Opinion · Otras miradas

¡Camaradas del SPD, rechazad la gran coalición!

El socialismo es un internacionalismo. Progresa y retrocede de manera sincrónica en Europa.

Esta afirmación se presenta hoy a nosotros con la fuerza de la evidencia, en un momento en el que nuestro Weltanschauung (visión del mundo) aparece marginalizado, denigrado y vencido en las urnas. Para invertir el sentido de la historia, es necesario que reencontremos un impulso socialista, social-demócrata y laborista en Europa, inspirado de aquel que permitió los avances sociales obtenidos desde el final del siglo XIX. La labor se anuncia larga e incierta. Precisa de un trabajo doctrinal pan-europeo y un proyecto político alternativo compartido por los diferentes partidos hermanos.

Una ambición tan importante ha de ser capaz de convencer a los y las reticentes y de vencer a las malas costumbres heredadas de una lógica donde reina el “sálvese quien pueda”. Se trata, sin embargo, de la condición sine qua non para que la Izquierda, reorganizada alrededor de su núcleo ideológico, pueda liberar a Europa del control que sobre ella ejerce el conservadurismo liberal. Se trata, asimismo, de la condición sine qua non para que la Izquierda pueda volver a ejercer responsabilidades sin decepcionar a aquellas y a aquellos que le han otorgado su confianza.

El impulso que necesitamos es inconcebible sin el Partido social-demócrata alemán (SPD). Así pues, sus 450 000 militantes están llamados, esta semana, a tomar una decisión que compromete el futuro de toda la Izquierda europea. En el momento en el que la extrema derecha alemana (AfD) acaba de sobrepasar al SPD en una reciente encuesta, los militantes socialistas han de votar para decidir si aceptan el contrato de coalición que sus dirigentes han firmado con los conservadores del partido de Angela Merkel (CDU-CSU) el 7 de febrero.

En una petición lanzada el lunes en cuatro idiomas[1], nos dirigimos directamente a ellos para rogarles que no renueven la gran coalición; para convencerles de que se trata del beso de la muerte para la socialdemocracia alemana y para decirles que necesitamos al partido de Izquierda más importante de Europa en nuestra misión de reconstrucción de un proyecto alternativo. De hecho, Kevin Künhert, el líder de los jóvenes socialistas alemanas, ha entendido el peligro que se avecina y conduce, de manera brillante, una campaña activa en el seno de su partido contra la gran coalición (#NoGroko).

Queremos también decir a los militantes del SPD que las alianzas circunstanciales de la Izquierda con la Derecha y las confusiones ideológicas no han servido en Europa más que para provocar desastres electorales, políticos y culturales. España es un ejemplo flagrante de las derivas de esta estrategia que sólo puede llevar a la desmovilización progresiva de las bases y a la decepción inmediata del electorado socialista. En Francia, la experiencia reciente nos ha conducido a entender el peligro de muerte que pesa sobre la Izquierda por la modestia de su ambición transformadora. Entendimos que, a fuerza de tomar las palabras y los caminos de la Derecha, se marchitaron la esperanza y la capacidad de imaginación. Los resultados de las elecciones federales alemanas de 2017 confirmaron esta tendencia.

Algunos espíritus atribulados querrán ver en esta iniciativa una forma de injerencia en el voto de los militantes social-demócratas alemanes. Lo recusamos firmemente. Concebir así el proyecto europeo significa vivir en un siglo que no es el nuestro. En un continente en el cual compartimos una moneda, fronteras exteriores y una civilización, cada persona europea puede, hoy, decir que nada de lo que sucede en Alemania le es ajeno. De la misma manera en que, durante la crisis griega, la opinión pública europea vivía a la hora de Atenas, dependemos ahora del voto de los militantes del SPD.

A estos últimos les decimos que no teman nuevas elecciones. Si los sondeos son actualmente catastróficos para el SPD es justamente porque ha tomado el camino de la gran coalición, a pesar de las promesas de sus dirigentes durante la campaña de 2017. Rechazando la gran coalición, los militantes reafirmaran la identidad de su movimiento político y podrán confiar a una nueva generación la tarea de conducirles de nuevo hacia la victoria. Solamente desde la oposición, asumiendo con madurez el castigo de las urnas, podrán los social-demócratas reconstruirse de nuevo, en Alemania como en Francia o en España.

Deseamos pues que la Izquierda renazca en Alemania y en Europa, no a través de su subordinación a un proyecto político ajeno, que ha fracasado en todo el continente y que conduce a la abolición artificial de la conflictividad política, sino a través de la reconstrucción de un proyecto político de justicia social y de progreso.

Estamos pues convencidas y convencidos que solamente la unión y el trabajo colectivo nos podrán permitir llevar, mañana, una nueva esperanza capaz de vencer a las “pasiones tristes” que recorren Europa.

Primeros y primeras firmantes de la tribuna:

  • Corinne Abraham (Partido Socialista de Bélgica),
  • Mohammed Ahmed (Labour, Reino-Unido),
  • Guillermo Arenas (Espagne, France),
  • Miguel Arlandis Corell (Partido de los Socialistas de Catalunya),
  • Daría García Artacho (Partido de los Socialistas de Catalunya),
  • Mehdi Benlahcen (Portugal, France),
  • Olivier Bracque (Partido social-demócrata de Andorra),
  • Lluís Fuentes Alba (Partido de los Socialistas de Catalunya),
  • Emmanuel Grégoire (Partido Socialista francés),
  • Guillaume Mathelier (Partido Socialista francés),
  • Frédéric Orain (Partido Socialista francés),
  • Evaristo Vilagines (Partido social-demócrata de Andorra),
  • Carmelo Sutera (Partido Socialista de Bélgica).

Hémisphère Gauche (@h_gauche / http://hemispheregauche.fr/) es un colectivo fundado en Francia que se plantea contribuir a la reconstrucción ideológica de la Izquierda. Cuenta con miembros de distintas nacionalidades europeas y con perfiles profesionales y académicos variados. Su perspectiva es firmemente pan-europea.
Frente a los fracasos electorales y políticos de la socialdemocracia europea de los últimos años, Hémisphère Gauche está convencido de la necesidad de volver a emprender la batalla cultural para que el progresismo y la justicia social sean nuevamente una alternativa real frente al liberalismo y al conservadurismo en nuestro continente.
El movimiento de oposición a la gran coalición nacido en el seno del SPD ha llevado a Hemisphère Gauche a manifestarle su apoyo a través de esta tribuna. Una versión francesa de la misma fue igualmente publicada en el diario Libération

[1] https://www.change.org/p/nogroko-for-an-independent-left-in-europe-click-here-for-the-petition-in-french-english-spanish-and-italian