Trabajar cansa

A la rica agua madrileña

"Una sola gota de agua no parece gran cosa, pero si juntásemos una tras otra acabarían convirtiéndose en algo mucho más grande." -Campaña ‘El valor de cada gota’ del Canal de Isabel II-

.

Como saben, el agua de Madrid tiene muy buena fama, y siempre se ha considerado una de las más ricas de España. Ahora sabemos que no sólo es un agua rica por saber bien, sino porque puede convertirse en un suculento negocio: el gobierno de Esperanza Aguirre ha decidido acelerar la privatización de la empresa pública del agua madrileña, el Canal de Isabel II.

Por lo visto ya hay varias grandes empresas y fondos de inversión internacionales interesados en beberse un vaso de este agua tan rica. No es para menos: es una empresa que los bancos que asesoran la privatización han valorado entre 2.500 y 3.000 millones, que da beneficios todos los años (115 millones en 2010), con participaciones en empresas de varios países, titular de grandes terrenos e infraestructuras, y que además como empresa es un negocio redondo: sin competencia en lo suyo, con clientela fija, demanda garantizada para siempre, y suministro a merced de los ríos y las nubes.

¿Y los ciudadanos? ¿No deberíamos decir algo, al tratarse de un servicio esencial, y propiedad pública? Ya hay una plataforma organizando movilizaciones, pero tampoco exageremos, que eso de que es un bien esencial lo será hasta cierto punto: quien quiera pueda beber agua embotellada o coca-cola, que nadie se va a morir de sed si se deteriora el suministro por su privatización.

En cuanto a ser propiedad pública, en este caso no pueden alegar gestión ineficaz o que vaya a mejorar en manos privadas, pues ha funcionado sin problemas durante siglo y medio. Ya veremos qué pasa cuando su prioridad no sea la calidad del servicio sino los beneficios de sus propietarios.

Para rematar, lo previsible es que el gobierno popular privatice el Canal de aquella manera que ya todos sabemos, poniendo a un hombre de confianza al frente para convertirlo en instrumento del poder político, y el principal candidato es el actual presidente del Canal, número dos de Aguirre, Ignacio González.

Ahora entiendo por qué la última campaña del Canal se llamaba "El valor de cada gota". No lo habíamos pillado.