Opinion · Puntadas sin hilo

La feria de la corrupción

¿Se imaginan la que se armaría si se descubriese, o simplemente se dijera, que Juan Carlos Monedero tiene dos cuentas en Suiza con dinero irregular o que Íñigo Errejón ordenó comprar acciones de este periódico con dinero de la cuenta B de Podemos? (Ya las tendrán, ya las tendrán, ya lo harán, ya lo harán, corean los fachas). ¿Cuánto duraría Pablo Iglesias en el mundo de la política? Aquí se dice lo que se dice, ocurre lo que ocurre, y Mariano Rajoy continúa tan fresco en la Presidencia del Gobierno y se le permite que sea el gran regenerador, con un desprecio clamoroso a los principios de la culpa in vigilando y la culpa in eligendo. Habla de “unas pocas cosas” y nos lo tragamos. Esperanza Aguirre acumuló colaboradores indeseables en puestos clave y la contratan como asesora y buen sueldo en una empresa descubridora de talentos. ¿Cuánto duraría Pablo Echenique en ese supuesto?

Siempre he sentido gran curiosidad, nunca satisfecha, por saber qué piensan los familiares de los corruptos. Seguramente los disculpan, los justifican, papá es intachable, mi marido es una víctima, ¡con lo que hicieron por el partido y ahora los abandonan (bueno, a Acebes, no)!, ni una mínima vergüenza, lo hicieron para que España se desarrollase, les obligaron, todos lo hacían, era una costumbre, sin ellos todo sería mucho peor. La familia que delinque unida permanece unida. Porque en realidad el número de imputados habría que multiplicarlo por tres o cuatro, según la familia sea numerosa o no. Si acaso algún hijo díscolo, que se marcha de casa. Las amistades callan o asienten apoyándoles. Murmuran por lo bajito, pero… se conocen desde niños, veranean juntos, son vecinos de chalé, seguro que todo es una campaña de intoxicación. Lo importante es la amistad. Por encima de todo. La corrupción colectiva. Aunque seas o hayas sido alcalde de un ayuntamiento socialista. Si es que no se puede uno fiar ya de ningún alcalde. Aznar se equivocó con la Ley del suelo, dejándoles que aprobasen lo que quisieran, recalificando y de paso enriqueciéndose. Pero el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

El Código Civil dice en sus artículos 1902 y 1903 que el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado. No solo por los actos u omisiones propios, sino por los de aquellas personas de quienes se debe responder. Los padres por los hijos bajo su guarda. Los dueños o directores de una empresa respecto de los perjuicios causados por sus dependientes. Los maestros o directores de artes y oficios respecto a los perjuicios causados por sus alumnos o aprendices. El Estado cuando obra por medio de un agente especial, pero no cuando el daño hubiese sido causado por el funcionario a quien propiamente corresponda la gestión practicada, en cuyo caso será aplicable lo dispuesto en el artículo anterior. ¿Por qué no en lo político? Ah, no, eso es impensable, eso es solamente para lo laboral y lo familiar. La política tiene bula. ¿Por qué? Papá es intachable.