Principia Marsupia

¿Es más contagiosa la nueva variante india del coronavirus?

La pandemia ha tomado mucha fuerza en India. Después de una primera ola que tocó su máximo en septiembre, las medidas de distanciamiento social se relajaron y llegó una segunda ola masiva.

En India también se detectó también una nueva variante del virus que se ha extendido a varios países. Ayer Andalucía confirmó el primer caso en España.

¿En qué consiste la variante India?

Como hemos explicado otras veces en el blog, los virus pueden ir acumulando mutaciones en su código genético. Las mutaciones son los errores que comete el virus al multiplicarse. La mayoría de los virus mutantes acaban desapareciendo, pero en algunas ocasiones se producen mutaciones que conceden al nuevo virus alguna ventaja: por ejemplo transmitirse con más facilidad. En esos casos el virus mutante puede prosperar con más facilidad que el original y acabar reemplazándolo.

He leído que la variante india es de ‘doble mutación’. ¿Es eso cierto?

No. La variante India tiene 13 mutaciones respecto al virus original. Por comparar: la variante británica tiene 23 mutaciones y la variante sudafricana tiene 15.

¿Es importante el número de mutaciones que tenga una variante?

No. Lo importante no es el número de mutaciones en una variante del virus sino qué efecto tengan esas mutaciones en el comportamiento del virus.

¿En qué mutaciones se fijan más los investigadores?

En el caso del coronavirus, las mutaciones que despiertan más interés son aquellas que se producen en la región del ARN que contiene las instrucciones para formar la ‘espina’ del virus.

Hay dos razones importantes para fijarnos en esa zona:

1) La espina es el instrumento que utiliza el virus para introducirse en nuestras células. Si alguna mutación hace que la espina sea más efectiva en esa tarea, el virus podría ser más peligroso.

2) Las vacunas utilizan la espina para entrenar a nuestro sistema inmunitario por si alguna vez se encuentra con el virus de verdad. Si se produjesen mutaciones que cambiasen mucho la ‘forma’ de la espina, podría ocurrir que el sistema inmunitario de alguien vacunado no reconociese el nuevo virus.

¿Qué mutaciones tiene la variante india en la región de la espina?

La variante india tiene tres mutaciones en esta zona de su ARN:

1) E484Q. En la posición 484, el aminoácido glutámico (representando por la letra E) ha cambiado por la glutamina (letra Q). Curiosamente en esta misma posición las variantes sudafricana y brasileña tienen otra mutación, llamada E484K.

Según un estudio publicado en la revista Cell, las mutaciones en la posición 484 podrían reducir la eficacia de los anticuerpos desarrollados frente al virus original. (Ojo, esto no significa necesariamente que se pierda la inmunidad).

2) L452R. En la posición 452, el aminoácido leucina (letra L) ha cambiado por la arginina (letra R). Esta mutación ocurre justo en la parte de la espina con la que ‘engancha’ al receptor ACE2, una proteína que está en la superficie de las células del aparato respiratorio.

L452R también había sido investigada porque aparece también en la llamada variante californiana.

Un estudio (aún no publicado) indica esta mutación podría aumentar la transmisión del virus, aunque menos que la mutación N501Y que aparece en variantes como la británica pero no está en la variante india.

3) P681R. En la posición 681 el aminoácido prolina (letra P) ha cambiado por la arginina (letra R).

Ya se habían observado mutaciones en esta posición en la variante británica y también en la nigeriana.

Además de lo que sabemos sobre estas mutaciones, ¿hay algún otro dato que nos permita decir si una variante es más contagiosa que otras?

Sí. Sería muy interesante saber qué porcentaje de los casos en la India corresponden a cada variante y cómo han ido cambiando con el tiempo. Sabemos que también circula allí la variante británica, pero ¿cuál es la mayoritaria? ¿Está alguna variante reemplazando a las demás?

Por ejemplo: en España, la variante británica pasó de ser inexistente en diciembre a representar el 90% de los casos en abril.

Para saber el porcentaje de casos que corresponden a cada variante, no basta con hacer PCRs, sino que además hay que secuenciar los virus. Según publicó la revista Nature, la variante india es mayoritaria en el estado de Maharashtra (cuya capital es Bombay), pero los datos sobre la prevalencia de cada variante en el país no están claros.

¿Y qué ocurre con las vacunas?

Como hemos comentado en posts anteriores, las vacunas se están mostrando extraordinariamente eficaces.

Pero cuanto más tiempo dejemos al virus expandirse y multiplicarse, más probabilidades habrá de que aparezca una variante que nos pueda dar un disgusto. Por eso una campaña de vacunación a nivel global resulta tan importante.