Palabra de artivista

Mordaza y machismo en la Universidad Rey Juan Carlos

urjc-mordorEsta semana ha quedado patente que la Universidad Rey Juan Carlos, una universidad pública que pagamos entre todos los contribuyentes, aparte de ser la "criaturita" de Esperanza Aguirre y Gallardón (como explica La Marea: Al ahora ministro de Justicia se le atribuye precisamente la idea de fundar esta universidad que trataba de romper el dominio ideológico de la izquierda en el cinturón obrero del sur de Madrid. La vinculación de la Rey Juan Carlos con el PP encuentra un reflejo en el hecho de que en sus aulas y despachos trabajan no pocos familiares de políticos de ese y otros partidos, una circunstancia que ha dado pie a acusaciones de nepotismo), es ante todo un nido de reaccionarios que la intentan mantener como plataforma propagandística cristofascista a cualquier precio.

El movimiento que ha revelado tan lamentable esencia ha sido doble: por un lado la creación de una represiva Normativa de Conducta Académica que ya se conoce en las redes sociales como #MordazaURJC (fue TT cuando se propuso por primera vez), por el otro la eliminación de dos grados completos de suma importancia.

Tenemos la fortuna de contar con la generosa mente y testimonio de Richard Taylor, presidente del Consejo de Estudiantes de la URJC, para que nos explique las consecuencias y motivos de estas reformas aprobadas. Alarmado por lo sucedido me aclaró en un correo:

1. Una normativa de conducta académica (ver documento). Esta normativa tiene informe desfavorable del Consejo de Estudiantes (máximo órgano de representación del alumnado de la universidad, y del que soy presidente). Seremos la única Universidad Pública que no se ajuste a la normativa estatal (Decreto de 8 de septiembre de 1954) y plantee su propia norma sancionadora. El reglamento es una vergüenza y si lo aprueban, personalmente, lo recurriré a los tribunales si hace falta, solicitando medidas cautelares por afectar a derechos fundamentales.

2. La eliminación de dos grados completos: Grado en Sociología y Grado en Igualdad de Género (ver documento).

El Grado en Igualdad es pionero en España. Se trata de formación en estudios jurídicos centrados en igualdad de género (que no feminismo), movimientos sociales y políticas sociales (itinerario formativo). Este grado costó mucho sacarlo adelante, y se consiguió en gran parte gracias al esfuerzo de dos profesoras de la URJC, Cecilia Rosado y Laura Nuño, y al apoyo del Catedrático de Derecho Constitucional D. Enrique Álvarez Conde, que dio a la titulación los requisitos académicos del profesorado necesarios para su verificación (aprobación por la agencia nacional de calidad).

Esta titulación se comenzó a impartir online los primeros años, y suele estudiarlo gente que trabaja y en un gran número de casos, es de fuera de Madrid, ya que era la única universidad donde se podía estudiar. Luego se implantó en modalidad presencial, y actualmente tiene un doble grado con Derecho y otro con Ciencia Política (Todas estas titulaciones dejarían de existir).

También eliminan el Grado en Sociología, falseando los datos, ya que en el informe que adjuntan en el documento en la oferta cuenta las plazas de dobles grados, y en la demanda no. Este grado se elimina por enemistad del equipo rectoral con los Directores de Departamento que ha habido en Ciencias Sociales, como casi todo lo que hace el actual rector, el cual, está imputado por amenazas (noticia en El País y El Mundo).

En última instancia, la eliminación de estas dos titulaciones supondrá progresivamente el despido de profesorado, que está encuadrado tanto en la vendetta personal del Rector contra la disidencia del Personal Docente e Investigador (y del alumnado), como en las políticas de recortes que está aplicando (este año ha suprimido las subvenciones para asociaciones de estudiantes, se planteó un ERE de auxiliares hace poco más de un mes...), además de un oscurantismo de cara al alumnado que roza lo grotesco, después de haber sido elegido en verano, cuando no hay estudiantes en la Universidad.

Asimismo, decir que al no haber estudiantes de nuevo ingreso, quien suspenda una asignatura este año en 1º, o el año que viene en 2º (y así sucesivamente), tendrá que pagar segunda matrícula (303€ por asignatura este año), pero previsiblemente no tendrá derecho a clase, sino a "tutorías personalizadas".

Hay que agradecer a estudiantes y personal disidente, que lleva años luchando contra este entramado que tiene sometida la universidad pública a una verdadera dictadura con ribetes mafiosos, su generosidad al arriesgar su propio interés y bienestar (Richard ya lleva 3 expedientes y constantes amenazas) en pro de una libertad, democracia y calidad en la educación de la que ahora carece.

Sobre la supresión del grado de Igualdad de Género creo que es interesante leer las declaraciones de una de sus máximas impulsoras, Laura Nuño, coordinadora del Grado de Igualdad de Género que el centro madrileño suprimirá junto a otras nueve: "A la Universidad Rey Juan Carlos le molestaba el Grado de Igualdad". A esta certera denuncia ha sumado un preclaro "la igualdad de género no gusta a quien no gusta".

Yo añadiría que no es casual que la URJC, desde su misma creación un nido de cristofascistas, melancólicos del franquismo y neoliberales cañí, haya atacado a lo que ellos inventaron durante las legislaturas Zapatero como "ideología de género" para negar el más mínimo derecho a la mujer y promover un neomachismo tan virulento como hipócrita y sofisticado. Un machismo que niega su existencia jugando al mujerismo. No en vano ese disparate misógino de la "ideología de género" lo inventaron estos simpáticos reaccionarios en un fallido intento de emular los think-tank del ultrareaccionario Tea Party estadounidense.

Desde entonces se ha podido ver un verdadero desfile de sinsentidos por sus aulas. por ejemplo, aquel profesor Huerta de Soto, Catedrático de Economía Política en la URJC, que declaraba sin rubor que la caída del Imperio Romano había sido causada por... ¡el socialismo! O que "ayudar a los pobres genera pobreza", no os perdáis los disparates y las anotaciones (una de las razones de esa nueva Normativa de Conducta Académica, que prohíbe móviles, tabletas o ipads, es evitar que se graben y difundan estas bochornosas barrabasadas reaccionarias).

Pasando por jornadas sobre el 23-F organizadas por la cristofascista Fundación IUVE, que a pesar de presentarse como una ONG humanista y cristiana, parece ser que está vinculada desde su creación a los Legionarios de Cristo y presidida por Daniel Sada, ex alto cargo de los Gobiernos de Aznar y rector de la Universidad Francisco de Vitoria, que decidió que la persona más indicada para hablar de golpismo era ese ministro franquista y creador del PP que firmó las últimas sentencias de muerte llamado Manuel Fraga (muy revelador también este artículo de OtroMadrid.org en el que recuerdan, por ejemplo, que la Fundación IUVE ha sido la segunda más beneficiada de los presupuestos para ONGs aprobados por Esperanza Aguirre, recibiendo más de 1.500.000 €), pasando por las sandeces que puedan aportar lacayos del PP como Marhuenda y otros limpiamierdas del régimen.

Por si no queda claro el componente ideológico de estos recortes, sería muy recomendable leer el artículo de la referencial feminista Nuria Varela titulado La Universidad Rey Juan Carlos elimina el grado de Igualdad de Género, el único que hay en la Universidad española. En esa incontestable denuncia se aclara por ejemplo que:

El alumnado acusa al rector, Fernando Suárez Bilbao, de querer acabar con estas carreras considerando "erróneos" y "manipulados" los datos que lo justifican. En apenas 24 horas, los alumnos han logrado más de 1.500 firmas contra "el cierre de titulaciones" en la URJC, y ayer enviaron un comunicado a los consejeros de gobierno para evitar que saliera adelante la propuesta.
El RectorFernando Suárez, es hijo de Luis Suárez Fernández, catedrático de Historia de la Universidad Autónoma de Madrid, vinculado durante décadas a la Fundación Francisco Franco, miembro del Opus Dei, presidente de la Hermandad del Valle de los Caídos y que fue con el franquismo director general de Universidades. Dijo de Franco (en el diccionario de la Real Academia de Historia, financiado con fondos públicos) que «montó un régimen autoritario, pero no totalitario, ya que las fuerzas políticas que le apoyaban, Falange, Tradicionalismo y Derecha, quedaron unificadas en un Movimiento y sometidas al Estado». 

Y sobre la argumentación dada por el rectorado del descenso de número de matrículas, según un documento de la propia universidad, "insuficiente para la sostenibilidad" de estos grados:

El grado de igualdad tiene con las dobles titulaciones 39 alumnas/os de nuevo ingreso en el curso 2013-2014, mientras que el de Cinematografía tiene 15, el de fotografía tiene 8, educación primaria on line 1, el de ingeniería aeroespacial no tiene ninguno y matemáticas (por ejemplo) que sólo se ofrece en dobles grados (opción que ni siquiera se valora para el de igualdad) tiene entre todas las dobles titulaciones sólo 21 alumnos/as etc… El de igualdad tiene 39 de nuevo ingreso sólo en primero y más de cuarenta contando al alumnado que no cursan a curso por año. Así que la excusa del número de alumnos/as, no puede ser.
Respecto a la calidad o funcionamiento: Según los datos de la memoria (remitidos desde el propio Rectorado) la nota de corte para entrar es de un cinco, pero el curso pasado (2012-2013) la media de ingreso fue de un 6,9 y la media de valoración de todas las asignaturas (on-line y presencial) fue de un 3,98 sobre 5. La tasa de rendimiento (créditos superados sobre matriculados) fue de un 85%, la de éxito o superación (créditos superados sobre presentados) de un 94,56% (estos datos no los tiene ningún otro grado).
En la modalidad on-line, el año pasado entre segundo y tercero eran 32 profesores/as que tenían 44 sexenios y 70 quinquenios. En la modalidad presencial (primero en el curso 2012-2013) eran 11 profesores/as y tenían en total 14 sexenios y 19 quinquenios. Todo el profesorado es doctor/a y el promedio de sexenios es de 1,4 y el de quinquenios de 2,1 (datos muy difíciles de encontrar en cualquier otro grado).

Este terrible historial del actual rector no diverge mucho del anterior, Pedro González-Trevijano, catedrático de Derecho que el 7 de junio de 2013 entró como magistrado en el Tribunal Constitucional de la mano del Gobierno del PP. Todo un culmen para una carrera marcada por la adhesión acérrima a posiciones ultraconservadoras. González-Trevijano, mentor y maestro del actual rector, Dejó tras de sí una polémica gestión con muchos gastos a día de hoy sin justificar, querellas por difamación contra quien le acusó de quedarse, junto con miembros de su equipo, con comisiones de contratas de la universidad, y una permanente denuncia por acoso y maneras agresivas contra sus rivales. Dejó bien enseñado a su sucesor, parece ser a juzgar por los rumores de que lo que hay detrás del fulminante deceso del grado de Sociología esconde una venganza contra uno de los pocos que se atreven (y pueden) denunciar sus chanchullos.

También La Marea analizó muy detalladamente los nexos ultraconservadores del anterior rector (heredados por el actual) y el lucrativo negocio (sin explicar) que esta plataforma ideológica supone para todos los involucrados: Medio millón de euros para las "atenciones" del exrector de la Rey Juan Carlos.

Lo cierto es que estas irregularidades y corruptelas sobre los que tiene nefastas consecuencias es sobre el alumnado. Pero esas nuevas generaciones parecen no querer darse por vencidos y caer en la permanente trampa/estrategia de la derecha de sembrar el derrotismo para vencer cualquier oposición. Buena gente como Richard Taylor dan fe de que no van a dejar de luchar por conquistar la URJC de las garras de la oligarquía cristofascista, elitista y machista.