China, futura potencia militar mundial

Crónicas insumisas

Tica Font

Esta semana el SIPRI ha hecho público su informe sobre gasto militar, éste ha ascendido en 2017 a 1,74 billones de dólares, el más elevado desde el final de la Guerra Fría, representa el 2,2% del PIB mundial y equivale a un gasto de 230$ por persona que habita en este planeta.

En el ranquin mundial entre los 15 primeros (USA, China, Arabia Saudí, Rusia, India, Francia, UK, Japón, Alemania, Corea del Sur, Brasil, Italia, Australia, Canadá y Turquía) gastaron el 80% del gasto militar mundial y los cinco primeros gastaron el 60%. Los dos países que más inversión militar hacen son Estados Unidos 610.000 millones de $, el 35% de todo el gasto militar mundial, y en segundo lugar China que se estima que ha gastado 228.000 millones de $, un 13% del total gasto militar mundial. La diferencia entre ellos radica en que Estados Unidos, debido a la crisis económica, lleva reduciendo su gasto militar en un 14% desde 2008 mientras que en el mismo periodo China ha incrementado su gasto militar en el 110%. En el 2006 el presupuesto militar de Estados Unidos era seis veces superior al chino, en el 2017 es 2,6 veces superior. De mantenerse esta tendencia de decrecimiento o estancamiento del gasto militar norteamericano y del incremento del gasto militar chino, éste podría convertirse en la principal potencia militar mundial dentro de pocos años.

China en estos últimos años ha llevado a cabo inversiones muy relevantes en la industria militar, desarrollando armamento nuevo, no solamente en sentido defensivo sino también ofensivo, prepara a sus tropas para el combate en especial en capacidades marítimas, inteligencia, vigilancia, guerra electrónica o apoyo logístico. No parece ser probable que a corto plazo los chinos entren en alguna guerra, pero si ello llegara a producirse seguro que la guerra enfrentaría a China con Estados Unidos y que la batalla seguramente se llevaría a cabo en el espacio marítimo.

China mantiene con Filipinas un litigio sobre la territorialidad de las islas Spratly (la Corte de la Haya ha dado la razón a Filipinas), para Japón la libre circulación marítima en el Mar del Surde la China y el de la China Oriental, es esencial, el 60% del petróleo que consume Japón transita por esa zona, además Japón administra las islas Senkaku (cercanas a Taiwán) y que China reclama como suyas. Al igual que Japón el 70% de las importaciones de petróleo de Corea del Sur transitan por el mar del Sur de la China. Tanto Japón como Corea del Sur tienen fuerzas armadas modernas, bien equipadas, pero pequeñas y desde la II Guerra Mundial confían en las fuerzas armadas norteamericanas y en sus tropas situadas en bases militares en ambos países, en que serán los norteamericanos quien les va a proteger del gigante militar chino.

Por otra parte es preocupante el gasto militar de Oriente Medio. En primer lugar destacar la falta de datos precisos sobre gasto militar de Arabia Saudí, Catar, Siria, Emiratos Árabes Unidos o Yemen. A pesar de tener datos estimados, el gasto militar de todos estos países se ha incrementado en un 41% entre 2009 y 2015, y ello a pesar de la crisis económica y la bajada de los precios del petróleo, Arabia saudí es de largo el que tiene mayor gasto militar en la región, y el tercero en el ranquin mundial, en el 2017 gastó 69.400 millones de $; entre 2008 y 2015 incremento su gasto militar en un 74%. El segundo lugar en la región lo ocupa Emiratos Árabes Unidos con un gasto en el 2017 similar al de 2014 de 24.4000 millones $. El embargo sobre la economía de Irán provocó que el gasto militar fuera disminuyendo, pero el levantamiento del embargo en 2014 ha facilitado que el presupuesto militar se incremente en un 37% desde 2014, llegando a 14.500 millones de $ en 2017. El gasto militar de Israel ha ascendido a 16.500 millones de $ (sin incluir los 3.100 millones de $ de ayuda militar que reciben de los norteamericanos). Siete de los diez países con mayor gasto militar respecto del PIB se sitúan en Oriente Medio: Omán destina el 12% de su PIB a gasto militar, Arabia saudí el 10%, Kuwait en 5,8%, Jordania el 4,8%, Israel el 4,7%, Líbano el 4,5% i Bahréin el 4,1%.

En definitiva preparándose para la guerra.