Trabajar cansa

Cuando la cerilla es peor que el lanzallamas

"El Partido Popular denuncia que los socialistas están convirtiendo España en el paraíso de la inmigración irregular, y son políticas equivocadas." -Alicia Sánchez Camacho, presidenta del PP catalán-

.

La quema de bosques es una técnica agrícola muy antigua, con la que los campesinos buscan tierras cultivables. Es bien fácil: se incendia un trozo de bosque o selva, y así se despeja una parcela de suelo, que queda fertilizada por las cenizas. Da para un par de cosechas, hasta que la tierra se agota y hay que quemar otra zona.

Algunos partidos políticos creen que el sistema es válido también para conseguir votos: prenden unos cuantos fuegos populistas para ver si así fertilizan terrenos donde no rascaban voto. Si luego el fuego se va de las manos y quema más de la cuenta, o si el suelo abrasado tarda mucho en regenerarse, les da igual, pues es sabido que el pirómano es el primero que se pone a salvo del incendio.

Ahí está la cerillera mayor de Cataluña, Alicia Sánchez Camacho. La candidata del PP, junto a los García Albiol y compañía, piensan que a base de tirar cerillas pueden recalificar alguna parcela electoral, y llevan semanas lanzando mensajes sobre los inmigrantes como problema. Saben que es un tema de combustión fácil, y aunque hasta ahora el pasto no ha prendido mucho, no es descartable que en algún momento sople el viento xenófobo y las llamas se descontrolen.

Mientras éstos tiran cerillas, otros van con el lanzallamas al hombro: la tropa de Anglada, que promete ‘limpiar’ el terreno de malas hierbas y acaba carbonizando los árboles. Sin embargo, son más peligrosas las cerillas que los lanzallamas, porque a éstos se les ve venir y ya tenemos el cubo de agua preparado, pero con la que tira cerillas como sin querer hay que tener mucho cuidado. Más que nada porque tras las catalanas vienen las municipales, y si otros le cogen el gusto a los fósforos, cuando nos demos cuenta habrán chamuscado algún barrio.

Para evitar que el fuego xenófobo se propague, SOS Racismo en Cataluña ha puesto en marcha una valiosa campaña fosforera: ‘Mistos electorals’, una web para denunciar las declaraciones pirómanas y el material inflamable que los partidos usen en campaña. Porque los políticos que juegan con fuego se merecen un buen soplido el día de las elecciones.