Bulocracia

Llaollao tira de una fake news como argumento de su última campaña publicitaria

"Una capa de yogur helado de llaollao inunda toda la Gran Vía de Madrid. La Gran Vía de Madrid amanece completamente cubierta por una extensa capa de yogur helado de llaollao".

Hay quienes defienden que en publicidad vale todo, también utilizar una fake news como argumento de una campaña y que la reflejen los medios tras cobrar por ello, en casi todos los casos sin alusión alguna a que se trata de un contenido publicitario pagado.

Es lo que tiene la nueva iniciativa publicitaria de la marca de yogur helado Llaollao, "Madrid se llena de Yogur helado". La sustentan con una noticia falsa que venden como si se tratara de una información periodística veraz. Afirma que la Gran Vía de Madrid ha quedado bañada por yogur por una "avería" y la ilustran con imágenes manipuladas de la artería madrileña cremosamente blanca.

"Los viandantes de la Gran Vía que han madrugado esta mañana se han encontrado con una situación sin precedentes. Y es que esta calle de Madrid ha amanecido cubierta totalmente de un blanco y frío manto de yogur helado".

"Este peculiar río ha impedido el paso a pie durante unas horas, pero hay pruebas gráficas en las que se puede comprobar la dimensión de la catástrofe. Todo ha sido responsabilidad de llaollao, que tuvo problemas en su tienda de Gran Vía, situada muy próxima a Callao, en la que se rompieron las máquinas. A pesar de los tremendos esfuerzos durante toda la noche para controlar la filtración del producto, no pudieron evitar que se desbordase".

"Por suerte, gran parte de esta masa de yogur helado se ha derretido (aunque no nos extrañaría que hubiesen sido los transeúntes a bocado limpio). Los trabajadores continúan limpiando la zona y los técnicos ya están reparando la avería ocasionada".

"«Ha sido un gran susto, pero, afortunadamente, salvo los perjuicios materiales sufridos en la ‘flagship’, no hemos tenido que lamentar ningún otro daño», aclara un responsable de la firma. «Estamos haciendo todo lo posible por aprovechar todo el yogur helado que aún queda en las máquinas repartiéndolo, incluso, entre quienes se están acercando por aquí para ver qué ha pasado, o si necesitamos ayuda», explica".

Una noticia falsa en toda regla desde el título hasta que acaba. El texto explica perfectamente la patraña, pero no aclara que es un invento que forma parte de una acción publicitaria. Así, han sido legión los que se la han creído tras verla, por ejemplo, firmada en la web de Antena 3 dentro de la sección de "Sociedad" o en un medio tan popular como Marca, que no dice nada de fake news ni de publicidad. El diario deportivo solo incluye "Marca para Llaollao" como mínimo antetítulo, pero incluso le ha añadido un "Última hora" al asunto para darle más empaque:

"La Gran Vía madrileña amanece cubierta de yogurt helado. De nuevo, como sucedió hace varios días con la caída de Whatsapp, Instagram y Facebook, la realidad supera la ficción. Hoy, la Gran Vía madrileña se ha levantado cubierta de yogurt helado. ¿La razón? Una avería en una de las máquinas de frozen yogurt de la flagship de llaollao, un producto natural que contiene probióticos y que se ha convertido en uno de los alimentos más sanos y recomendables por sus bondades nutricionales".

Normal que haya mucha gente se lo crea. Más cuando se le agregan detalles como "el miércoles 06 de octubre, será recordado como el día del frozen yogurt llaollao por las calles más turísticas de la ciudad, asombrando a visitantes y trabajadores de la zona que, acto seguido, no han dudado en reflejar con sus cámaras fotográficas la situación tan insólita vivida".

Algunos medios (pocos) han optado por comentar en la 'noticia' que se trata de una campaña de publicidad. Muchos más simplemente han 'participado' reproduciendo la información falsa creada por la propia franquicia Llaollao para hacerse notar. Luego, al margen de la campaña, están los que informaron sin más de la apertura de un nuevo establecimiento en el centro de Madrid.

Llaollao inauguró tienda en el número 40 de la Gran Vía el pasado mes de julio y hace unos días lanzaba un vídeo que forma parte de esta última campaña para atraer clientes. En él se muestra el presunto momento en que se produce una avería en una de sus máquinas de yogur helado, "sin que nadie pueda impedir que comience a brotar", hasta inundar por completo una de las calles más emblemáticas de la capital de España. Las imágenes se habrían tomado desde un helicóptero y tienen narración en directo.

La marca Llaollao lidera el sector del yogurt helado. Dispone de 47 locales en la Comunidad de Madrid, lo que supone más del 35% de la red total de España, y ha celebrado que el último trimestre "no ha podido arrancar mejor", ya que ha anunciado hasta la fecha 44 aperturas solo en 2021 y la recuperación de sus ventas con respecto a 2019. Según las cifras de septiembre que maneja la empresa, un 40% de los puntos de venta de la red de Llaollao abiertos en la misma fecha de 2019 han cerrado el mes superando las ventas de dicho año.

¿Triunfa esta campaña de Llaollao? Pues parece que sí. Rotundamente. La empresa murciana ha alcanzado la repercusión que quería, aunque el 'precio' haya sido confundir a la audiencia. Así explica el porqué de esta publicidad el CEO de la compañía, Pedro Espinosa:

"Teníamos claro que nuestra primera 'flagship' tenía que estar, no solo en Madrid, sino en la Gran Vía. Queríamos mostrar a los madrileños, y a todos los turistas que cada día transitan por esta importante vía, que somos una marca que los espera con los brazos abiertos; que apostamos por la vanguardia en nuestro producto y nuestros puntos de venta, que queremos impactar en nuestros consumidores... No podemos estar más satisfechos con el resultado. Vayas por donde vayas, Madrid está lleno de yogurt helado, o lo que es lo mismo, de puntos de venta Llaollao, y hemos querido dar forma a esta realidad con esta campaña, donde tenemos que resaltar la pieza central de la misma: un impresionante vídeo fake en el que, desde un helicóptero, se mostraba la Gran Vía cubierta de frozen yogurt debido a una avería en las máquinas de su 'flagship'".

La publicidad es vital para todos los medios. Cuando se aventuran a difundir campañas previo pago han de advertir de que no se trata de noticias, sino de publicidad. Lo suelen hacer con añadidos como "contenido sugerido", "contenido patrocinado" o directamente "publicidad", algo que en este caso brilla por su ausencia. Lo curioso es que Espinosa comenta también que "este proyecto desarrolla el concepto de Llaollao como marca abierta y transparente", y al menos la publicidad empleada a tal efecto es cualquier cosa menos eso.

Hay, además, algunas otras lagunas 'heladas' en esta campaña que entusiasma a los responsables de la marca: Llaollao mola mucho, sí, pero ¿es divertido y didáctico disponer de máquinas cutres que se les rompen e inundan la Gran Vía hasta alcanzar una altura de seis plantas?.. Vender publicidad enmascarada de información no está bien y entraña sus riesgos, sobre todo si se usa una noticia falsa como sustento. Pero si la idea es que se hable de Llaollao, el objetivo está más que cumplido.