Las perlas del obispo

Luis M. García

El obispo de San Sebastián, Juan Ignacio Munilla, nos tiene acostumbrados a todo tipo de declaraciones que no dejan bien paradas a las mujeres, y mucho menos si se trata de feministas. El 8M le ha servido de inspiración y no parecía de extrañar una nueva arenga de este súbdito de la Iglesia, que no era más que un bulo, aunque lo han reproducido algunas webs.

La página The Portada News, que, como otras que hemos visto, se dedica en exclusiva a las noticias falsas, es de donde parte esta fake news que asegura que “el obispo de San Sebastián realizará exorcismos a todas las feministas que deseen expulsar al demonio de su cuerpo” y que además pone en boca del religioso que llevará a cabo esos exorcismos “gratis” y todas las veces que haga falta. Este medio menciona abiertamente que se dedica al “entretenimiento y la crítica social” y que “es un periódico satírico que refleja una realidad ficticia y paralela al resto de medios de comunicación”. Pero muchos no han leído tanto.

El caso es que según esta noticia falsa, Juan Ignacio Munilla habría sugerido en Radio María, con varios símiles futboleros, que el demonio está detrás del “feminismo radical” y “puede meter un gol desde sus propias filas”, para justificar la necesidad de sacarles al maligno de dentro a las feministas. Así que la intención de sus supuestos exorcismos altruistas sería “salvar al feminismo que mola”: “El gol se lo voy a meter yo… ¡Y con sotana! Lo haré gratis… y la voluntad, claro”. Cierto es que Munilla habló en esa emisora el 5 de marzo, pero no de exorcismos a feministas.

Como el obispo de San Sebastián suele referirse a las mujeres en términos similares, este bulo no ha sorprendido mucho entre quienes no comulgan con sus ideas, que mayoritariamente lo han obviado o considerado una nueva rajada del polémico obispo. Pero ha encontrado respuesta en redes sociales y son multitud quienes se lo han creído y replicado con sorna al religioso. Aunque sorprendentemente, este asunto también ha indignado a algunos de sus fieles, que no ven a Munilla capaz de llegar a tanto.

Cosas que ha dicho

Lo cierto es que, continuando con los símiles futboleros, con sotana lo que debe de ser complicado es que te hagan un caño. Pero sabiendo cómo se las gasta el obispo de San Sebastián, que hubiera dicho que va a realizar exorcismos gratis a las feministas para sacarles el demonio del cuerpo, tampoco parecería tan descabellado. Porque, de acuerdo, Munilla es protagonista de este bulo y no ha dicho eso, pero de su boca sí han salido otras perlas que no se quedan atrás, frases incluso dedicadas a los niños en sus clases de catequesis, que pueden resumirse en este decálogo:

  1. “El feminismo era un instrumento de liberación y es la tumba de la propia mujer”.
  2. “Debemos defender el sano feminismo desde postulados cristianos”.
  3. “La anticoncepción separada del amor y de la procreación ha terminado haciendo de la mujer un instrumento de placer”.
  4. “La mujer tiene el reto tan grande de revertir esta pirámide de suicidio demográfico hacia la esperanza y futuro”.
  5. “Hay un sano feminismo y otro feminismo radical manipulado por la ideología de género”.
  6. “El feminismo, al haber asumido la ideología de género, se ha hecho de alguna manera una especie de harakiri”.
  7. “El cristianismo ha hecho un gran servicio a la dignidad de la mujer, por su vocación de la fidelidad en el amor y de la monogamia”.
  8. “La masturbación es una especie de violencia sobre el cuerpo, al que busca arrancarle placer”.
  9. “El ateísmo fue la bandera más utilizada en el siglo XX para justificar el exterminio de millones de personas en el mundo entero”.
  10. “Los homosexuales no son personas normales, sufren una desviación neurótica, pero pueden ser curados”.

No es fácil distinguir entre realidad y ficción si se trata de este obispo. En cualquier caso, la Iglesia católica tampoco parece un buen ejemplo de igualdad entre hombres y mujeres. De homosexualidad, ni hablamos. Sin ir más lejos, una mujer dentro de la Iglesia a lo más que puede aspirar es a ser madre superiora o similar, mientras que los hombres pueden llegar a ocupar altos cargos e incluso ser proclamados Papa. Eso es algo a lo que no tienen derecho las mujeres, de las que no se fía esta religión desde Adán y Eva. Sobre todo desde Eva, que la lió parda.