Policías que se mofan, comisarios que delinquen, ministros que prevarican

Y Presidentes que mintieron, hablando hoy de la cobardía de otros. En el final del último Gobierno de Felipe González, la sensación era que los que tenían que ser buenos eran bastante malos y los que eran malos eran terribles. Daba susto que los que nos cuidaban de los enemigos de la democracia la estuvieran dinamitando desde dentro. Ese agotamiento gritaba el paso a algo nuevo. Que tampoco lo fue. González, que ahora hace bromas sobre políticos catalanes encarcelados, acompañó a la puerta de la prisión a Vera y Barrionuevo, juzgados por montar una banda criminal con resultado de muerte sufragada con dinero de todos los españoles. Quien fuera o fuese el máximo responsable, el Señor X, escondido en su cobardía, no entró en la cárcel. Un misterio que queda para la historia oculta. Pero todo el mundo se pregunta con qué autoridad González hace comentarios hirientes sobre el Govern catalán encarcelado. O con qué autoridad el sobresueldeado Rajoy habla de legalidad.

Puigdemont, Junqueras y demás miembros del Govern han sido unos aventureros políticos y es muy probable que no puedan explicar todas sus cuentas. ¿Rebelión? ¿Sedición? ¿A la altura de Tejero y Milans del Bosch? Ni han asesinado ni secuestrado el Parlamento ni sacado los tanques a la calle. Y les han votado los catalanes, nos guste poco o menos. Se les encarcela por lo que han hecho con sus ideas, claro (Franco no encarcelaba por las ideas, sino porque en nombre de esas ideas hacías cosas). Eso es la democracia: poder ejercer tus ideas. Aventureros porque lo han llevado a donde al final todo iba a estallar. Contaban con la necedad y la necesidad del gobierno de Rajoy.  González se ríe porque es uno de los responsables de la impunidad de la Transición, de la que se benefició. Impunidad que sigue a día de hoy vigente en el Rey Emérito, su hija y su yerno, en los más de 800 cargos del PP imputados por corrupción, en los Botín que tenían el dinero en Suiza, en la amnistía fiscal, incostitucional pero tan beneficiosa a los amigos de Montoro, en jueces que pueden hacer barbaridades sólo porque el PP los considera “uno de los nuestros”, en la Calle de Arriba España. Los lodos de la Transición son los barros de la democracia.

Unos policías se ríen de Oriol Junqueras y dan por sentado que el Vicepresident catalán puede ser violado en la cárcel. ¿De verdad somos la cuarta economía del euro? Uno de los elementos más terribles del modelo neoliberal es que es compatible con el autoritarismo. Ahí está Erdogán. Lo importante es que los menos cada vez tenga más. La democracia es circunstancial. Da igual que la policía, que está para hacer valer la Constitución, humille a un detenido y, lo que es peor, que esté convencida de que la cárcel es un sitio donde pueden ocurrir violaciones. ¿Ha dicho algo el Defensor del Pueblo? Dice la Constitución que las penas son para reinsertar. Es tan evidente para esos policías lo que pasa en las cárceles que hacen chistes. Estremece. El anterior director general de la policía tenía un retrato de Franco en su casa. Hay inercias que cuesta romper. Un juez impide la vergüenza de que el callejero de Madrid siga ensalzando a los golpistas de 1936 y a los genocidas de 1939. Decían antes que África empieza en los Pirineos. Antes.

El PSOE, junto con el PP, impidieron que el Comisario Villarejo compareciera en la Comisión Parlamentaria que investigaba la policía política. La que operaba con el Ministro del Interior Fernández Díaz. Facturas falsas, cuentas falsas, agentes falsos, periodistas falsos y políticos falsos. Algo sabía Rubalcaba que no quería que lo supieran los demás. Rubalcaba, que hoy sigue siendo Ministro del Interior desde el diario El país (que pide hoy que se censuren las redes sociales, a ver si todo el mundo no tiene más remedio que leer ese elegante tabloide). Todo con el beneplácito de Pedro Sánchez, el curioso resucitado en cuerpo -mantiene el moreno- pero con el alma de Susana Díaz. Estamos como en 2011. Se empeñan en ser lo mismo que decían los cantos. Villarejo, gracias, en no poca medida, al trabajo de Patricia López y Carlos Bayo, del diario Público, ha sido detenido. Era un intocable. La policía política tenía muy buenas conexiones con el pseudo periodista Inda. Que tiene todas las papeletas para terminar como su amigo Bernard de Manos Limpias (qué manera de ensuciar los nombres) o sus amigos de las cloacas de interior. Villarejo, el pequeño Nicolás, Manos Limpias, OK diario, Rubalcaba, Rajoy, Cosidó, Fernández Díaz, Maza, el dimitido Moix de Anticorrupción -tan deseado por los presos del PP-, Ana Mato, Dolores de Cospedal, Bárcenas, Lezo, Celia Villalobos, Gürtel, Gallardón, Cifuentes y el agua bendita del Canal de Isabel II.

Policías que se ríen de lo que pasa en las cárceles. Aunque lleguen a prisión todos los del PP que se lo merecen, no tiene la más mínima gracia. Con políticos tan mediocres, cada decisión empeora las cosas. Y el Rey inédito que se ha invalidado a sí mismo. Policías que se mofan, Comisarios que delinquen, Ministros que prevarican, Presidentes que mienten, periodistas que falsean la realidad. Marca España. Seguimos siendo un reino bananero.