Me alarma el estado de alarma

“Aunque se llame estado de alarma, lo que ha generado es tranquilidad para los ciudadanos, y alarma sólo para los controladores.” -José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno-

.

Como tengo dudas de si el estado de alarma es preocupante o no es para tanto, recurro al viejo e infalible test “si lo llega a hacer…”, que siempre me ayuda a ver las cosas más claras. Ya saben cómo funciona, es sencillo: pensemos en qué habría pasado “si lo llega a hacer el PP”, lo que estarían hoy diciendo muchos. O si prefieren la comparación internacional, qué dirían los mismos medios que hoy respaldan con entusiasmo la vía militar “si lo llega a hacer Hugo Chávez”. Prueben con otros, si prefieren.

Al margen de comparaciones, digo yo que no debe de ser tan poca cosa el estado de alarma cuando no se ha declarado ninguno en treinta años. Y miren que en tres décadas han pasado cosas tanto o más graves que un cierre del espacio aéreo.

Es obvio que algo tenía que hacer el gobierno ante el plante de los controladores, pero ¿era necesario recurrir a su militarización y decretar el estado de alarma? Para empezar, habría que pensar si el transporte aéreo es tan vital, si no podríamos vivir unos pocos días sin volar. Yo tengo dudas, pero admito que son mayoría quienes creen que viajar en avión es un derecho fundamental, algo de primera necesidad y de interés nacional. Lo piensan hasta muchos que nunca han subido a un avión pero que estos días piden penas máximas para los controladores.

Pero incluso admitiendo que no podamos vivir unos pocos días sin aviones, ¿era imprescindible la alarma y la militarización? ¿No había otra solución? ¿No cabe suponer que los controladores habrían vuelto al trabajo en uno o dos días, sometidos a enorme presión y amenazados con graves sanciones laborales y penales (ocho años de cárcel pide la fiscalía) y con pagar de su bolsillo daños e indemnizaciones?

Si la respuesta es no, no cabía otra solución, llegamos a otra pregunta: ¿no se podía haber hecho algo antes, para no llegar a este punto límite? Porque una vez aquí, tampoco es fácil el siguiente paso, pues lo que sí sabemos es que a corto plazo no se puede prescindir de los controladores actuales. Algo habrá que hacer, porque cualquier día habrá que devolver los militares a sus cuarteles.