La ciencia es la única noticia

¿Qué es la ciencia?

EL JUEGO DE LA CIENCIA // CARLO FRABETTI

* Escritor y matemático

Sin abandonar la temática de las últimas semanas, volvemos a nuestras consabidas "preguntas tontas", pues en los debates más recientes (ver blog) se ha planteado a menudo la necesidad de definir con precisión la naturaleza y el estatuto actual de la ciencia. Aunque etimológicamente el término "ciencia" es sinónimo de conocimiento, pocas veces se usa ya la palabra con esta acepción; la ciencia en el sentido actual del término, inaugurada por Galileo y Newton, se caracteriza, básicamente, por un método y un lenguaje.

El método científico, que no es otra cosa que el método experimental, fue definido con precisión por Bacon y Galileo, y en esencia consta de cuatro pasos: recogida de datos, formulación de una hipótesis a partir de esos datos, comprobación experimental de la hipótesis, ajuste (o refutación) de la hipótesis en función de los resultados de los experimentos. En última instancia, este método es una sistematización de la forma espontánea en que todos aprendemos, tanto los humanos como los demás animales.

En cuanto al lenguaje específico de la ciencia, es el de los números, como ya señalaron Leonardo (poco sospechoso de cientificismo excluyente) y Galileo. "El conocimiento no es firme hasta que no pasa por las demostraciones matemáticas", dijo el primero. "Hay que medir todo lo que es medible y hacer medible lo que no lo es", propugna la consigna fundacional del segundo. Y este "pensamiento cuantitativo" típico de la ciencia, necesariamente expresado de forma numérica (o alfanumérica, para ser más preciso), es lo que ha ido separándola cada vez más de otras formas de conocimiento. Los matemáticos griegos expresaban sus teoremas mediante el lenguaje literal (no olvidemos que ni siquiera poseían un sistema de numeración eficaz: el cero no se inventó hasta el siglo V, y no llegó a Europa hasta el XI), y eso contribuyó a que, en sus orígenes, filosofía y ciencia fueran una misma cosa.

En la actualidad, y sobre todo tras la eclosión de la informática, asistimos a una progresiva matematización del saber (la digitalización misma es una primera forma de matematización), y eso está ampliando el concepto de ciencia, y no solo en un sentido extensivo. Y nos enfrenta a algunas preguntas fascinantes y desazonadoras. ¿Es todo matematizable? ¿Podemos llevar hasta sus últimas consecuencias la consigna galileana y medirlo todo? Y si algo no es medible, ¿a qué se debe? ¿Cuál es el estatuto ontológico, si lo hay, de lo literalmente inconmensurable?

(¿Continuará?)