Trabajar cansa

Grecia sigue perdiendo soberanía

"Es necesario retener los barcos para garantizar la seguridad de la gente y la seguridad de la navegación." -Stavros Lambrinidis, ministro griego de Asuntos Exteriores-

.

Se ve que los gobernantes griegos no tenían bastante con perder su soberanía económica y someterse al dictado del Banco Central Europeo y el FMI: ahora también han decidido ceder sus fronteras –las marinas por ahora, pero suponemos que harían lo mismo con las terrestres y aéreas- a un poder extranjero: en este caso, el Estado de Israel.

El vergonzoso secuestro de la Flotilla de la Libertad por parte de las autoridades griegas es una bajada de pantalones comparable a su decisión de sacrificar derechos sociales para aceptar el rescate europeo. La retención a punta de metralleta de los barcos cargados de ayuda para Gaza cuando estaban a punto de partir lleva al país a otro tipo de quiebra, que no es la económica que se esperaba: una quiebra legal y moral.

Que Israel iba a usar todos sus instrumentos de presión (y son muchos y poderosos) para boicotear la flotilla –que previamente ha sufrido sabotajes en sus barcos- era algo previsible. Lo que los activistas no esperaban era que Grecia iba a ceder a esas presiones con tanta facilidad. Y no vale el ofrecimiento griego de entregar ellos mismos la carga humanitaria: el objetivo del viaje no era sólo llevar material, sino denunciar el ilegal bloqueo a que Israel somete a los habitantes de Gaza.

En su defensa, Israel asegura que el bloqueo no es para tanto, que la ayuda llega con normalidad. Es falso, y el secuestro preventivo de los barcos es la prueba de que Gaza está sometida a cerco: los barcos de la Flotilla podrían haber llegado a cualquier lugar del mundo saliendo desde Grecia, y sólo la autoridad local del país destino permitiría o impediría su llegada. Salvo en el caso de Gaza, donde otro país se arroga el control de sus fronteras.

Por si no tenía bastante con controlar los puertos palestinos, ahora Israel también es dueña de los puertos griegos. Y con la connivencia del gobierno español, que no ha movido un dedo por nuestros compatriotas retenidos ilegalmente. Con cada acción a favor de los palestinos obstaculizada, Israel se retrata. Pero más todavía se retratan otros países.