Sombreros de colores

25 de marzo, Andalucía es salud, pero ¿cómo suena la música?

Las elecciones de un 25 de marzo de 2012 marcarán seguramente la historia de Andalucía. Si miramos las campañas y vemos los mensajes, la tendencia se escora hacia un lado: ataque frente a defensa, palabra mágica frente a palabra menos mágica, …… ¿Pero cuál va a ser el resultado? ¿Y la política a seguir? 

Y Andalucía que es salud (para todos los candidatos sin excepción) se juega en este tema, uno de los elementos básicos de cara al futuro.

¿Qué dicen los partidos políticos de la SANIDAD ANDALUZA que quieren para los próximos 4 años?: la letra en algunas cosas no parece muy diferente (excepto las críticas a determinadas actuaciones), aunque no en todas. ¿Y la MÚSICA?

PSOE (María Jesús Montero) : La sostenibilidad del SAS existe y "trabajamos en una sanidad sostenible y eficiente, "defendemos lo público", "somos contrarios a todas aquellas medidas que impliquen un copago sanitario y que hagan peligrar la equidad del SNS, generen desigualdades y pongan en peligro el Estado del Bienestar". En este sentido, señala María Jesús Montero, actual consejera de salud que "estudios realizados en los países de nuestro entorno, que incluyen el copago como medida, han demostrado que no es un elemento disuasorio ante el mal uso de los recursos". A su juicio, sí representa una barrera asistencial. Para garantizar la sostenibilidad del modelo sanitario, "propone políticas de eficiencia del gasto farmacéutico, plataformas provinciales de contratación administrativa, un modelo de alta resolución, la desburocratización de primaria y la receta electrónica".

 

En materia de financiación, ha afirmado que "hay que realizar otras fórmulas que permitan que los ingresos adicionales que obtengan el Estado y las comunidades autónomas vayan de forma finalista a financiar la sanidad". Con respecto a los profesionales, "son el pilar del sistema sanitario público y continuaremos avanzando en una senda de capacitación y formación".También ha solicitado un mayor peso de la enfermería: "Esto abriría la ventana hacia el abordaje de los pacientes más allá del modelo lineal de la atención a procesos agudos". Montero asume que "es el momento de los cuidados porque la sociedad demanda bienestar y calidad de vida. Es necesario un acercamiento a las personas con enfermedades crónicas o en situación de dependencia". Según dice, el desafío que hay que afrontar no es el de la enfermedad crónica, "sino el de la cronicidad como concepto más amplio".

Además plantea que  "la salud debe estar integrada en todas las políticas. Hemos dado un primer paso con la aprobación de la Ley de Salud Pública, con un carácter vanguardista y transversal, que nace con la perspectiva de cubrir las necesidades a veinte años vista". La salud pública "pasará de un papel reactivo (de respuesta a la enfermedad) a uno proactivo (de anticipación, promoción y mejora del bienestar)".Una de las claves de este modelo es extender el principio de precaución a todas las intervenciones públicas: "Esto exige que todas las estrategias, planes, obras, actividades, que emanen de las administraciones públicas o de la iniciativa privada, tendrán que someterse a la evaluación del impacto en salud".

Entre los objetivos para los próximos años ha citado "elaborar más estrategias para un abordaje integral de las patologías; completar la red de centros de atención temprana; extender el programa de atención bucodental a los 18 años, e incrementar los recursos y dotación de la atención primaria". Finalmente, ha anunciado que "se tramitará la Ley de Sostenibilidad Sanitaria".

 PP (Ana Corredera): En Andalucía hay un clima que "no es nada favorable a los profesionales y que hace que muchos de ellos opten por emigrar a otras comunidades u otros países". Ha resaltado que la comunidad andaluza es "la única que contempla la carrera reversible, por lo que ya se ha producido algún caso de descensos de nivel". Ha destacado "la precariedad en las contrataciones, la excesiva politización, con 4.200 cargos de libre designación, y los nombramientos irregulares de los directores de unidades de gestión clínica". También ha hablado de una periódica degradación de salario e imagen profesional en Andalucía: "Los médicos andaluces son los que menos cobran por hora de guardia en la primaria de toda España". Quiere "conceder a los profesionales el protagonismo que se les ha negado estos últimos años, apostando por la profesionalización en la gestión y en la asistencia, con transparencia en las competencias profesionales y en la igualdad de oportunidades, despolitizando la sanidad y con un nuevo sistema de retribuciones".

Ha añadido, las urgencias están masificadas y en situación de caos. Potenciar la primaria también está entre sus planes, además de "reforzar las urgencias extra hospitalarias y crear una adecuada red de centros de alta resolución de especialidades". Ha dicho que "el maquillaje de las listas de espera en Andalucía ha sido uno de los mayores escándalos en esta legislatura. Queremos hacer una apuesta por la transparencia, y lo primero que haremos será una auditoría de las listas de espera, tanto quirúrgicas como diagnósticas, para conocer cuál es la situación real". La idea es establecer por ley una reducción de los tiempos máximos de espera, especialmente para aquellas patologías más graves.

Se ha mostrado preocupada "ante la situación económica y la deuda que pueda tener el SAS". Ha denunciado, "la consejera de Salud sólo reconoce una deuda de 550 millones de euros, pero los proveedores dicen que esa deuda es mucho mayor". Corredera ha apuntado que el pasado mes de enero Farmaindustria decía que el SAS le debe 1.523,7 millones de euros y Fenin, que su deuda es de 1.284 millones de euros: "Los números no cuadran". Como "somos conscientes de la responsabilidad que supone garantizar la sostenibilidad, nos comprometemos a no reducir ni un euro el presupuesto destinado a sanidad". Su consejo es que "la sostenibilidad se garantiza con eficacia y eficiencia, y priorizando. La solución no son los recortes ni el copago, sino gastar mejor los recursos que tenemos". Quiere "una sanidad pública, gratuita y universal. Los profesionales son los protagonistas pero los ciudadanos son el eje del sistema".

Pero si no hay mayorías absolutas, se plantea la posibilidad de un gobierno PSOE-IU, aunque en sanidad el discurso de IU es algo divergente al del PSOE.

IU (Diego Valderas): En Andalucía "se han puesto en marcha estrategias privatizadoras que van deteriorando la calidad asistencial, caminando hacia modelos que han fracasado allí donde se implantaron". Critica las externalizaciones, las subcontratas a empresas privadas (en todos los grandes hospitales de Andalucía), los conciertos sanitarios (tanto procedimientos diagnósticos como terapéuticos) y la puesta en marcha "de nuevas formas de gestión mixta público-privadas que menoscaban la calidad y la atención sociosanitaria". En concreto, pide "suprimir las unidades de Gestión Clínicas del SAS" y sustituirlas por otro modelo de unidades asistenciales "que se alejen de la mercantilización, del modelo de gestión empresarial, de la privatización encubierta y de la desregularización de los derechos laborales". Pretende "derogar todas aquellas leyes que introducen el ánimo de lucro y abren las puertas a la mercantilización de la sanidad y suprimir las nuevas fórmulas jurídicas de gestión e incorporación al sistema público". A su juicio, la sanidad andaluza sufre una serie de carencias que menoscaban la calidad, "como el déficit de personal sanitario (que se agudiza más en las urgencias y en los centros rurales) y el adelgazamiento de las plantillas". El paciente "pasa a ser considerado cliente y hay un déficit en la atención social, en la prevención y promoción de la salud, así como en la investigación". Especifica que "queremos más calidad, con más profesionales, con mejores centros de salud y con una ampliación de especialidades a todos los niveles sanitarios que acerque la sanidad al usuario". Potenciar la sanidad preventiva y la educación en salud son otras de sus prioridades. El objetivo es mejorar la primaria como pilar fundamental del sistema andaluz: "Está perdiendo su papel dinamizador y como puerta de entrada al sistema sanitario". También pide desarrollar "una red adecuada de hospitales comarcales para garantizar la igualdad en la asistencia dentro de Andalucía, descentralizando la atención especializada".

Ha propuesto, además, fomentar la investigación biosanitaria "con criterios de interés general y financiación pública suficiente, evitando la influencia determinante de la industria farmacéutica privada sobre qué y cómo se investiga". Considera "irrenunciable garantizar el derecho constitucional de la ciudadanía a la protección de la salud, sin discriminación de ningún tipo y sujeto a la condición de ciudadanía". Y no sólo en la vertiente reparadora o curativa, sino también en las acciones de prevención y promoción de salud: "Es vital la promoción de hábitos de vida saludable en un entorno medioambiental adecuado".

¿Y si entra UPyD (José María Gutiérrez Megías)?: La devolución al Estado de las competencias en Sanidad, según los responsables de UPyD, "no es tanto por una cuestión económica como de derechos", que asegure que los servicios se apliquen en todo el Estado sin discriminaciones, con una carta única de servicios y una única tarjeta sanitaria; que no haya dificultades en financiar terapias caras (como quimio o inmunosupresores), que no obligue a los pacientes a desplazarse a su comunidad de origen para proveerse de medicamentos, que haya una única historia y expresada en castellano y que haya un único programa de vacunaciones. "No obstante, qué duda cabe que también tiene repercusiones económicas al centralizarse las compras y poder trabajar con precios más.

 

Y ¿Qué dice el PA (Isabel Barriga)? "La sanidad pública está siendo atacada por la privada, por lo que el papel de Andalucía es garantizar a los ciudadanos el servicio público a un justiprecio", haciendo hincapié en que "el superávit económico es un concepto que maneja y pertenece al ámbito de la medicina privada. Desde la sanidad pública nuestro objetivo es dar más salud sin recortes, optimizando los recursos y haciendo que nuestros profesionales trabajen con la mayor excelencia posible y con evidencia científica. Se comprometen "a que no existan recortes en sanidad porque no es cuestión de gestionar estas áreas del Estado de Bienestar de una forma privada; se trata de consolidar y no perder derechos".

Por último ¿Y si entra EQUO (Manuel Machuca)? El copago no es una medida para paliar la situación de la sanidad andaluza porque introduce una "perniciosa teoría de que el paciente es el culpable del gasto" Defiende que "un  sistema sanitario como el nuestro, que se financia con impuestos, tiene en el IRPF una forma solidaria de financiación". Propugna en su programa electoral por "la creación de un modelo basado en la financiación selectiva de tecnologías sanitarias, y entre ellas los medicamentos que hayan demostrado su coste-efectividad, así como una apuesta decidida por la atención primaria"."Los países que optan por la AP tienen una sanidad más eficiente y económica, puesto que la reducción de costes no mejora la eficiencia del sistema sanitario; al contrario, es la mejora de la eficiencia la que sí disminuye los costes".