El socialismo es republicano

Nace #AhoraMadrid,  merecemos otra ciudad y vamos a conseguirla

Madrid se ha convertido en una ciudad hostil con las personas que la habitan. Todo tiene que pasar el filtro de la autoridad. La presencia policial en calles y plazas se puede considerar rayana en el acoso. La ciudadanía se siente coartada y ninguneada en sus acciones más cotidianas, como si todas las personas fuéramos menores de edad civil y necesitáramos de la tutela de la autoridad, que expulsa a la gente de sus casas, nos multa por transitar o aparcar, nos exige la identificación sin motivo justificado, nos prohíbe reunirnos en espacios públicos, nos priva de salas públicas para actividades ciudadanas, nos impele a no pensar y al consumo. Pero algunas nos rebelamos, vamos contra corriente, y el resultado es #AhoraMadrid.

Todo empezó antes del 15M, pero afloró entonces. Ha ido expandiéndose, calando poco a poco, atrayendo más personas a lo común, a lo que importa a toda la gente: recuperar nuestra ciudad para la ciudadanía. Algunas empezamos en 2011, otras han tardado más en ver su camino, pero ahora, tras años de trabajo activista, de esfuerzo altruista, somos legión. Recuerdo los inicios de las movilizaciones de las Mareas, las acciones al límite de las plataformas anti-desahucios,  la Consulta del Agua, la defensa de la Sanidad Pública constante y sin descanso, las asambleas innumerables para planificar las protestas y reivindicaciones. Pienso en los muchos Centros Sociales Autogestionados (CSOA) por los que hemos ido pasando, algunos tristemente cerrados por esa autoridad que nos persigue y que nos niega el uso de los espacios públicos. Ha sido mucho trabajo, pero ha merecido la pena.

Cuando llegue el momento de que nuestros concejales entren en Cibeles se van a remover los cimientos del clientelismo, de la corrupción urbanística, de la enajenación de los bienes públicos en favor de intereses privados, de las privatizaciones de los servicios municipales, de todo lo que pone los intereses económicos de unos pocos por delante de los intereses de la mayoría. No sabemos cuántos concejales obtendremos, pero soñamos con la alcaldía, con que nunca más tengamos que bordear lo legal para buscar lugares de reunión, para dar servicios sociales que demandan nuestros convecinos. Se buscará el modo de fomentar una economía de proximidad, favorecer las explotaciones locales o comarcales, se velará por la conservación del medio, por implantar un nuevo modelo energético. Habrá formas de hacer de Madrid una ciudad más humana, donde las personas sean el eje. Un Madrid para la gente. Pero, lo esencial, lo que más nos preocupa a todas las personas que colaboramos en #AhoraMadrid, es acabar con la corrupción, fomentar la participación ciudadana, ejercer un control efectivo sobre los cargos municipales, participar activamente en la toma de decisiones como ciudadanía. Y todo ello desde la más estricta democracia participativa, de forma horizontal, inclusiva, buscando la paridad de género, ejerciendo la soberanía popular. En el municipalismo puede estar la esencia de la democracia, solo hay que proponérselo. Es el momento de las ciudadanas y los ciudadanos de Madrid.

Contra todo pronóstico, se ha conseguido, con mucho esfuerzo, una candidatura ciudadana unitaria, una candidatura para que Madrid vuelva a ser lo que toda la gente quiere. No voy a entrar en los motivos que han llevado a unos y otros a buscar la confluencia, lo esencial es que el objetivo se ha alcanzado. Ha habido innumerables escollos, fruto de las distintas formas de afrontar el proyecto. Sin embargo, la necesidad absoluta de recuperar Madrid ha sido el bálsamo que ha suavizado todo. La hostilidad de los que ahora nos malgobiernan ha sido una especie de inyección de fuerza para que se allanaran los obstáculos. Era conseguirlo o sucumbir sin luchar ante nuestros verdugos. Vamos a plantarles cara y a pelear por el Madrid que nos merecemos. Nuestra arma es la unidad y se llama #AhoraMadrid.