Pato confinado

Receta de calamares encebollados

A ciertas personas, hoy encerradas, les gustaría escribir cartas de amor, odas al calamar playero:

Calamar, sigues en las lenguas de mi infancia, desde el primer día, regalo de chiringuitos de costa, cuando te probé a la romana con los pies descalzos en la arena tibia, en tu tinta, encebollado, a la andaluza… Patrimonio de pescadores y mares ya perdidos. De las profundidades emerges para recordarnos que si Poseidón sacude con sus olas la tierra, los paladares igualmente tiemblan, gracias a sus hijos.

calamares receta

En Pato Confinado pensamos que el mejor homenaje es una receta. Así que presentamos hoy otro clásico, una receta de calamares encebollados, fácil, digna del dios marino y de las corrientes azules, añoradas brisas que nos acompañen por un momento en este encierro.

Receta de calamares encebollados

 

receta calamares encebollados

Ingredientes 4 personas

  • 1 kilo de calamares frescos limpios.
  • 4 cebollas.
  • 2 ajos.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • Sal.
  • Piñones (opcional).
  • Aceite de oliva virgen.

Elaboración de los calamares encebollados

1. Vamos a pochar la cebolla... Corta las cuatro en juliana y fríelas con un chorro de aceite de oliva virgen. Añade dos ajos picados. Fuego medio-bajo, como un vals, una canción de amor de quince minutos, que se caramelicen, queden blandas, hasta que tengan un color dorado, tirando a oscuro, pero sin quemarse. Es opcional añadir aquí los piñones y la sal. Si lo haces directamente sobre los calamares estos se endurecerán.

2. Añade el vaso de vino blanco. Que se evapore el alcohol: dos minutos a fuego fuerte. El sofrito ya ha tenido que adquirir a estas alturas el tono dorado característico.

3. Los calamares deben estar cortados en trozos o anillas. Puedes pedirle que te lo prepare de este modo el pescadero/a. Que no contengan su tinta. Límpialos. No es necesario extraer la piel. Añádelos al guiso.

4. Dale vueltas. Tapa la sartén o la olla, y deja que se cuezan a fuego medio-bajo, que se hiervan en la salsa, alrededor de veinte minutos, aunque dependerá del tamaño del calamar. Mejor irlos probando hasta que estén tiernos.

5. Déjalos reposar, y servir.

Este es un plato que como las lentejas con verduras o las albóndigas en salsa, sabe mejor uno o dos días después. Si te sientes inspirado, puedes preparar varios guisos para las jornadas siguientes.

Es una receta que se puede acompañar con arroz integral y utilizar chipirones en vez de calamares encebollados.