El artilugio antipaparazzi

XAVI CASINOS/

En un avión rumbo a Lisboa leo una noticia que me divierte: “Inventan un aparato antipaparazzi”, dice el titular. Se trata de un artilugio diseñado por la universidad israelí de Ban Ilán capaz de distorsionar las imágenes digitales que se generen en un radio de influencia alrededor del portador. Y claro, el target del mercado de este inhibidor van a ser los famosos habitualmente acosados por las cámaras de la prensa rosa.

Pues va a ser divertido cuando el aparatejo empiece a distribuirse entre el colectivo este de la compra-venta de exclusivas y fotos robadas. A partir de ahora, la Obregón, Pantoja y compañía podrán eludir a los paparazzi si tienen uno de estos dispositivos y lo activan. Pero lo bueno es que también sabremos cuándo no lo hacen y así se desenmascararán
algunos de esos montajes que llaman falsos posados.

Y otra consecuencia más puede ser el renacimiento en el sector fotográfico del negocio del clásico carrete que después hay que llevar a revelar, pues el inhibidor israelí podrá distorsionar las cámaras digitales, pero no las analógicas. Además, que sea un invento nuevo lo dudo. Seguro que los servicios de contraespionaje hace años que lo utilizan y a lo mejor este es uno que les ha quedado obsoleto a los del Mossad y ahora le dan una salida comercial.

En fin, que el tedio de los aviones provoca que uno acabe reflexionando sobre cosas como esta. Será por el cambio de presión.