Socialistas

Oímos decir a los socialistas del PSOE que da igual un congreso antes o después, una gestora más breve o más longeva, un descabezamiento más cuellicorto o más cuellilargo. Oímos decir a los socialistas del PSOE que antes las ideas que los liderazgos, y ese antes las ideas es lo que les ha llevado a apoyar un gobierno del PP, porque sin liderazgo no hay un líder que se avergüence de hacerlo.

El PSOE de hoy no quiere liderazgo porque no encuentra a nadie que se responsabilice de tanta vergüenza. Las gestoras son menos sonrojables que un secretario general o una secretaria general.

El propio José Luis Rodríguez Zapatero se sonrojó cuando firmó la reforma del artículo 135 de la Constitución. El 2 de abril de 2011 renunció a la reelección, el 29 de julio anunció adelanto electoral y el 2 de septiembre votó con el PP la reforma constitucional, la traición al no nos falles del 14 de marzo de 2004.

Ahora la gestora, ese ente de inconsecuente rostro, permite sin vergüenza el veto del PP –apoyado por Ciudadanos– a la subida de las pensiones propuesta por la mayoría del Congreso. Por mucho que lloriqueen los socialistas del PSOE, la moción de censura requiere solo mayoría absoluta y, lo que es mucho menos confortable, la designación de un candidato alternativo.

Por tanto, a pesar del berrinche de los socialistas del PSOE, no se suben las pensiones más que un 0,25%, cuando la inflación se adivina en un 1,2. En una economía que basa la supervivencia de nuestros jóvenes en la generosidad de los abuelos (y no viceversa, cual sería conveniente), la caída de poder adquisitivo de los pensionistas es un nuevo paso hacia la pobreza y la desigualdad. El voto en contra del PSOE ayer no sirvió para nada. Su abstención no es sí de finales de octubre, sí está sirviendo para mucho. A unos pocos.

Lo que sí hacen muy bien los socialistas del PSOE son los gestitos, las posturitas, el coqueteo. Ayer también presentaron una proposición no de ley para derogar la reforma laboral. Y ganaron. Por 168 a 131. Pero esta victoria tan estupefaciente carece de efectos jurídicos. Mariano Rajoy se la puede pasar por el forro del Marca. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ni siquiera acudió al debate. Estaría demasiado preocupada de otras cosas.

El caso es que el PSOE, con esto de la gestora, ha conseguido que no haya una cara del PSOE, para que a nadie se le caiga la cara de vergüenza. Yo no sé cuánto tiempo va a poder durar el disimulo. Entre la importancia de llamarse Ernesto y la importancia de ser honrado hay un buen trecho, insalvable si se carece del ingenio wildeano y de un traductor como Alfonso Reyes.

Los socialistas del PSOE saben que tienen un problema, pero no se dan cuenta de que el problema son ellos. Tiene que haber socialistas en España, aunque no sean del PSOE, que consideren indigno un gobierno que inicia su andanza congelando el dinero a los pensionistas y ausentándose del debate sobre la reforma laboral. Por no hablar de Fernández Díaz y otras menudencias.

Este PSOE sin cabeza está jugando la carta del tiempo, cuando la izquierda tiene tanta prisa. La gestora espera que los votantes alguna vez olviden que, por dejación de funciones, este PSOE descabezado está permitiendo que se perpetúen las políticas que tanto demonizaron en campaña. Solo hay que seguir la actualidad del Congreso para darse cuenta de que Mariano Rajoy sigue haciendo lo que le da la pontevedresa gana.

Al final de los tiempos, quizás antes de que los rayos C brillen en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser, la gestora del PSOE convocará un congreso y se elegirá un secretario general, una secretaria general, un rostro, un líder o una lideresa, una cara. Y lo primero que tendrá que hacer es dejarla caer de la vergüenza.