Voces de la precariedad

Escrivá & pensionistas en las calles

Las movilizaciones de los pensionistas durante los últimos años han puesto de manifiesto el rechazo a las políticas de los gobiernos del PSOE y PP, implementadas a través de las sucesivas reformas laborales y de pensiones, llevadas a cabo en el trienio 2010/13.

El deterioro de las condiciones de vida y la pérdida de derechos laborales y económicos, como consecuencia de estas reformas, ha empobrecido a trabajadores y pensionistas, y ha llevado a España a situarse a la cola de los países europeos en gasto social (pensiones, desempleo, prestaciones familiares, exclusión,…). En Europa se alcanza el 29’5 % de media y en España el 24’7 % del PIB. La Educación se queda en el 4’22 % del PIB y la Sanidad en el 6’27 %. Datos vergonzosos respecto a la media de la Unión Europea.

Pensionista participando en las marchas de Bilba y Rota a Madrid. Foto #404 Comunicación Popular
Pensionista participando en las marchas de Bilba y Rota a Madrid. Foto #404 Comunicación Popular

En esta coyuntura, se forma un gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, que en su constitución ha dejado al descubierto los dos componentes que lo forman: un gobierno social en la órbita UP y uno tecnócrata clásico en la del PSOE. Los nombramientos de los ministros respectivos dan como resultado la designación del Sr. Escrivá como ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones. Su trayectoria profesional se desdobla: durante diez años en el BBVA (Departamento de Finanzas y Estudios) y posteriormente se incorpora a la AIREF como responsable de la misma. No deja de sorprender dicho nombramiento, al asumir la responsabilidad de una de las carteras más sociales (la Seguridad Social).

El deterioro de la S.S., inducido por los gobiernos del PP y PSOE, con un fin claro de favorecer los P.P.P. (planes de pensiones privados) y P.P.E. (planes de pensiones de empresa), cuyo desarrollo exigen bancos y financieras, hace que nos llame la atención este nombramiento por dos razones: la primera, porque la persona elegida ha estado vinculada a un banco (BBVA) que gestiona una de las partidas más importantes de los fondos privados de pensiones. La rentabilidad de estos planes, en muchos casos, es una quimera, y sus gastos de mantenimiento son desproporcionados respecto a las ventajas ofrecidas. En segundo lugar, a los pensionistas nos sorprende todavía más el desembarco del Sr. Escrivá en la gestión de una cartera social tan importante, dado que debería quedar en la órbita social del gobierno y debería contar con el beneplácito de UP.

Es evidente que el nombramiento del Sr. Escrivá supone un gesto del Sr. Sánchez a la banca, empresarios y poder económico, así como una advertencia al Sr. Iglesias de intervención en políticas sociales que en el futuro se planteen.

Los dos últimos movimientos del Sr. Sánchez, creando una cuarta vicepresidencia y el nombramiento del Sr. Escrivá, inevitablemente tendrán consecuencias futuras.

Los pensionistas defendemos el sistema público de pensiones, un sistema de reparto intergeneracional, interterritorial y solidario que garantiza una justa distribución de la riqueza. Sistema que está en contraposición con los sistemas preconizados por los P.P.P. y P.P.E. que los bancos y financieras defienden ávidos de los beneficios que generan.

El Sr. Escrivá, como el Gobierno, tiene dos almas en esta situación, la primera, su posición como directivo en el BBVA, defendiendo durante tantos años estos planes privados (no podría ser de otra forma), y las políticas privatizadoras de pensiones. Esto nos hace pensar a los pensionistas si es la persona adecuada, no para las reformas, como se plantea, sino para desarrollar una contrarreforma de las nefastas reformas anteriores, que acabe con el 0’25, con el factor de empobrecimiento, garantice la revalorización de las pensiones por ley, y lo que es fundamental, la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

La segunda, como persona responsable de la AIREF, ha afirmado que es necesario sacar los gastos impropios (tarifas planas, gestión de la Seguridad Social, subsidio de desempleo,…) de la Seguridad Social para garantizar su sostenimiento. Reivindicación que hemos planteado reiteradamente los pensionistas y que los gobiernos anteriores han hecho omisión de la misma.

La AIREF dice también que el Estado debe asumir el endeudamiento generado en la Seguridad Social. Endeudamiento que, como todos sabemos, es consecuencia de las reformas y de las políticas austericidas de la U.E. Los pensionistas defendemos igualmente que sean los Presupuestos Generales del Estado quienes asuman esta situación. Coincidimos asimismo con la AIREF, en que ha habido una dejación de responsabilidad o inacción de los gobiernos en la gestión de la Seguridad Social.

Es evidente que no podremos coincidir nunca en el aumento de la edad de jubilación, como plantea el Sr. Escrivá y la AIREF, una de las más altas de Europa, con el hecho reciente de que el gobierno francés lo descarta, debido a la presión social y a la huelga general desarrollada durante meses.

Los pensionistas llevamos años en las calles luchando a través de plataformas integradas en la Coordinadora en Defensa del Sistema Público de Pensiones. Exigimos una mesa de diálogo, donde aportar nuestras demandas y las soluciones a las mismas. Lamentamos que la Sra. Valerio desviase a comisiones consultivas parlamentarias (Pacto de Toledo), comisiones ineficaces, oscurantistas e inoperantes, la solución de un problema de más de 9 millones de personas, que solo se resolverá con el diálogo con los afectados.

Emplazamos al Sr. Escrivá a ese diálogo, necesario en esta nueva etapa política para afrontar soluciones. En espera del mismo, gobierne quien gobierne, los pensionistas seguiremos en las calles.

Leopoldo Pelayo Alarcón

Pensionista.

Sigue a No+Precariedad en FacebookTwitterYouTube y en nuestro canal de Telegram.