero sería hacerme la prueba del VIH. Ella sostenía que los homosexuales cogemos muchas enfermedades y que las propagamos”. La historia de David fue adelantada ayer por el Diario de Jaén.

Cuenta David que su madre “se quedó blanca” al escuchar a la médica relacionar homosexualidad con el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, en vez de hacerlo con prácticas de riesgo, que es lo que los protocolos médicos indican desde hace ya muchos años.  Pero ahí no quedó la cosa. La doctora, siempre según la versión de David, llegó a explicarle que lo suyo (la homosexualidad) “es algo antinatural” y definió la homosexualidad “como un trastorno”, que el problema estaba en su cabeza y que “tenía cura”. Tras una breve discusión con la doctora, David y su madre salieron de la consulta y pusieron un hoja de reclamaciones. También acudieron a un juzgado de Jaén para poner la correspondiente denuncia. “Por el momento nadie me ha contestado”, detalla David.

Poco después, el gran Artacho revelaba que no era, ni de lejos, el único episodio de violencia homófoba protagonizado por la “doctora cura homosexuales”. En un revelador artículo titulado Otro paciente gay interpuso hace un año una queja contra la doctora de Jaén, el gran Artacho explicaba:

Dolores Chica, la médica de cabecera de Jaén que ha sido denunciada por recomendar a un joven gay que su homosexualidad se puede curar, acumularía, al menos, la reclamación de otro paciente (también gay), que asegura que sufrió un trato vejatorio por parte de esta doctora. Así lo aseguró a Andalucesdiario.es el propio joven, que prefiere no desvelar su identidad. Fue el propio paciente el que se puso en contacto con la Federación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (LGTB) Arco Iris, después de conocer el caso de David Cámara y así poder aportar su testimonio y sumarse a la denuncia.

La queja (de la que este paciente pidió ayer una copia a la Delegación de Salud al no conservar la copia) fue puesta el año pasado, después de que la doctora llamara “loco” a este joven, según explicó Gonzalo Serrano, presidente de Arco Iris, que ayer se trasladó a Jaén para mantener una reunión con ambos jóvenes. Según este nuevo testimonio, la doctora le llegó a decir “que como tenía esa barba y era tan masculino podía superar la homosexualidad”, detalló Serrano, que ayer pidió a la delegada de Salud de la Junta de Andalucía en Jaén, María Ángeles Jiménez, “una rectificación” ante lo que consideró una “postura indecente”.

Serrano se refiere a la nota enviada el lunes pasado por la Consejería de Salud, en la que se aseguraba que la denuncia de David Cámara “carece de fundamento” porque  “en ningún caso esta profesional valora la homosexualidad como una enfermedad”.

[…] Otra mujer de Jaén, que prefiere salvaguardar su identidad por razones de intimidad, aseguró a Andalucesdiario.es que notó “prejuicios morales y juicios de valor” cuando “hace tres o cuatro años” acudió a la consulta de esta doctora. “Fui porque tenía una regla dolorosa, para que me diera cita con el ginecólogo. Al decirle que no estaba casada me dijo que las relaciones sexuales tienen que ser con alguien muy especial”. Según este testimonio, la doctora le “cuestionó” su estado civil. “Incluso se ofreció a presentarme a alguien”, concluyó esta mujer.

Esto nos lleva a preguntarnos: ¿qué pasó con la doctora homófoba?

Por escandaloso que parezca, la respuesta es insultantemente simple: NADA. La Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, en manos del PSOE, a través de su delegada en Jaén, se apresuró primero a sacar ese indecente comunicado defendiendo a la doctora cristofascista sin investigación alguna, y luego movió todos los contactos posibles para enterrar la historia lo antes posible y esconderla del pueblo. Veamos la extraña estrategia del partido socialista ante este repugnante episodio de homofobia.

Apenas aparece la denuncia en los medios, la delegada de Salud de la Junta de Andalucía en Jaén, María Ángeles Jiménez, se apresura a sacar un absurdo comunicado, sin mediar investigación alguna en los hechos, y proclama que la denuncia de David “carece  de fundamento” y que “No se ha tratado la homosexualidad como una enfermedad” y que “en todo momento la médico se ha dirigido al paciente de una manera respetuosa”.

Esto acaba en una extraña reunión secreta entre la doctora homófoba Chica Maestre, la delegada de Salud, un extraño personaje del que hablalremos inmediatamente y David Cámara, durante la cual se piden disculpas mutuamente denunciada y denunciante y tras la cual David retira la denuncia. De esta reunión se excluye muy premeditadamente a la Federación Andaluza LGTB Arco Iris que estaba siendo el único y gran apoyo de David. El mismo día sale una extraña noticia en la que se dice que La denuncia contra una médica de Jaén por homofobia se resuelve con unas simples “disculpas mutuas” o que El caso de supuesta homofobia de Jaén se resuelve con unas “disculpas” por ser un “malentendido”. Para la mayoría, se sobreentiende que David se ha echado para atrás y la doctora seguirá ejecutando homofobia en cuanto se pase la tormenta.

 

¿Quién es Alberto Linero?

Cuando la Federación LGTB Andaluza Arco Iris, en una magnífica labor, repito, mantiene su apoyo a la víctima de la agresión homófoba de la doctora Dolores Chica Maestre y lo expone públicamente para pedir una sanción a la homófoba doctora, desde Madrid llega un oscuro personaje vinculado con el PSOE y empieza a malmeter en conjunción con la Consejería de Salud. El personaje es Alberto Linero, un ex militar con ansias de fama y gloria que explotó en artículos que le proclamaban “el primer militar gay casado del mundo”, nada menos, hasta ser portada de la revista Zero, y que tras ver su brillo mediático eclipsado por otros tantos coroneles, curas,  políticos y gays institucionales varios que salieron del armario en otras tantas portadas de la desaparecida revista gaypitalista, optó por la política y se presentó por el Partido Andalucista primero para acabar rondando al PSOE.

Alberto Linero, residente en Córdoba, hace un extraño y fulminante viaje a Madrid el mismo día en que la Federación LGTB Andaluza Arco Iris (formada por ejemplares activistas escindidos y contrarios a la aliada del PP y homófoba asociación de gays de derechas COLEGA) filtra el caso de homofobia de la doctora Dolores Chica Maestre contra David Cámara a los medios. Desde Madrid se pone en contacto con Gonzalo Serrano, presidente de Arco Iris, y le pide reunirse con David de un modo extrañamente urgente “para mediar en el tema y mostrar mi apoyo”. Al día siguiente llega a Jaén y asiste a una asamblea en la sede de la Federación Arco Iris en la que intenta repetidamente asustar y desanimar a David. Era miércoles por la tarde-noche.

“No paró de decirle que la doctora podía ponerle una denuncia muy gorda si mantenía su postura y animándole a retirar la denuncia y olvidar todo o prepararse a pagar mucho dinero o ir a la cárcel”, recuerda Gonzalo.

Su insistencia fue tal que el presidente de la Federación LGTB Arco Iris tuvo que exigirle que dejase de hablar, interrumpiendo constantemente la asamblea, o tendría que abandonar el local. Acababa de decirle a David Cámara: “Como sigas así nos vemos preparando bocadillos de mortadela para llevártelos a la cárcel”.

A Alberto Linero le estorbaba mucho la Federación LGTB Arco Iris. Quería tener a David a solas. Ya antes de empezar la reunión había intentado conseguir su teléfono pidiéndoselo a Gonzalo Serrano, pero ante la negativa de éste, que explica que “nosotros intentamos proteger a David lo más posible y no le dábamos su teléfono a nadie que él no autorizase”, intentó pedírselo al mismo David que también se lo negó. Al ver que no conseguía garantizar la reunión a solas, Linero optó por perseguir a David Cámara cuando ésta finalizó y ofrecerle llevarse a su casa en taxi porque “casualmente” iba a la misma zona.

No hay lugar a dudas de que Alberto Linero convenció a David esa misma noche de que había que seguir su plan. “No sé si llegaron a ir juntos en el taxi”, comenta Gonzalo Serrano, “pero al día siguiente quedó con David y su novio y tomó el control, excluyéndonos de todo y convenciendo a David de que no siguiese adelante con la denuncia”.

Ese jueves por la mañana David tenía una entrevista en directo con el programa de Antena 3 “Espejo Público” y durante la misma “David dijo que era la última declaración que hacía. Estaba muy nervioso, titubeaba, casi no se le entendía lo que decía, y se notaba que alguien le estaba dando indicaciones desde detrás de la cámara de qué decir. Luego pregunté al equipo de televisión y me dijeron que la persona que le estaba dando indicaciones de qué decir era Alberto Linero”, me cuenta Gonzalo. Esa misma mañana Arco Iris dio  una rueda de prensa e hizo una visita al centro de salud para intentar tener una reunión con la doctora homófoba que se negó.

Esa tarde, de repente, se convoca precipitadamente una reunión “secreta” imprevista (al menos, para la Federación LGTB Arco Iris a la que se excluyó de la misma). Una reunión que parecía pre-planeada y  en la que sólo estaban David Cámara, la doctora homófoba, gente de la Consejería, la delegada de Salud de Jaén, el Jefe del Distrito, alguien del Centro de Salud y… Alberto Linero. “De hecho, Alberto le había dicho a David que no me avisara de la reunión, como luego me contó el propio David cuando ya había pasado todo. Estaba claro lo que quería: tenerlo allí sólo y manipulado al chaval”, explica Gonzalo Serrano.

He de explicar que cuando intenté ponerme en contacto con David me encontré con un mensaje que me decía que el número ya no existía. Alarmado se lo conté a Artacho  y me explicó que David lo había desactivado “por su madre que lo estaba pasando muy mal con tanta atención, pero el guasap sigue funcionando”. Lo que Artacho no sabía es que era otra la razón de la desconexión. La maquiavélica estrategia del PSOE y su peón Alberto Linero llegó a tal extremo que convencieron a David de que cancelase el teléfono: “Yo todos los días hablaba con David dos o tres veces y le mandaba guasaps preguntándole si necesitaba algo y qué tal estaba. De repente le escribo guasaps y no me responde y cuando le llamo me encuentro que ha cancelado el número. Pero me llama dos días después desde el teléfono de su hermano y me cuenta todo: que ha sido ese Alberto Linero el que le había convencido de que lo mejor era cancelar el teléfono para que ni nosotros ni los medios le acosasen y acabar con toda la historia. Y David al principio le dijo a todos que había sido por su madre, pero luego me confesó que había sido Linero el que le había convencido de que lo cancelase. Y claro, como el chaval está en una situación económica terrible, le han desahuciado, pues habrá dicho ‘esto que me ahorro’. Y como el guasap le sigue funcionando”, me cuenta Gonzalo.

El caso es que tras la reunión secreta, el ABC publica un triunfal anuncio de que La doctora denunciada por homofobia pide disculpas en una reunión “secreta”. Misión cumplida, la homófoba seguirá en su cargo y el PSOE esconde la mala praxis de su consejería. El resultado es que todo queda como un “malentendido” en el que los homosexuales volvemos a quedar como “histéricas” que no se enteran bien de la “buena voluntad” de los homófobos y exageramos al denunciar homofobia cuando sólo nos quieren “curar”.

 

¿Apoya el PSOE la homofobia cristofascista?

Analizando este extraño ballet sólo cabe concluir que el PSOE planeó entre Sevilla y Madrid todo este lamentable acoso a una víctima de homofobia para, una vez más, proteger a los cristofascistas con poder y hacer parecer como un apoyo lo que sólo es una paternalista invitación a la resignación: los homófobos seguirán ejerciendo su homofobia desde lo público sin consecuencias. La actuación del PSOE en este terrible episodio de homofobia ha escandalizado a propios y extraños. Tanto colgarse la medalla de la igualdad y la  integración y resulta que protege a los más cristofascistas. Esperamos que la Consejería de Igualdad, salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía tome cartas en el asunto y revise la situación de esta doctora. Estaremos mirando atentamente a Jaén, a Madrid y a Sevilla.

Para terminar, quiero recordar que sólo Izquierda Unida, a través de su portavoz en materia de Igualdad Alba Doblas, reaccionó ante lo injusto de la situación y pidió explicaciones a Salud por las investigación realizada tras la denuncia de un paciente por homofobia. Por parte del PSOE que tanto cacarea su compromiso, nos gustaría ver un gesto de verdadera solidaridad con la comunidad LGTB, la de a pié, la que sufre esta homofobia como David la sufrió, no hacia las élites gaypitalistas de Madrid que pueden pagarse su igualdad, su respeto y su dignidad. Ésta es la oportunidad de hacerlo.

Abran un expediente a la doctora Dolores Chica Maestre y apártenla de lo público en lugar de acosar y asustar a nuestro héroe que la ha desenmascarado (y a las otras víctimas de la superchería, prejuicios y odio de la doctora cristofascista). No nos uséis más para luego abandonarnos a nuestra suerte.

Y ya que estamos, denunciad a esa delirada funcionaria del Ministerio de Justicia, la forense cristofascista Victoria Uroz @vuromar, otra “doctora” que en twitter nos llama enfermos entre ataques al anti-franquismo y fotos en el Valle de los Caídos con una alegría que da pavor. Ésta, al contrario que la doctora de Jaén, que se esconde esperando momentos más propicios para predicar la homofobia, pone voz a lo que muchas y muchos homosexuales tenemos que soportar en las consultas médicas públicas (financiadas por todos, incluidos nosotros).

VictoriaUrrozcristofascista