Otras miradas

El PSOE nos está haciendo un “Hollande”

Javier Mestre

Javier Mestre

Es su especialidad. Me llegan a la memoria reminiscencias de aquel "OTAN, de entrada NO" con el que Felipe González nos llevó al huerto de la geopolítica estadounidense hace treinta años. Pedro Sánchez, en la última sesión de control al Gobierno, les decía a los de Rajoy que "están privatizando los derechos de las personas", y exigía el blindaje de los servicios esenciales... con una retórica que lleva tiempo tomando prestada y que ha impregnado por completo la reciente campaña electoral, cuyo lema principal era "Gobernar para la mayoría" y en la que han repetido hasta la saciedad eso del "cambio" frente al "recambio". El PSOE se ha puesto el traje de abanderado de mareas e indignados, con la pretensión de cerrar el círculo reivindicando una tradición socialdemócrata que, en la práctica, abandonaron hace ya muchos años, y dándose un barniz de cambio "tranquilo" destinado al espectro político centrista de las clases medias que combinan tan fácilmente el resquemor de la culpa con todo tipo de temores.

Un "Hollande" es una maniobra política tomada de la estrategia del cuco, ese pájaro que deposita a sus crías en los nidos de otras aves para que se las críen gratis. Consiste en fagocitar, desde una posición de poder en el tablero político, el discurso de los rivales que crecen porque representan la indignación ciudadana ante una "crisis" que se ve claro que se ha convertido en el shock que necesitaban los grandes poderes económicos para aplicarnos sin anestesia su terapia. En enero de 2012, ya en precampaña para las presidenciales, François Hollande, en el mitin que dio en Le Bourget ante diez mil simpatizantes entusiasmados, dio caña a los poderes financieros, prometió recuperar funcionarios y potenciar el Estado frente a los más ricos y las grandes empresas, habló de gobernar para la gente  y de lucha sin cuartel contra la corrupción. En adelante, Hollande sería invocado por toda Europa como la gran esperanza socialdemócrata, el presidente que detendría la hoja de ruta neoliberal que está destruyendo la cohesión social en Europa. Ganó las elecciones con los votos, entre otros, de quienes habían apoyado en primera vuelta a Jean-Luc Mélenchon, de cuyo ímpetu argumentativo había robado Hollande la espina dorsal de su discurso de campaña.

Del mismo modo que la familia aviar parasitada descubre ya demasiado tarde que la cría de cuco se ha deshecho de sus rivales para engordar hasta el doble de su tamaño, los franceses castigaron con impotencia la impostura de Hollande en las pasadas elecciones locales y regionales, en las que el PSF consiguió los peores resultados de su historia. Claro es que, para entonces, Hollande ya había consumado su jugada con una promesa de recortes, a comienzos de 2014, de 65000 millones de euros, y una atroz vuelta de tuerca neoliberal en sus planteamientos. No había cumplido ni una sola de sus promesas, y asumió con fruición la idea de reducir el déficit a través de la reducción de los servicios públicos, y la de estimular la economía a través de la devaluación de los trabajadores de Francia.

La desconfianza de los franceses hacia "la izquierda" ha crecido tanto como las expectativas del Frente Nacional de Marine Le Pen, que también tiene algo de cuca y ha integrado con gran éxito en su discurso neofascista planteamientos socialdemócratas clásicos como el estímulo económico a través de la demanda, con la defensa de las condiciones salariales de los trabajadores y los servicios públicos, así como la bandera de la soberanía nacional frente al gobierno en la sombra de los poderes financieros.

Así que mucho ojo con las huestes de Pedro Sánchez y Susana Díaz, porque por arte de birli birloque nos están haciendo un "Hollande" cuyas consecuencias pueden ser catastróficas para España, porque legitimarán la tercera ola de la revolución neoliberal de los ricos contra los pobres con las tijeras que les asoman en el bolsillo de atrás del pantalón. No dejemos que esos cucos nos parasiten el nido.