El desconcierto

El menú de los 35

Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell, es un banquero que dice lo que piensa. Fue el primero que planteó la urgente necesidad de un Podemos de derecha y, rápidamente, el lerrouxista Rivera se convirtió en el centrista Rivera. Hoy, nada más señalar que se necesita cuanto antes un gobierno "favorable a los negocios", el ministerio de Hacienda y el Banco de España hacen públicos los números rojos de nuestra economía que se concretan en un un déficit público desbocado y en una ralentización del crecimiento. Hay que prestar, pues,mucha atención a las palabras de este gramsciano de derechas, tanta al menos como se la presta el coro mediático que hasta ayer entonaba el tout va bien madame la marquise.

Es de agradecer la claridad con la que habla el señor Oliu, nada habitual en el oficio bancario; la rotundidad con la que describe el próximo menú del IBEX, que nos será servido a los españoles por los camareros políticos de este conjunto de 35 empresas españolas. De los datos publicados, se desprenden unos recortes brutales que los economistas de cámara, los únicos que se expresan en los medios de comunicación, explicarán desde una supuesta visión exclusivamente profesional. Como alardean de demócratas, dan a los ciudadanos la posibilidad de elegir entre dos primeros platos, dos segundos y dos postres. Subida del IVA o incremento del IRPF, reajuste en sanidad o educación, y reducción del subsidio del paro o bien de las pensiones.

No había terminado de anunciar el ministro Montoro y el gobernador Linde los datos de Hacienda, junto con los del Banco de España, y ya el ciudadano Garicano con el socialista Sevilla se ponían en  posición de firmes, anunciando  el reajuste a la baja de lo previsto en el pacto de Rivera con Sánchez y sin pensar un segundo en la posibilidad de incrementar los ingresos del Estado. Desde Bruselas, además, los comisarios de Merkel aprovechaban para proponer nuevas vueltas de tuerca a la pauperada sociedad española, sin que desde el PSOE o Ciudadanos ninguna voz plantease la renegociación de una deuda impagable, que ni siquiera ha sido auditada, o la flexibilización de su pago sin ningún recargo de nuevos recortes.

Visto lo visto, no queda más que formar ese gobierno de los negocios que exige "cuanto antes" el señor Oliu. Mientras Rivera agota sus nulas posibilidades de colocar a Sánchez en la Moncloa, se trabaja en ese gobierno de gran coalición tan necesario para, como escriben sus publicistas, atenuar las graves tensiones sociales que va a provocar el trágala de ese menú del IBEX. Hasta las elecciones le han permitido al PSOE jugar con Ciudadanos; después del cierre de las urnas del 26 de junio, el PSOE aparecerá de la mano con el PP. La cuenta de resultados de la pareja Rivera-Sánchez no ha encontrado más aliado a sumar que un solo diputado canario. Se acabó el desfile de modelos de la temporada. En la próxima legislatura, la tendencia pret à porter propone un conjunto de gran coalición.

El problema, sin embargo, es que  los ciudadanos  están fatigados, llevan ocho años con un rancho infumable que ya no se sirve ni en los cuarteles aunque, probablemente, sí se sirva en muchas cárceles. La ausencia de una consulta a los ciudadanos sobre este menú del IBEX, ha sido cubierta muy hábilmente por la propuesta de Podemos al convocar un referéndum a sus casi 400.000 militantes para que se pronuncien sobre si hay que abstenerse o votar en contra de los cocineros  Rivera-Sánchez. Este claro ejercicio del derecho a decidir debería aplicarse también a toda la sociedad. Si se hubiera consultado  la vergonzosa reforma del 135 de la Constitución, por ejemplo, no sería hoy una obligación constitucional prioritaria el pago de la deuda.

El referéndum interno de Podemos, además, va a desmentir al equipo mediático del IBEX empeñado en la tesis de que existen dos Podemos. Es lógico su intento de reconvertir a esta fuerza en un PSOE bis que gradualmente sustituya a un PSOE apoltronado, sin recambio generacional competitivo con el staff  juvenil que acompaña a Iglesias.  Pero es mucho más un deseo que una realidad creer que los dirigentes morados pueden ser encauzados en la burocracia, a juzgar por el debate orgánico-político que protagonizan justo en el momento más inoportuno. El handicap del señor Oliu y adláteres es que su menú lleva a la rebelión social, política y electoral de los comensales sin que la vieja clase político-periodística pueda impedirla.