Bulocracia

Esponjas con "droga que te deja zombie", un nuevo bulo importado

Este asunto es nuevo. Ha llegado a las redes sociales de nuestro país hace nada de allende los mares, donde se ha producido y extendido en los últimos días de manera prodigiosa. Es una presunta alerta que se ve de manera masiva en Argentina, Colombia, México, Ecuador o Perú, y en cada país se ha difundido con una versión al gusto, o varias. Ya sucedió en su día, por ejemplo, con el bulo de Jordi, El Niño Polla, y su prometedora carrera en Harvard.

Esta vez "advierten sobre una modalidad de robo con una droga que te deja zombie". Consiste en que "pegan a los vidrios de los autos unas esponjas impregnadas con fentanilo, un poderoso narcótico sintético opioide". Los "vidrios", en este caso, son lo que en España llamamos retrovisores. Lo afirma una web argentina llamada DiarioFull, que no sé allí, pero aquí esa cabecera no sonaría bien.

Luego añaden alarmismo -"AVISO AUTOMOVILISTAS.!!!!"- y mencionan que "la advertencia fue lanzada en el muro de Facebook de la periodista platense Cristina Sada", para tratar de darle más veracidad. También desvelan cómo deben quitarse las esponjas de los retrovisores:

"ESTAN COLOCANDO ESTAS ESPONJAS EN LOS ESPEJOS DE LOS AUTOS.
PARA RETIRARLA SE DEBE HACER CON GUANTES O BOLSA DE NYLON,NO CON LAS MANOS..

PUES TIENE FENTALINO...SEGUN DICEN TE DEJAN ZOMBIE PARA ASALTARTE...?????
ASI ESTA CIRCULANDO POR LAS DUDAS ,TENERLO EN CUENTA...Info tia cris".

Y esto lo escribe así, literalmente, una página que en principio es un medio informativo de La Plata. Luego explican lo que es el "fentanilo". Fin de la noticia.

Pero no parece una exclusiva. En Colombia, frecuenciastereo.com habla de lo mismo: "Cuidado¡ si en su carro tiene esponjas, llame a las autoridades, por que puede ser Fentanilo". Y lo desarrollan:

"En la mañana de hoy viernes 21 de febrero, una familia que habita en el municipio de Envigado encontró unas esponjas pegadas en los espejos de su atomovil, es muy probable que contenga (Fentanilo), la cual es una droga que se absorbe a través de la piel causando atolondramiento en las personas, eso les da espacio a los ladrones para que puedan hacer sus fechorías".

Lo de "atomovil" parece una errata aunque nunca se sabe con los localismos. El caso es que este asunto se ha publicado así en páginas de Latinomérica que no ganarán un Pulitzer y de manera masiva en las redes.

Lo cierto es que ni a la Policía Nacional ni a la Guardia Civil les consta esta práctica y la tachan de bulo. Es otro presunto método de robo llegado de más allá del Atlántico que "te ataruga" y "te atolondra", pero que en España, al menos, no existe.