PSOE y Ciudadanos: la gran coalición en diferido

29 feb 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Miguel Urbán, europarlamentario de Podemos y militante de Anticapitalistas y Brais Fernández, militante de Anticapitalistas y miembro del secretariado de redacción de Viento Sur.

En su libro “El precio de la transición”, Gregorio Morán afirma que “la estabilidad del sistema democrático estaba vinculada a una serie de falsedades consensuadas”, que “una clase política de doble procedencia interpretaba que sólo ellos podían darle estabilidad al nuevo régimen porque la sociedad no había sido la que formalmente forzara el cambio y no había más remedio que construirle un mundo político paradisíaco”. La reflexión tiene un particular interés en estos momentos. En pleno 2016, de repente, como si nunca hubiese pasado nada, toda la política oficial parece haber adoptado el marco de la “segunda transición”, olvidando qué es lo que ha obligado a todos los actores a adoptar la retórica del cambio: a saber, una oleada de indignación y movilización con múltiples expresiones, que ha dado lugar a nuevos partidos, códigos y sobre todo, a resquebrajamientos en el bloque de poder que ha dominado el Estado Español desde el 1978.

Estamos viviendo un momento culminante de esta “falsedad consensuada”. El PSOE y Ciudadanos han pactado un gobierno de “cambio y de progreso” que, para que nadie tenga ningún tipo de dudas, no se plantea derogar la Ley Mordaza ni la reforma laboral, propone socializar el coste del despido abaratándoselo al empresario; renuncia a revertir los recortes en servicios públicos (los 18.000 millones de euros recortados en educación y sanidad), aceptando así el axioma austeritario del artículo 135 de la Constitución; y no recoge ningún plan de emergencia social para las millones de personas condenadas a la exclusión por el desempleo o para las que sufren la violencia machista, etc.. Por supuesto, el acuerdo sigue a rajatabla la vieja costumbre de la política burguesa de enumerar propuestas sin especificar en ningún momento cómo se van a financiar o presupuestar mientras intentan tranquilizar a todo el mundo afirmando que no habrá subidas de impuestos. Queda claro que no se van a tocar los beneficios de las grandes empresas y/o de las grandes fortunas que no han parado de crecer desde el inicio de la “crisis”. En este sentido, la propuesta presentada por el PSOE y Ciudadanos parece responder a las recientes exigencias de las instituciones europeas, que piden “medidas decididas” en algunos ámbitos del mercado laboral. De esta forma, el acuerdo PSOE-Ciudadanos profundiza el proyecto de clase del capital, en la senda de la distopía neoliberal de la UE, basada en atomizar a los trabajadores, minar nuestros derechos y convertirnos a todos en “materia prima para la explotación”. Hay que ser contundentes y explicar lo que este acuerdo significa: ni regeneración ni nada parecido, el proyecto acordado implica profundizar el plan austeritario de la troika que el PP venía aplicando hasta ahora.

Hasta aquí nada nuevo. Es una característica fundamental de la ideología de la dominación, separar política y economía: parece que hay muchos cambios por arriba, aceleradas maniobras parlamentarias, mientras la vida económica prosigue como si fuese un proceso natural. Sin embargo, hay algo interesante en la situación actual: la imposibilidad momentánea de restaurar esa normalidad “por arriba”. El PP está temporalmente incapacitado para gobernar. Es un partido imputado por corrupción que necesita una renovación generacional y formal (propuestas de primarias, mecanismos de consultas, etc), por lo menos parcial, como la que ya ha propuesto Cristina Cifuentes (aunque ella lleve toda la vida “en el ajo”) con la auditoría interna del PP de Madrid o un recambio generacional como el que la “quinta de Casado” comienza tímidamente a plantear. El objetivo del acuerdo entre PSOE y Ciudadanos es precisamente tratar de solventar esta cuestión, repartiéndose los papeles. Mientras el PSOE trata de presionar a Podemos para que les permita gobernar, Ciudadanos ejerce su papel como partido del “cambio” para que nada cambie como puente con la derecha. La cuestión es si el PP responderá a esta llamada o si, por el contrario, primarán los intereses de Mariano Rajoy y, en última instancia, del aparato del partido. Muchas grietas, muchos intereses contradictorios en el bloque de poder hegemónico.

Lenin dijo que una de las condiciones fundamentales para una revolución es que la configuración política dominante entre en crisis. Otra condición a la que le dio un rol central es a la irrupción organizada por abajo. La tarea de Podemos y de las confluencias, de los municipalismos, pero también del sindicalismo (no hablamos de las cúpulas sindicales de UGT y CCOO, completamente entregadas a la nueva “falsedad consensual”) y de los movimientos sociales y populares, es agudizar estas contradicciones para mantener abierto el ciclo político. Un “no” rotundo de Podemos y de las confluencias no es sólo un rechazo al acuerdo PSOE-Ciudadanos, sino que es una oportunidad para avanzar en la construcción de un bloque del cambio que, además de su expresión parlamentaria, empiece a organizarse por abajo, en los barrios, centros de trabajo, pueblos, plazas… Necesitamos desperezarnos. Somos conscientes de que las movilizaciones tumultuosas no se generan a través de discursos, pero también sabemos que la fuerza real para cambiar las cosas se construye pacientemente, día a día, aprovechando las oportunidades de la coyuntura, pero sin pausa. Por eso, iniciativas como la del “Plan B” y la movilización europea del 28 de Mayo plantean un horizonte alternativo al de la espera pasiva. Decía Nacho Vegas en una de sus canciones que “sólo hay dos bandos y ahora tienes que elegir”: el PSOE ya lo ha hecho y ahora es el momento de que la gran división que atraviesa nuestra sociedad entre los que sufren la crisis y los que se están beneficiando de ella se exprese conscientemente. Ellos tratan de construir su “gran coalición”, nosotros tenemos que construir la nuestra.

 

 


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus