Opinion · Otras miradas

Plan V: Por un Madrid Más Verde

Héctor Tejero

Investigador en el CNIO y número 5 en la lista de Más Madrid a la Comunidad de Madrid

Mucha gente me está preguntando por qué he decidido presentarme a estas elecciones. Yo soy investigador contra el cáncer en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, o lo era hasta hace unos 15 días. Sinceramente, estaba muy contento en mi trabajo, haciendo lo que siempre había querido desde niño y en el que por fin me habían hecho indefinido, algo que no es fácil en ciencia últimamente. Pero también llevo participando mucho tiempo en movimientos sociales en Madrid y, en los últimos años, sobre todo en un colectivo ecologista y contra el cambio climático llamado Contra El Diluvio. Y cuando uno se pasa varios años leyendo casi a diario las consecuencias que está teniendo y va a tener el cambio climático, además de desarrollar una especie de ansiedad continua, se da cuenta de que a veces hay que dar un paso adelante y tomar decisiones que no siempre son fáciles. Así que cuando Íñigo Errejón me planteó la posibilidad de formar parte de la candidatura de Más Madrid para ganar la Comunidad con un proyecto político que pone en el centro una transición ecológica justa y la lucha contra el cambio climático la verdad es que no pude decir que no.

Porque el cambio climático es, sin duda alguna, la gran amenaza a la que nos vamos a enfrentar en las próximas décadas. Ya lo estamos sufriendo. No es normal que los años más calurosos del último siglo y medio hayan sido 2018, 2017, 2016 y 2015. Los incendios que asolaron Galicia hace dos años o mataron a casi 100 personas en Grecia el verano pasado no son normales. No es normal que los veranos sean tres semanas más largos que hace 30 años, que tengamos cada vez olas de calor o que el año pasado alcanzásemos la temperatura más alta registrada hasta la fecha, 47.3 grados en Córdoba. No es normal el solecito y poder ir en manga corta en enero o febrero y, de hecho, tenemos que dejar de llamarlo buen tiempo porque es un síntoma de que algo va mal, muy mal. Tampoco es normal que no llueva durante semanas y luego llueva todo de golpe, destruyendo las cosechas y arruinando a los agricultores. Todo esto no es normal, pero lo va a ser y va a ir a peor si no hacemos algo, y si no lo hacemos pronto.

El cambio climático no es una cosa de ecologistas, es algo que nos afecta a todos y a todas, porque va a cambiarlo todo: va a cambiar cómo nos movemos, cómo y qué producimos, cómo y qué consumimos, dónde vivimos, a qué aspiramos y qué deseamos. Hasta hace poco muchos decían que esto de la ecología, de lo verde, eran problemas de clase media, de pijos, algunos aún lo dicen. Pues es mentira. No se dan cuenta de que las consecuencias de la crisis ecológica y de la contaminación las van a sufrir primero y ante todo los más vulnerables, los más humildes: en Madrid, en España y en todo el mundo. El cambio climático lo cambiará todo. Lo que está en juego es qué cambios se van a producir, a quién van a beneficiar y a quién van a perjudicar. Si sus consecuencias van a enriquecer a unos pocos y a hacer que nuestras sociedades sean más desiguales, más injustas y menos democráticas o si, por el contrario, vamos a afrontarlo como una oportunidad para modernizar nuestra economía, para beneficiar a los más humildes, para crear empleos verdes de buena calidad, para que nuestras sociedades sean más dignas, más justas, más habitables para todos y para todas. Esta es la encrucijada en la que nos encontramos hoy aquí, en Madrid, en mayo de 2019.

Pero hay otra cosa que está empezando a cambiar además del clima: la gente. Por primera vez en mucho tiempo estamos viendo cómo las movilizaciones contra el cambio climático empiezan a ser cada vez más masivas. Y esto es por fin una buena noticia porque es completamente necesario que la ciudadanía se movilice y exija su derecho a un futuro mejor en un planeta habitable. Un camino que, siguiendo el ejemplo de la activista sueca Greta Thunberg, marcan los jóvenes y estudiantes de toda europa que volverán a manifestarse este 24 de mayo en todo el mundo, pero que necesita la implicación de toda la ciudadanía, jóvenes y mayores. Fueron también las movilizaciones del Sunrise Movement en Estados Unidos las que hicieron algo que hace pocos años era impensable, poner el cambio climático en el centro de la agenda política estadounidense. Y gracias al carisma de Alexandria Ocasio-Cortez por fin una tenemos un proyecto político popular y democrático con el que enfrentarnos al cambio climático y la crisis ecológica: el Green New Deal.

Pero Más Madrid también queríamos nuestro propio Green New Deal. Por eso hemos desarrollado el Plan V: un Green New Deal de aquí de Madrid. Porque sí, movilizarse es imprescindible pero no es suficiente, es necesario que las instituciones se mojen y empiecen a tomar medidas valientes. El Plan V es una propuesta para luchar contra el cambio climático y cumplir con nuestros compromisos internacionales modernizando nuestra región, creando empleos verdes, creando una malla de transporte público integrada y sostenible, aumentando la producción de energía renovable, reduciendo el consumo energético de nuestros hogares, reduciendo los residuos que producimos y cambiando el modelo de reciclaje a uno que ponga a las personas por delante de las empresas. Necesitamos que Madrid se convierta en una región líder en innovación e I+D en tecnologías verdes, pero también que sea una región más amable con sus habitantes, donde se coman más productos de cercanía, donde se protejan y cuiden los espacios naturales imprescindibles para una vida plena, que potencie lo pequeño y lo cercano, todo lo bueno de Madrid.

El Plan V es un proyecto integral para Madrid, y para presentarlo hemos tomado como metáfora una de las claves para que Madrid sea más verde y sostenible: el Metro, maltratado durante años por el desgobierno del PP. Hemos identificado 6 ejes principales para transformar nuestra región en un sentido más sostenible, seis líneas que nos pueden llevar a un futuro más justo, más libre y más verde:

  • Movilidad sostenible: El transporte es uno de los sectores que más contribuyen al cambio climático y a la contaminación en la comunidad de Madrid. Necesitamos fomentar más el transporte público y reducir paulatinamente el uso del vehículo privado en las ciudades, a través de la peatonalización, el uso de la bicicleta o el coches compartido.
  • Energía: La transición energética es una de las grandes tareas de nuestro tiempo. La Comunidad de Madrid debe encaminarse hacia una matriz energética totalmente descarbonizada en el año 2050. Necesitamos una Ley de Cambio Climático, que fije presupuestos de carbono, que permita reducir las emisiones un 50% en 2030 y que nos lleve a emisiones nulas en 2050.
  • Buen vivir: A partir de cierto nivel material, consumir más y tener más cosas no nos hace más felices. Tenemos que asegurar una vida digna para para todos las madrileñas, defendiendo servicios públicos de calidad, creando empleo y generando nuevas formas de renta no ligadas al trabajo pero también necesitamos cultura sostenible y cercana, más tiempo para estar con los nuestros, aire limpio y comida sana. Más salud.
  • Economía circular: Desde el 9 de mayo Europa está en números rojos con el planeta. En 5 meses ya hemos consumido lo que podemos producir en un año. Esto es insostenible: Consumimos demasiados recursos. Tenemos que ahorrar energía y materiales y eso pasa, también, por fomentar una economía circular que cada vez produzca menos residuos, que reutilice más y que recicle.
  • Empleo: la transición ecológica va a ser el yacimiento laboral del futuro. En renovables, en rehabilitación de edificios, en economía circular, en agroecología, en cuidados. La transición ecológica va a crear mucho empleo y es necesario que logremos acuerdos con los sindicatos para que sean empleos de buena calidad y para todas las cualificaciones.
  • Cinturón verde: Durante mucho tiempo el sur de Madrid fue un cinturón rojo donde vivían trabajadores orgullosos en Vallekas, en Carabanchel, en Móstoles, en Getafe que defendieron sus derechos y nos dejaron una Madrid y una España mejor. Hoy el orgullo sigue, pero las fábricas se han ido. Madrid tiene una deuda con el sur. Se lo he escuchado decir muchas veces esta campaña a Gabriel Ortega, candidato de Más Madrid-Ganar Móstoles a la alcaldía de Móstoles. Más Madrid somos la primera candidatura que tenemos un proyecto explícitamente centrado en la región del Sur de Madrid. El Plan V quiere poner el sur de Madrid en el centro de la transición ecológica y lograr con ello reequilibrar nuestra región.

Todas las encuestas muestran que el 26 de mayo en Madrid ciudad y en la Comunidad estamos en empate técnico. Revalidar la alcaldía de Madrid y que un gobierno progresista, decente y verde en la Comunidad de Madrid la acompañe en vez de ponerle zancadillas es una posibilidad al alcance de la mano. De aquí al 26 de Mayo vamos a necesitaros a todos y a todas, vamos a necesitar que deis la turra a la gente consiguiendo votos, y el día 26 vamos a necesitar que déis la cara siendo apoderados e interventores de Más Madrid porque Madrid va a necesitar cada voto. Madrid necesita que cada voto sea una voto para frenar el cambio climático, que cada votos sea un voto por una transición ecológica justa y un voto por un futuro mejor para nosotros y para nuestras hijas, porque ha llegado el momento de tomar medidas ambiciosas y valientes, medidas que funcionan y que ayuden a mejorar nuestro medio ambiente, que contribuyan a frenar el cambio climático y que, además, mejoren la vida de los madrileños y las madrileñas. Medidas como quiere ser el Plan V o como ya es Madrid Central. Medidas que nos permitan a los madrileños ir más chulos y más orgullosos por la vida porque tenemos una ciudad y una Comunidad que pone por encima de todo la salud de las personas.