No quiero ser cómplice

05 Dic 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Ina Robles
Bombero expedientado por no participar en un operativo de carga de bombas en el puerto de Bilbao con destino a Arabia Saudí

Mucha gente me pregunta cómo pude poner en peligro mi puesto de trabajo y la seguridad de mi familia al alegar objeción de conciencia durante un operativo de carga de bombas destinadas a Arabia Saudí.

Por mi profesión, he tenido que ver gente morir en muchas ocasiones, algo que la población en general no suele experimentar, sobre todo si se trata de muertes traumáticas. Disponemos de mecanismos que nos defienden contra estas escenas cuando las vemos en los informativos, sobre todo si suceden lejos y a gente con la que no nos identificamos. Pero estos mecanismos empiezan a fallar cuando presenciamos una muerte en persona, y fallan estrepitosamente cuando la víctima es un niño o una niña.

El 6 de octubre, Arabia Saudí ha sido incluida en la “lista negra de grupos que asesinan y mutilan a menores de edad”, que elabora anualmente la ONU1. Debería haber sucedido antes, pero las amenazas de retirar sus donaciones a este organismo han ido retrasando su entrada2. Tras el ataque deliberado y verificado a 38 escuelas y hospitales infantiles en Yemen en 2016, con resultado de 683 niños y niñas asesinados1, ya no se ha podido aguantar más. Desgraciadamente, esta es sólo una pequeña parte de los más de 3.000 menores asesinados por la coalición liderada por Arabia Saudí durante el conflicto1.

Estos datos podrían quedarse en una cifra más en el bombardeo de información que recibimos constantemente, pero tienen dos particularidades. Primero, son silenciados por los medios de comunicación mayoritarios de nuestro país, ya que Arabia Saudí es un país “amigo”. Por otro lado, estamos mucho más involucrados en la muerte de esos niños y niñas de lo que la mayoría de la gente piensa. Una cosa es ver morir a alguien en un fatal accidente y otra es saber que formas parte de un operativo destinado a enviar las miles de toneladas de bombas que alimentan aquella brutal tragedia. Es muy difícil no identificarse con cada uno de esos niños cuya vida ha sido arrebatada justo cuando comenzaban a vivirla. Es complicado no recordar otras muertes en las que he estado presente y no multiplicar aquel dolor por 3000, por cada uno de los menores asesinados. Mi respuesta a la pregunta que hace la gente es sencilla: la conciencia de cada persona tiene su límite, y hay cosas en las que no le permite participar. A mí no me lo permitió.

Son demasiadas emociones acumuladas, me cuesta mirar a mis propios hijos sin pensar en los hijos destrozados de otras personas como yo, que tuvieron la mala suerte de nacer unos centímetros al este en un mapa. Me preocupa que esto esté pasando mientras seguimos con nuestra vida como si nada pasara. Como si muchas de las bombas no las hubiéramos fabricado en nuestras fábricas3. Como si no hubiéramos participado en la construcción de los aviones que las lanzan4 y no hubiéramos instruido a sus pilotos5. Como si no hubiéramos diseñado los sistemas que las guían. Como si no fuéramos cómplices del asesinato de miles de niños y niñas. Como si su muerte no fuera directamente fruto de nuestra codicia.

Somos gente de paz, y en la próxima ocasión que sea necesario, saldremos a la calle como en 2003 a gritar bien alto “¡No a la guerra!”. Tenemos muy clara nuestra postura en este sentido, pero lo cierto es que no se puede estar en contra de la guerra sin estar en contra de la industria de la guerra. Cualquiera se escandalizaría al saber que EXPAL (Explosivos Alaveses) fabricó las bombas con las que Turquía masacró al pueblo Kurdo, colaboró en la construcción de los cañones con los que la Sudáfrica del apartheid probó munición nuclear o vendió bombas de napalm y gas mostaza a Irak5. Pero es que hoy la historia se repite, y esa misma empresa3 exporta mensualmente miles de toneladas de bombas6 a un país reconocido internacionalmente por asesinar niños y niñas con ellas. Mientras tanto, los sucesivos gobiernos lo aplauden y la sociedad mira hacia otro lado.

La exportación de estas armas es ilegal. Incumple de forma evidente el Tratado sobre Comercio de Armas de la ONU, la Posición Común PESC 2008/944 del  Consejo de Europa y la Ley española 53/2007 sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso. Lo han repetido tanto el Parlamento Europeo en numerosas Resoluciones (25 de febrero de 20167, 18 de julio de 20178 y de nuevo el 30 de noviembre de 20179), como las Organizaciones Internacionales más prestigiosas10. Pero el Gobierno Español autoriza estas exportaciones porque supuestamente Arabia Saudí certifica que no va a usar las bombas fuera de su territorio11. Es decir, un país compra un suministro continuo de miles de toneladas de bombas y lanza de forma continua miles de toneladas de bombas, pero certifica que las que compra no son las que lanza. Aunque se trate de un país corrupto y opresor, que viola sistemáticamente los Derechos Humanos tanto dentro como fuera de sus fronteras, a nosotros nos convence. El lucro manda.

¿Lucro para quién? Nos hablan de los puestos de trabajo que se perderían en caso de no vender armas a países sin escrúpulos, pero no nos cuentan toda la verdad. De hecho, el gasto militar español en su conjunto constituye una gran mentira, desviando de forma sistemática y opaca a la industria armamentística decenas de miles de millones de euros de fondos públicos. Mientras nos venden que los gastos en Defensa se reducen, la inversión pública en la industria armamentística crece año tras año a través de los Programas Especiales de Armamento (PEAS)12. En concreto, en 2017, España tendrá que hacer frente a 1.824 millones de euros por este concepto (lo que daría para subir las pensiones el IPC)13, mientras que los ingresos por ventas de armas a Arabia Saudí fueron de 116 millones de euros en 201614. Lo más sangrante es que los 1.824 millones de euros de gasto salen de nuestros ya menguados bolsillos, mientras que los 116 millones de la vergüenza van directos a los de la industria armamentística. Es evidente que si los 30.000 millones de euros12 de estos PEAS se hubieran dedicado a cualquier otro sector industrial, en vez de una potencia mundial en fabricación de armas, podríamos serlo por ejemplo en fabricación de coches eléctricos, telecomunicaciones o energía renovable. En definitiva, habría más puestos de trabajo y el mundo sería mejor.

Es este un negocio en el que todas las partes quedan retratadas. El 18 de julio, Ciudadanos y PSOE votaban en el Parlamento Europeo a favor del embargo a la venta de armas a Arabia Saudí. Desgraciadamente, dos meses después, estos mismos dos partidos votaban en el Congreso Español en contra de este mismo embargo 15. Tuvieron en sus manos parar este sinsentido y cedieron ante la presión de la industria de la muerte. El PNV también ha demostrado el enorme poder de la industria militar vasca al abstenerse en la citada votación.

Por otro lado, la posición del Gobierno Español en este asunto es clara, y la ha expresado con rotundidad el Ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, con frases tan ilustrativas como16: “Arabia Saudí es un país muy importante, un gran productor de petróleo, sería de ingenuos desde el punto de vista comercial”, es decir, lucro para unos pocos a costa de la muerte de decenas de miles de personas inocentes. También ha demostrado la importancia de mirar hacia otro lado, “no sé cuáles son las circunstancias específicas de Arabia Saudí en Derechos Humanos”. Por último, la frase más ruin: “Si no lo hace uno, lo van a hacer otros”, frase que jamás toleraríamos para justificar cualquier otra ilegalidad, como la corrupción o los abusos sexuales, y que denota los pocos escrúpulos del que es capaz de pronunciarla.

Puede haber más gente como el Sr. de Guindos, que ponga la prosperidad económica propia por delante de los Derechos Humanos de los demás. Si todo lo anterior no acabara de convencerles, queda por exponer algo que probablemente lo haga. En palabras del propio Parlamento Europeo: “La intervención militar en Yemen liderada por Arabia Saudí ha generado una situación humanitaria desastrosa que afecta a la población en todo el país, que tiene serias implicaciones para la región y que constituye una amenaza para la paz y la seguridad a escala internacional”. Puede que haya gente a la que la situación en Yemen no le preocupe, pero la segunda parte no puede dejar de hacerlo: “…una amenaza para la paz y la seguridad a escala internacional”7. Es decir, para que unos pocos se hagan todavía más ricos, nos ponen en riesgo al resto. Llenar de armas las partes más conflictivas del planeta puede parecer un buen negocio, pero convierte el mundo en un lugar menos seguro, con consecuencias que desgraciadamente conocemos bien.

Podemos seguir mirando para otro lado, pero Arabia Saudí sabe muy bien qué hacer con las armas que le vendemos. Ataca hospitales, para destrozar el sistema de salud, con consecuencia de la peor epidemia de cólera de la historia17. Arrasa infraestructuras de producción y distribución de alimento, ocasionando la mayor hambruna del planeta y matando de hambre a un menor de 5 años cada 10 minutos, 130 cada día10. Y por si fuera poco, destruye las escuelas, para acabar con las pocas posibilidades que les quedaban a los supervivientes de tener un futuro digno.

Algún día, cuando mis hijos sean mayores, me gustaría poder mirarles a la cara y explicarles con orgullo que el daño que hacíamos a otras personas se nos ocultaba, y que en cuanto fuimos conscientes, fuimos capaces de movilizarnos y acabar con él.

1- https://www.efe.com/efe/america/mundo/arabia-saudi-rechaza-su-inclusion-en-lista-negra-pero-evita-otro-choque-con-onu/20000012-3401341

2- http://www.eldiario.es/desalambre/ONU-denuncia-presiones-Arabia-Saudi_0_525297644.html

3- http://www.congreso.es/l12p/e3/e_0038208_n_000.pdf

4- https://es.wikipedia.org/wiki/Eurofighter_Typhoon

5- http://www.publico.es/internacional/yemen-espana-adiestro-pilotos-saudies-masacrando-poblacion-yemen.html

5- http://gasteizkoak.org/estas-guerras-son-muy-nuestras-en-descarga-libre-integro-en-version-pdf/

6- http://cadenaser.com/emisora/2017/08/07/radio_bilbao/1502101733_194479.html

7- http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P8-TA-2016-0066+0+DOC+XML+V0//ES

8- http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+REPORT+A8-2017-0264+0+DOC+XML+V0//ES

9- http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P8-TA-2017-0473+0+DOC+XML+V0//ES

10- https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/noticias/noticia/articulo/la-campana-armas-bajo-control-exige-el-cese-de-la-venta-de-armas-espanolas-a-arabia-saudi-e-irak/

11- http://www.congreso.es/l12p/e3/e_0037735_n_000.pdf

12- http://www.publico.es/politica/cospedal-confirma-presupuesto-defensa-subira.html

13- http://www.publico.es/economia/gasto-nuevo-armamento-daria-mantener.html

14- http://www.europapress.es/nacional/noticia-espana-vendio-armas-arabia-saudi-valor-116-millones-venezuela-26-millones-2016-20170522163606.html

15- http://www.infodefensa.com/es/2017/09/20/noticia-congreso-rechaza-exportaciones-armas-arabia-saudi.html

16- http://www.europapress.es/nacional/noticia-guindos-defiende-acuerdos-comerciales-arabia-saudi-si-no-hace-van-hacer-otros-20170122225447.html

17- http://www.rtve.es/noticias/20170928/epidemia-colera-yemen-ya-ma-grave-desde-se-tienen-registros-historicos/1623588.shtml


comments powered by Disqus