Opinion · Bulocracia

La foto falsa de Miguel Ángel Revilla falangista

A Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, le llevan echando en cara un pasado falangista desde hace muchos años, y ahora recorren las redes sociales varios cartelitos que vuelven a mencionarlo. En ellos aparece Revilla, brazo en alto, ataviado con el clásico uniforme de la Falange y la cara que luce ahora, a sus 76 años. Así que, aunque solo sea por eso, este hombre en el pasado tendría una cara más joven, ¿no?

Lo cierto es que se trata de una imágen manipulada en la que han pegado la cabeza de Revilla con Photosop al cuerpo de alguien vestido de falangista. Y ese alguien no es otro que el cantante Loquillo durante una intervención en la película Buena Nueva, en el año 2008, un film rodado en Leitza (Navarra) por el que el solista barcelonés también ha sido tachado de fascista algunas veces, cuando solo estaba interpretando un papel.

¿Tuvo Miguel Ángel Revilla un pasado falangista? Sí, pero no tiene nada que ver con la foto que se comparte ahora. Revilla fue delegado del sindicato franquista en la localidad cántabra de Torrelavega en los años 70, algo que no comenta demasiado ahora, pero que incluso plasmó en un libro en 2012. En Nadie es más que Nadie, Revilla cita que en 1971 aceptó la delegación del Sindicato Vertical en Torrelavega. Si la foto que se comparte ahora fuera de verdad de entonces, Revilla rondaría la treintena y lo reflejaría su rostro.

Loquillo de falangista.

Pero el presidente de Cantabria es un personaje peculiar y las ideologías políticas parece utilizarlas a su antojo. De hecho, ha comentado en varias ocasiones que cuando estudiaba en la Universidad del País Vasco montó «un sindicato subversivo y antifranquista», y eso fue un lustro antes de aceptar el cargo de delegado sindical falangista en Torrelavega.

No ha cambiado mucho, pero Revilla fue joven.

También Revilla saltó después a la prensa en determinados momentos debido a cuestiones derivadas de ese cargo, aunque él no ha tenido reparos en acercar posturas a lo largo de su vida con políticos y formaciones de toda índole cuando le ha convenido.

Y es que Revilla es sobre todo Revilla. Pasado falangista, sí, en su etapa como delegado sindical en Torrelavega. Presente en la Falange, no. Al menos por el momento.