Corazón de Olivetti

Criminalizar a Podemos, jaque al PSOE

A Esperanza Aguirre puede que le haya faltado la medicación esta semana, pero a pesar de las apariencias no se ha vuelto loca. Frente al discreto pero imprevisto resurgir de Podemos, en las elecciones del 24-M y a pesar de las encuestas, ha ensayado la criminalización de dicha formación política para impedir que nadie que no sea de izquierdas vuelva a votarle.

En ese discurso no se encuentra sola, sino que le han escoltado otros destacados militantes del Partido Popular –entre quienes se encuentran el inefable ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, que pretende amordazarnos, y la ex ministra de Exteriores Ana de Palacio, que vivió un idilio diplomático con Colin Powell entre la guerra del Perejil y la invasión de Irak--. Sucesivamente se ha comparado a la formación de Pablo Iglesias con el Partido Nazi, el Estado Islámico o todos los demonios del terror contemporáneo. Quizá porque no sólo se trate de crear una suerte de cordón cavernario contra dicho partido, sino que supone un claro jaque al PSOE de Pedro Sánchez, para impedir que llegue a pactar con las nuevas siglas y apee al PP ahora de los ayuntamientos y quizá, en el futuro inmediato, de La Moncloa.

La noche de los cuchillos largos no son, por ahora, libros que arden sino papel deglutido por la trituradora de las corporaciones perdidas, una hoguera vikinga contra los posibles pufos del ilustre pasado de las impunes mayorías absolutas. Resulta llamativo, por otra parte, que en la democrática manifestación de Madrid contra los bolivarianos de color morado, los paladines de las libertades la emprendieran a golpes contra dos periodistas.

Tanto Aguirre como sus secuaces saben que si no han logrado disuadir a los votantes de Podemos ni con la chapuza de la supuesta financiación a través de la empresa fantasma de Juan Carlos Monedero, poco podrán hacer con sus tenaces seguidores Otra cosa distinta son los socialistas, más debilitados, a quienes intenta poner en un brete para evitar que pacten con el diablo so pena de la hoguera que parece aguardar a los socialdemócratas que no respetan la hoja de ruta del neoliberalismo al uso.

No es la primera vez que la reacción intenta descalificar a Podemos asociando a sus líderes con una violencia terrorista que no han practicado y ni siquiera alentado en el plano ideológico o en el calor de sus discursos. Ya en su día intentaron desacreditar a Iglesias por el hecho de que su padre fuera militante del Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico (FRAP), aunque no se viera envuelto en los delitos de sangre que se atribuyeron a dicho grupo. De aquellos tiempos, por cierto, proviene la relación de su progenitor con José Bono, quien lo defendió ante el Tribunal de Orden Público, a pesar de que el ex presidente de Castilla La Mancha no sea precisamente el mejor ejemplo de pistolerismo político que la derechona pudiera buscar para urdir tan grotesca caricatura sangrienta.

A la imagen de Podemos no ayudó, desde luego, el hecho de que algunos presos adscritos a la organización terrorista ETA les equipararan con su mismo horizonte utópico, al manifestar que eran de los suyos. Españoles, si, pero de los suyos, porque luchaban contra el mismo Estado opresor. Flaco favor el del mundo abertzale para con estos jóvenes indignados. Sin embargo, tampoco ha llegado a funcionar la estrategia conservadora de etiquetar a Podemos como un nuevo Bildu. Sin una nueve milímetros en la nuca ni unos asesinos con capucha a sus espaldas, difícilmente iba a darle resultado la estrategia que tan buenos logros cosechó en otros tiempos de la historia reciente española.

En el discurso de Jorge Fernández Díaz contra Ada Colau, alentaba el viejo estribillo de "que viene el lobo", augurado el apocalipsis si la líder antidesahucios se hacía con la alcaldía de Barcelona. Ese miedo a esa nueva izquierda a la que se tacha de radical, ¿no resulta visiblemente antipatriótico? Las portadas de los salmones internacionales encendieron sus alarmas ante estas supuestas horas rojas que pudieran mustiar los aparentemente vistosos brotes verdes de la economía española. ¿A quién beneficia esa alarma o es que acaso no es tan sincero ese deseo del PP del bien común y sólo buscan que las cosas vayan bien sin son ellos o sus socios quienes pilotan la nave?

En la cruzada contradictoria de Esperanza Aguirre contra Manuela Carmena, centró sus críticas en que la jueza jubilada ponía en cuestión el sistema democrático occidental. ¿Será la líder de Ahora Madrid una célula durmiente del antiguo KGB, una muyaidín de Al Qaeda del Magreb Islámico? Quizá los tres mil marines que van a llegar a Morón no sirvan tanto para combatir a las franquicias islamistas en Africa como a los propios rebeldes europeos, como los que hoy mismo se manifiestan en Rota, hartos de que el sagrado dogma de la austeridad no le incumba a la militarización creciente de nuestro territorio.

A juicio de Aguirre, Carmena se sitúa al margen del sistema porque quiere reformar la Constitución. Mucho me temo que, en esa misma trinchera nos encontramos miles de españoles que nada tenemos que ver con Podemos. Y que, en el fondo, pensamos que esta Constitución no puede reformarse porque los blindajes internos que propiciaron posteriormente el bipartidismo impedirán un grado de consenso suficiente para que ello sea posible sin tener que derogarla y abrir ex novo un proceso constituyente.

¿O es que, de seguir el discurso de Esperanza Aguirre, el sistema es ella y los suyos? Lo que tal vez teman muchos próceres salientes es que, fuera de sus despachos, no puedan controlar las pruebas de pequeñas o grandes fechorías o no sea ya factible alguno de los negocios inmobiliarios que acariciaban a partir de esa rara alquimia que ha venido consistiendo en convertir los equipamientos públicos en lucrativos pelotazos privados.

De seguir en esa línea, como bien supo intuir Pablo Iglesias, los liberalconservadores conseguirán que Podemos gobierne esta nación de naciones en la que el Tribunal Constitucional, a la luz de la sentencia sobre la ley antidesahucios de Andalucía, se empeña en recentralizar el presunto libertinaje de las autonomías. Claro que para ello, a los jóvenes emergentes, como priemra, segunda o tercera fuerza política, les hará falta el PSOE, quien tal vez se sentiría más cómodo encontrando espacios de acuerdo con Ciudadanos. Los socialistas ya saben que Podemos no va a apoyarles en los gobiernos que lideren y que, en cambio, reclaman el apoyo de los socialdemócratas, para constituir sus propios gobiernos municipales o autonómicos. En esa situación insólita, Pedro Sánchez y los suyos pueden hundirse definitivamente, o resucitar de una vez por todas, para un nuevo periodo de la compleja historia de un partido y de un país. En tiempos tan bipolares como los que corren, adoptar una decisión o la contraria, dado que no habrá primarias en su partido, puede convertirle en un estadista o un chiste malo en la barra  de los bares.

Quien no parece tener salvación inmediata es el Partido Popular. Y no sólo porque Groucho Marx parezca haber entrado en la FAES para escribirle las arengas a Esperanza Aguirre. El peor enemigo del PP no es Podemos ni es el PSOE. Se llama, hoy por hoy, Mariano Rajoy y, a estas alturas de la película, ya no tiene remedio. Frente a la defensa siciliana de Podemos y el jaque de los socialistas, él sólo acierta a enrocarse en la tele de plasma o anunciar el sacrificio de unos cuantos peones, apenas a unos meses de la partida final. Lo más a lo que pueda aspirar es que el desenlace de las próximas generales quede en tablas.