Bulocracia

La foto del enfermo en una cama con una paloma encima

Linkedin es esa red social inspirada en el mundo laboral donde cada cual publica sus logros profesionales o los de su empresa y vende su moto como mejor le parece, aunque lo que más abunda, esa es la realidad, son los desempleados en busca de una oportunidad. A diferencia de otras redes más dedicadas al ocio, como Facebook, en Linkedin no suelen difundirse bulos como tales, pero hay gente que usa 'metáforas profundas' para tratar de demostrar cualquier cosa del trabajo, y para ello suelen aportar chorradas que chorrean desinformación.

Es lo que ocurre ahora con una foto, publicada en Linkedin el 17 de enero, de un enfermo en una cama de hospital sobre el que está posada una paloma. La imagen va acompañada de un texto que no desvela quién es el paciente, dónde se encuentra, cuándo ha ocurrido... El texto no dice gran cosa y se nota que lo han perpetrado burdamente:

"La enfermera que tomó esta foto escribió: Han pasado 23 días desde que este paciente llegó al hospital y en esos 23 días nadie de su familia ha venido a verlo. Pero una paloma viene cada dos días y se sienta en su cama. La paloma se queda por un tiempo y luego se va volando. Después descubrimos que este paciente se sentaba en un banco en el parque cerca del hospital todos los días alimentando a las palomas. Esto demuestra que los animales tienen más corazón".

Sorprende ver esto en Linkedin. Sin embargo, la misma foto del enfermo y la paloma no es nueva en Internet. Abunda y está incluso en algunos presuntos medios, aunque es evidente que no saben de dónde sale la imagen y solo especulan a demanda en los comentarios que le dedican.

Por ejemplo, una página llamada Upsocl publicaba la misma foto el 30 de octubre de 2020 y apostaba una versión distinta, que "este abuelo en Pakistán estuvo internado durante 3 días en un hospital, sin embargo, sus familiares nunca aparecieron. Esta paloma fue su fiel compañera".

Luego lo adornan más e incluso dan el nombre del paciente. Khalid Mahmood Qurashi dicen que se llama y que es el presidente de Animal Save Movement Pakistan, una organización para la defensa de los animales cuya web no funciona. Después lanzan mensajes que les inspira la foto y aseguran igualmente que "la enfermera que cuidaba de este abuelo aprovechó la ocasión para capturar el momento en una fotografía que ha conmovido a muchos en redes sociales. La gráfica no necesita explicación, pues habla por sí sola".

No, los que hablan por sí solos son los que se inventan las circunstancias de la foto. Y es que después la página se retracta en el mismo texto y afirma que el enfermo no es Khalid, sino que éste pasaba por allí, "presenció el momento y logró conversar con la enfermera que cuidaba del anciano, que le comentó que "la paloma vino en el día 2 y se sentó en su cama por un rato y se fue. Más tarde se descubrió que solía sentarse en un banco del parque y alimentar a las palomas"".

Lo realmente definitivo de esta 'noticia' es que finalmente confiesan que "se desconoce si esta historia sería totalmente verídica", pero eso no impide que se marquen una moraleja final:

"Estas palomas -solo hay una- seguro estarían preocupadas porque su amigo no había vuelto al parque a visitarlas ni darles comida como solía hacer, por ello, comenzarían a buscarlo hasta dar con él en una habitación de hospital. Al parecer, son tan leales como un perro".

En la cuenta de Flickr de un tal Ιωάννης Πρωτονοτάριος figura la foto como publicada por él y se asegura que fue tomada el 19 de octubre de 2013, y efectivamente está fechada entonces y ya acumulaba reacciones, aunque no se menciona dónde se hizo. Hace 9 años, la instantánea ya suscitaba comentarios similares, pero en inglés:

"Picture goes viral in social media with this story: "The nurse who took this picture said this old patient was admitted to the hospital for 3 days and in these 3 days no member of his family has come to see or take care of him. But a pigeon has been coming for 2 days and sits on his bed for a while and goes away. Later the nurse came to know that this old man used to sit on the bench of a park next to the hospital and throw grains to the pigeons feeding them everyday."

La mayoría de los compartidos de la foto en redes sociales son de 2020, de 2021 o de ahora. Alguien la sacó del trastero y muchos otros se hicieron eco, cada cual a su manera. Lo cierto es que, como decíamos, la imagen lleva en la cuenta de Flickr de un indio residente en Atenas desde hace casi 9 años, así que no puede corresponder a otra versión maravillosa que se da sobre la imagen, que pasa, cómo no, porque el hombre visitado por la paloma estaría enfermo de Covid.

La página mexicana El Sol de la Laguna primero se pregunta si "¿Será real?" esta "historia de la paloma que visita a paciente Covid". Se cuestionan si será real a pesar de que se la inventaron y la publicaron el 2 de octubre de 2020.

"Descubrieron que el hombre alimentaba cada tarde a las aves y ahora ellas lo visitan y apoyan en su lucha contra el Covid".

Qué fantástica conclusión para una noticia falsa que ellos mismos han creado de cero. "Descubrieron", pero no dicen quién lo hizo; ojo que saben que a las palomas las alimentaba este hombre "por la tarde", qué mejor momento; "ahora ellas lo visitan", cuando solo hay una paloma; y lo mejor de todo: las palomas le "apoyan en su lucha contra el Covid". Alucinante. No se puede tener más jeta y mentir más en tan poco espacio.

Otra cosa sorprendente de las historias que se cuentan de esta foto es que, aunque la paloma es asidua a esa cama y va "cada dos días" o cuando se le tercia, no le han hecho más fotos. Es siempre la misma. Además, entra alegremente a un hospital cuando, en España al menos, lo difícil es encontrar un centro hospitalario donde se abran las ventanas y 'admitan palomas'.

No importa, en definitiva, esta imagen ha sido publicada en redes sociales de medio mundo y ninguno de los comentarios que la acompaña aclara nada. La publicación más antigua es de 2013, aunque tampoco mencionan de quién se trata y en qué lugar estaría. Todo sobre esta foto es invención desbordante y además moralizante. Nadie tiene ni idea de dónde sale la foto pero eso no impide que muchos la compartan como ejemplo vital. Y es que esto es como un pinta y colorea: nada mejor que una foto anónima para que cada cual cree su versión y la lance al mundo como algo maravilloso.