Contraparte

Saquemos los tanques (de ideas) a la calle

.

Pablo Carmona (@pblcarmona) , Isidro López (@suma_cero) y Emmanuel Rodríguez (@emmanuelrog)

.

¿Cómo ha conseguido el neoliberalismo ser la "ideología dominante"? ¿Por qué todo lo que normalmente referimos con términos como "libre mercado", individualismo, ventajas de la libre concurrencia, constituyen "nuestro" sentido común? ¿Ha sido el triunfo del neoliberalismo el resultado de una mera "imposición" por la fuerza? Lo cierto es que si hay alguna corriente política contemporánea que ha otorgado una verdadera importancia a las "ideas" esta ha sido el neoliberalismo.

Desde la Mont Pelerin Society —en la que se probaron los célebres von Mises y von Hayek— hasta la mucho más recientes Cato Institute o The Heritage Foundation, neoliberales y neoconservadores han establecido una particular, y exitosa, batalla por el liderazgo intelectual. Durante más de sesenta años, multitud de institutos, fundaciones y centros de estudios —lo que en inglés se llama think tanks— han trabajado por construir una crítica convincente al Estado del bienestar y los lugares comunes del "progresismo", haciendo bascular las políticas y la opinión pública hacia ese universo cultural neocapitalista que todavía hoy sigue siendo preponderante.

Lo curioso es que mientras el ejército intelectual de la nueva derecha iba ganando voluntarios y construyendo nuevo y mejor armamento, la izquierda (al menos aquella con responsabilidad institucional), cada vez más inerme como alternativa ideológica, fue asumiendo buena parte de las ideas que provenían del adversario. Ejemplo de ello, fue la llamada tercera vía de Tony Blair; a la vez, certificado de defunción de la socialdemocracia europea y racionalización del "socialiberalismo", que ya había sido ampliamente practicado sin necesidad de justificaciones por parte de Mitterrand y Felipe González.

Pero incluso hoy, en medio de una crisis económica y política que ha laminado por completo la legitimidad de la globalización neoliberal y de unos regímenes políticos plegados a los dictados de la austeridad, apenas se puede decir que este vacío se esté llenando con nuevas y complejas ideas, lo que propiamente constituiría la renovación de la izquierda. Antes al contrario, parece como si en la rotación del agujero negro que produce la crisis del neoliberalismo, se viera arrastrado lo que todavía queda de la vieja izquierda. Sólo así, se explica que en buena parte de Europa la crisis se esté resolviendo, por una nueva vía tan trágica como real, que recombina la nostalgia de la  protección del Estado nacional con elementos de un nuevo autoritarismo xenófobo. La extrema derecha europea es el resultado del fracaso de la izquierda, también en el terreno de la ideas.

Tampoco en nuestras latitudes, donde el 15M ha conseguido dar una salida democratizante y progresiva a la crisis, la izquierda ha sido capaz de transmitir gran cosa a la llamada "nueva política". Tanto es así, que esta última parece levantarse haciendo tabula rasa de lo que fuera la izquierda, desafortundamente también de aquello que constituyó su principal virtud: la vinculación entre pensamiento y acción, conocimiento y práctica. Así parece que lo estamos viendo estos días, no sólo en la creciente moderación y actitud defensiva de muchos de los "gobiernos del cambio", sino sobre todo en la notable falta de imaginación política e institucional, que podría dar un contenido material y concreto a ese mismo proyecto de "cambio".

Con el propósito de contribuir, aunque sea de forma modesta, a darle la vuelta a esta situación, el próximo sábado los editores de este blog presentamos una nueva iniciativa: el Instituto para la Democracia y el Municipalismo, un think tank puesto al servicio de esta ola democrática. Un espacio en el que, como han hecho desde hace décadas los tanques de ideas neoliberales y neconcoservadores —aunque sea en dirección contraria—, vamos a tratar de intervenir en aquellos debates que consideramos inaplazables, lanzar una nueva batería de propuestas para el ciclo político y mantener una posición crítica y sin concesiones hacia todo aquello que se pueda mejorar.

La presentación del Instituto DM será este sábado a las 11.30 en el Teatro del Barrio (C/ Zurita, 20).

presentacion-01