Palabra de artivista

'El Síndrome de Sherwood' o cómo la Policía provocó el 22M "violento"

UIP-Este_es_tu_trabajoA juzgar por la escasa asistencia ayer a la Protesta convocada en Sol pidiendo la liberación de los detenidos en las Marchas de la Dignidad (apenas 200 personas respondieron al Comunicado de urgencia contra la criminalización del derecho de manifestación, contra las detenciones que tratan de justificarla), la creciente represión y montajes policiales que el PP (con la inestimable ayuda del PSOE) está ejecutando en España está surtiendo efecto. No sabemos si es el miedo, la indolencia o el cansancio ante las continuas convocatorias lo que provoca esta dejadez en un tema que es esencial combatir en esta fase de la imposición de un estado policial que será irreversible si acabamos por aceptar la planeada Ley de Seguridad Ciudadana que toda esta serie de provocaciones están buscando justificar. Para entonces no tendremos modo de denunciar o combatir la corrupción, los abusos y la injusticia.

La alegría con la que un policía anunciaba a voz en grito entre los que se quedasen en la protesta del 29M "Son mil euros de multa a todo el que se quede en la acera, id sacando los DNIs" lo demuestra. Unos pasos más allá, un compañero le gritaba a un periodista un democrático "te voy a patear la cabeza" seguido de un "transparente" y más democrático aún "ven a cogerla si te atreves" como respuesta a la petición de su identificación policial (obligatoria y muy visible según sigue diciendo Cifuentes en cada entrevista sin ruborizarse). La chulería y violencia injustificada que los UIP están exhibiendo últimamente, y que llegó a verdadera orgía represora el 22M y el 29M (por no mencionar los últimos cierres de Centros Sociales Okupados, el desalojo de la Corrala Utopía en Sevilla o el asalto al Centro Social del PCE en Alcalá de Henares con dos detenidos o los 54 detenidos durante la huelga de educación o los 4 detenidos --salieron de juzgados con 1) fractura de húmero, 2) heridas en la cabeza, y 3) todo el cuerpo amoratado--. Ese es el brutal balance de violencia policial en el desalojo de la Eskuela Taller de Alcorcón), se salta los más mínimos controles democráticos con planeada provocación.

Que hayan llegado a ir a detener a manifestantes en sus casas los días siguientes por verlos en videos demuestra lo expeditivo y escandaloso del acoso a cualquiera que estuviese en la multitudinaria manifestación del 22M (ese fue el problema: que tienen que ocultar el clamoroso éxito y unidad el 22M de los movimientos sociales al margen de los grandes partidos y sindicatos, más o menos fiscalizados por sus mecanismos de control hasta ahora). La abrumadora asistencia de personas decentes y solidarias el 22M les ha acabado de asustar, parece que la salvaje represión no acaba de "matar la calle". Su premeditada represión y provocación ha subido de tono y el "La calle es mía" del fundador de su partido, ese chulo y responsable de muertes Manuel Fraga, o la Ley Corcuera del PSOE parecen estar resucitando a pasos agigantados, marchando prietas las filas hacia un repulsivo franquismo revanchista que parece ideado por el propio, sádico y sanguinario, Queipo de Llano, famoso por su uso de la radiodifusión como medio de guerra psicológica. Los golpistas, con Queipo a la cabeza, acordaron emplear y publicitar en territorio español las mismas medidas represivas y de escarmiento de Marruecos: una combinación brutal de detenciones, violaciones, fusilamientos…  (un genocida al que, recién convertido en Ministro de Justicia, Gallardón ha renovado el marquesado que Franco le concedió).

Es importante saber que con estas acciones desde el régimen se está provocando a la izquierda para justificar la criminalización y acoso de la misma. Es triste pero todo lo que está pasando en los últimos años responde a toda una estrategia que ya fue expuesta por el actual jefe de la Comisaría Superior de Coordinación Territorial de Mossos D'Esquadra, David Piqué. Este alto cargo policial en 2009 desarrolló un trabajo de fin de máster sobre Políticas Públicas de Seguridad de la Universitat Oberta de Catalunya con el título: "El fenómeno okupa / antisistema circunscrito al distrito de Gràcia (Barcelona), como factor de riesgo para la convivencia y potencial foco de percepción de inseguridad. Políticas públicas de seguridad aplicables para evitar que se convierta en un problema de orden público o delictivo y consecuentemente de solución únicamente policial". El subtitulo del trabajo fue "El Síndrome de Sherwood" (disponible el original en catalán o traducido al español) en alusión al bosque en el que se escondía Robin Hood que es retratado por David Piqué como un mito que "Robaba a los ricos para darlo a los pobres y se refugiaba en su escondite del bosque de Sherwood. El problema estaba, como siempre, en que el héroe y su grupo, decidía quiénes eran los ricos a quien robar y los pobres a quien beneficiar". Piqué se apresura a desacreditar el mito (táctica habitual de los medios del opresor contra rebeldes populares, como podemos constatar casi a diario en el boletín oficial cristofascista ABC) contando que "Los registros históricos de la casa del rey Eduardo II de Inglaterra de 1324, indican que nuestro personaje -o quién era más probable que lo fuera- fue finalmente capturado y rindió homenaje y obediencia a la corona. Incluso insinúa que acabó recibiendo salarios del palacio real, al menos durante 15 meses". Por supuesto convierte una insinuación en creíble intercalándola entre datos supuestamente oficiales (de nuevo un cálido saludo al medio lacayo ABC).

En Rebelión Antonio Maira, un verdadero referente de la izquierda digna, del contrapoder honesto, ha analizado y denunciado esta estrategia en M22M: Cómo se planearon los incidentes de las Marchas por la Dignidad. En ese brillante, aunque a veces algo farragoso, artículo Maira nos explica que:

"El síndrome de Sherwood" es la recopilación de las reflexiones que sintetizan los documentos operativos y los cursos que ha recibido, impartido y divulgado en las escuelas policiales un alto mando "globalizado" y, como veremos seguidamente, "otanizado".

Como tal, debería ser estudiado detalladamente por todos los dirigentes y luchadores sociales, por los abogados que defienden a ciudadanos detenidos, cacheados, golpeados, humillados, y condenados con sanciones administrativas o penales que se atienen a relatos policiales -o mediáticos-, manifiestamente falsos. De todos los métodos de provocación, criminalización, acusación falsa, violencia policial calculada, y de las estrategias de ocultamiento y falseamiento de la verdad, habla extensamente David Piqué.

El comisario general analiza la aplicación de diversas tácticas represivas –incluidas las más violentas-, como realización de diversas estrategias "preventivas" contra manifestaciones pacíficas.

Ese es, exactamente, el "escenario policial" de la manifestación del 22M. La policía no es, evidentemente, un sujeto autónomo del Gobierno con responsabilidad independiente. No se trata de "excesos policiales" sino de estrategias de represión elegidas por el Gobierno y aplicadas por los mandos policiales que ha designado el ministro del Interior.

Yo simplemente quiero añadir algunos extractos de este verdadero manual de la provocación que la magnífica #15Mpedia ha destacado para ilustrar con meridiana claridad la estrategia que se ha presentado como violencia casual provocada por los "radicales de izquierdas" o "antisistemas". Esto escribía David Piqué en 2009:

"Incluso si la concentración o manifestación, que es lo que estamos hablando, no se prevé bastante violenta, se puede llegar a provocar un poco, con detenciones poco justificadas y nada pacíficas unos días antes para calentar el ambiente. También se pueden hacer 'redadas' preventivas a los lugares donde se encuentran habitualmente personas cercanas a la ideología de los convocantes con la excusa de buscar drogas o lo que sea necesario." (Página 16)

"La 'redada' estará especialmente mal hecha y con trato humillante para encender más los ánimos, si es necesario." (pg. 16)

"La consecuencia previsible de estos comportamientos previos y el diseño del dispositivo policial, es que acabará con una 'batalla campal'." (pg. 16)

"Además de la estrategia previa, en cuanto algún grupo descontrolado empieza las acciones violentas, las unidades de policía ni se mueven y cuando la violencia empieza a ser generalizada, la actuación policial se retrasa deliberadamente hasta que los daños producidos son socialmente inaceptables. Es entonces cuando se producen las cargas policiales que en ningún momento quieren ser disuasoria, no se disimula." (pg. 16)

"Se va directamente contra los manifestantes, que ya son considerados vándalos, y se les ataca con suficiente velocidad para que no dé tiempo a la fuga y se provoque el enfrentamiento físico" (pg. 16)

Creo que hay poco que añadir a este terrorífico mapa de la criminalización y represión premeditada del pueblo por el poder oligarca. Salvo la protesta de los propios policías que se manifestaron frente a sus jefes (sin ser detenidos mientras cortaban la calle sin autorización de Cifuentes) por la peligrosa estrategia de aislamiento en pequeños grupos (nunca antes utilizada y extrañamente propuesta a última hora) y la falta de apoyo ante las repetidas peticiones de auxilio de esos grupos acorralado. Pareciese que se estuviese buscando el mayor daño posible entre los policías para luego presentar esa "batalla campal"  propuesta por "El Síndrome de Sherwood".

Con ese delirante número de policías supuestamente heridos según Gobierno (67, más del doble de los manifestantes, a pesar de ir con chalecos antibalas, cascos, rifles, escudos...) se quiere presentar al estado represor como víctimas. Ningún medio ha investigado la milagrosa recuperación y dada de alta a los 2 días de esos "gravísimos" y "aterrorizados"  policías que llamaban gimoteando a sus familias para llorarles como adolescentes desentrenados). Incluso salió de alta el UIP al que usan para acusar --sin dato alguno, por acusaciones indirectas de lo que dice haber escuchado un policía decir a un viandante-- a Miguel, un joven de 20 años y estudiante activo que se encuentra en "prisión preventiva por riesgo de fuga" desde hace ya 19 días pese a la ausencia de antecedentes penales y su arraigo social y familiar. No es más que un joven normal, de entre todxs lxs que participamos en los movimientos contestatarios frente a la dictadura de los intereses de la clase empresarial personificada en los partidos de turno; todxs podríamos ser él algún día, como explica muy bien este artículo de La UJCE en Carabanchel con Miguel, el único detenido el día 22 que sigue en prisión para invitarnos a las asambleas por la liberación de Miguel y la absolución de lxs detenidxs del 22M los miércoles a las 20 horas en el ESLA EKO, calle Ánade nº10. ¡Sus rejas no callarán a la juventud combativa! A esta se están uniendo otras acciones que incluyen también la petición de libertad a Isma, detenido desde el día 4 de abril como explica la Plataforma Libertad Isma.

Hay que recordar que Desde el 22 de Marzo son más de 100 los detenidos. Por no mencionar a Gabriel, el joven que ha perdido un testículo a causa de las pelotas de goma disparadas sin rebote por esa policía que se quiere presentar como víctima recental, o Iñaki, otro joven que ha perdido el 90% de visión en un ojo por otra pelota de goma. Esos ya no pueden ser dados de alta de sus heridas reales y documentadas. Porque, como ha dicho Iñaki: "Cuando aprietan el gatillo pueden destrozar una vida".

¡Libertad Miguel y Libertad a lxs detenidxs el 22M! ¡Si nos tocan a unx nos tocan a todxs!

PD: Frente a esta represión, como explica hoy un tuit de ‏@Karabantxelekoa con una ilustrativa foto:

Ayer una turna de cerdos fascistas frente al congreso. ¿Para estos no hay vallas porque son colegas de la madera, no?

manifalanguistaCongreso