El desconcierto

El lobby socialciudadano de Sánchez

Tras la reunión del  miércoles, en la que Sánchez e Iglesias acordaron retomar la negociación, podría parecer inminente la formación de un gobierno de progreso en los próximos días. Pero, sin embargo, no es seguro que la Moncloa esté más próxima para las fuerzas del cambio. Pese a las importantes concesiones hechas por parte del líder de Podemos, que dejan sin coartada alguna al líder del PSOE para no formar gobierno, el candidato socialista no parece tenerlo claro, y continúa con su objetivo de combinar a socialciudadanos, partidarios de integrar a Albert Rivera, con socialdemócratas, partidarios de excluirle. Volvemos a tener, una vez más, el mismo dilema. Estamos ante la presión del lobby socialciudadano de Sánchez.

Esta presión reproduce la existente en Ferraz. Desde enero, los socialciudadanos del PSOE, con Susana Díaz al frente, vetaron el programa común que los socialdemócratas del PSOE buscaban firmar con Podemos. Ese es el trasfondo de la actitud ambigua de Pedro Sánchez. Lógico por cuanto, si se suman los 40 diputados de Rivera con los 22 de la lideresa socialista andaluza ,disponen de una capacidad de veto en cualquier investidura o acuerdo programático. Este sumando determina la danza incoherente de un Sánchez que ya sufrió en pleno invierno lo que no desea volver a padecer en primavera. El  grave problema del candidato socialista no se encuentra enfrente, sino dentro de su propio partido.

Es, precisamente, en función de esos 62 diputados, que Sánchez no considera viable los 161  que Iglesias apunta como suficientes para un gobierno de progreso; y por esa razón, propone los 199 diputados que, claro está, incluirían a aquellos que se sientan en los escaños naranjas. Dada la correlación de fuerzas internas del PSOE, es comprensible que actúe así; no lo es tanto desde un proyecto de cambio, ya que al reconocerse la potestad de veto de los socialciudadanos, ese acuerdo tripartito cojearía del pie derecho en claro perjuicio de los socialdemócratas sobre todo en política social, fiscal y presupuestaria.

La negociación entre PSOE, Podemos y Ciudadanos, si llega a iniciarse, va a ser muy complicada. Hasta el punto de que el propio Pablo Iglesias ha decidido encabezar su delegación hasta ahora dirigida por Errejón. Señal clara de la buena disposición morada es el paquete de cesiones que ha hecho- máxime teniendo en cuenta que sólo separan unos trescientos mil votos a Podemos del PSOE- en aras de ayudar a Sánchez a superar  la presión de ese lobby socialciudadano para entrar en la Moncloa junto con todas las fuerzas de progreso. Es evidente a todas luces que si el candidato socialista insiste en la presencia de Ciudadano sería justo que plantease a Rivera la abstención de Ciudadano  porque de esos 199 diputados de las tres formaciones solo 40 serían de derecha.

Para mayor complicación, conviene recordar que tampoco Rivera es autónomo de los grupos de presión que durante tres meses han disparado a diestro y siniestro contra el pacto PSOE-Podemos. Si a lo largo de estos últimos cien días se han mantenido impasibles, firme el ademán, en su actitud de obstrucción de un gobierno de progreso encabezado por Sánchez, no van a cambiar su política justo ahora, en esta última semana. Peor aún, la van a intensificar. Y lo necesitan hacer porque la maniobra de Pablo Iglesias, cediendo hábilmente en la negociación, rompe toda la estrategia de responsabilizar a Podemos de la imposibilidad del pacto y de la previsible convocatoria de nuevas elecciones generales.

Más allá del buen ambiente  entre ambos líderes, en la reunión, sustancialmente nada ha cambiado, pese a la generosidad política de Podemos con el PSOE. Es impensable que Rivera apoye un gobierno de cambio, es imposible que Podemos ceda más de lo cedido en este encuentro, y también es improbable que el líder socialista se libre del fuego amigo. Si  hoy Sánchez se encuentra  en este callejón sin más salida que las urnas, obedece precisamente a que no acaba de decidirse entre socialdemócratas y socialciudadanos.  Esta indecisión es la que explica el temor a gobernar desde, por y para el cambio. Paradójicamente, nunca como hoy el PSOE ha logrado reunir el apoyo de todas las fuerzas progresistas y, sin embargo, se niega a entrar en la Moncloa si no tiene el apoyo de la fuerza de derecha que es Ciudadanos.