Cruz y cara

Rubalcaba y Chacón visitaron Lorca a la mañana siguiente del terremoto. La campaña electoral había quedado suspendida en señal de duelo por el desastre. También fue Rajoy. Los tres coincidieron en el control de mando donde autoridades civiles y militares preparaban el dispositivo para paliar los efectos de la catástrofe. Tras el saludo pertinente, el líder de la oposición decidió dar un paseo “en solitario” para conocer de primera mano los efectos del terremoto y encontrarse con los afectados.

Rubalcaba y Chacón también salieron, pero pidieron que no se grabaran las imágenes para evitar que se malinterpretara el sentido de la visita.

En el Facebook y en la web de Mariano Rajoy se pudo seguir su recorrido por las calles en compañía de Ana Mato, y vemos varias fotografías saludando a niños, todos hijos de inmigrantes, ante la mirada de sus padres. No saben que, una vez superada la catástrofe natural, deberán enfrentarse al tsunami que este señor y sus compañeros les están montando porque con el miserable propósito de captar votos asocian inmigración con delincuencia de forma sistemática.

Podría haber repartido el panfleto que dan en Badalona para predisponer a los ciudadanos contra los inmigrantes con el texto: “¿Tu barrio es seguro?”. Aquí, entre los escombros, en lugar de xenófobo, cobraría un sentido altruista.
Resulta paradójico el texto que acompaña al vídeo: “El Partido Popular ha suspendido todos sus actos de campaña para el día de hoy, jueves 12, como gesto de solidaridad con las víctimas del terremoto de Lorca”.

Un gesto noble, sin duda.