Opinion · Ciudadano autosuficiente

Diez consejos absurdos para unas navidades saludables


España, revista ilustrada, 15 de enero de 1930

 

Según los historiadores, el significado ancestral de la navidad consiste en que, tras sobrevivir a la temporada de días cada vez más cortos, noches cada vez más largas y frío creciente, celebramos que seguimos vivos y que los días se alargan poniéndonos como el mítico hijo del esquilador. Luego infinidad de curas y religiones han adornado el asunto, pero sigue siendo así, básicamente. Hasta ahora, en que los expertos nos enseñan cómo hacer unas navidades saludables. Veamos algunas recomendaciones, a cual más estrambótica, sacadas de consejos reales publicados en grandes medios de comunicación:

1. “Servir raciones moderadas. Vigilar las raciones de comida y bebida. Controlar las cantidades que se sirven”.
Nota: Hay gente pa tó. Tal vez se ponga de moda: “Microplatos y microrraciones en Navidad”.

Variante: “Pide que te pongan la comida en un plato más pequeño”.
Nota: pasarás toda la comida explicando una y otra vez por qué quieres que te sirvan en un plato más pequeño a un incrédulo corro de caras familiares.

2. “No consumir alcohol o hacerlo con moderación”.
Nota: una recomendación extraña. Aunque cueste creerlo, tradicionalmente los niños españoles pimplaban por primera vez en navidad.

3. “Beber abundante agua. Como mínimo dos litros al día”.
Nota: tal vez no esté mal beber un poco de agua de vez en cuando, pero dos litros son ocho vasos a intercalar en el día navideño, que terminarán por despertar la sospecha de que estás enfermo.

Variante: “Beber dos vasos de agua antes de la comida, mejor con un componente proteico”.
Nota: ¿Qué es un componente proteico?

4. “Escuchar a nuestro cuerpo y hacerle caso cuando nos avisa de que ya está lleno”.
Nota: ya tenemos bastante trabajo escuchando a nuestra cuñada como para encima escuchar a nuestro cuerpo.

5. “Media hora antes de la comida, tomar alimentos bajos en calorías para que el cuerpo tenga tiempo de segregar el estímulo de la saciedad”.
Nota: si haces eso, más vale que no te pillen. Es una descortesía increíble.

6. “Antes de cocinar, para evitar picotear, comer antes algo saciante como pan tostado integral con jamón york o pavo acompañado de una pieza de fruta”.
Nota: parece que se trata de cocinar como autómatas, sin picotear ni probar los platos ni darse ningún placer.

7. “Comer lentamente, masticando cuidadosamente cada bocado (entre 15 y 20 veces)”.
Nota: imagínate a su cuñado favorito masticando veinte veces cada bocado.

8. “Desayunar lácteos, cereales y fruta, aunque nos despertemos tarde”.
Aclaración: “Despertarse tarde” quiere decir con una resaca de caballo, cuando lo que entra mejor es una sopa de ajo.

9. “No trasnochar”.
Nota: el consejo de experto más extraño de todos, especialmente la noche de fin de año.

10. “Tomar los turrones y dulces por la mañana, en cantidades muy pequeñas”.
Nota: no se entiende la razón, pero podría convertirse en una tradición navideña.