Marco Incomparable

Beyoncé y la talla 40

beyonce
Beyoncé y Sandra Bulos, dos gotas de agua

No me cabe la cadera en una 38. Así que estoy gorda.

 

He tardado tiempo en caerme del guindo, pero varias campañas de moda me han ayudado a llegar a esta conclusión de una vez por todas y a entender por qué soy diferente.

 

Para empezar, confesaré que lo más difícil ha sido determinar qué talla tengo. En mi armario conviven pantalones que van desde la 42 hasta una solitaria y sorprendente 36. Unos fabricados en Bangladesh, otros en Nepal, otros en Marruecos... Si hago una media entre unas y otras prendas, y teniendo en cuenta mi poca afición a ir reventona, puedo concluir que tengo una talla 40.

 

Antes, cuando miraba a mi alrededor en el súper, pensaba que me podía incluir dentro del tallaje de la media. Creía que ser una tía de 1,71 cm y pesar 60 kilos me convertía en alguien de lo más corriente. Una conclusión a la que ayudaba el hecho de que mi talla fuera la primera en desaparecer en rebajas mientras que siempre quedaba la 36 solita y abandonada en el perchero. Sin embargo, esa "mayoría" a la que creía pertenecer, ahora resulta que es una minoría.

 

Las grandes marcas de la moda no son ONG y, si han empezado a fabricar tallas más grandes de las que solían comercializar es porque las venden, porque las mujeres las utilizamos y las necesitamos. Es porque es un negocio. Lo sorprendente es cómo algunas clasifican como talla normal la 34 (¿ein?) mientras que las habituales 40, 42... de repente se ven catalogadas como "grandes".

 

Esto es lo que ha ocurrido con algunas tiendas y la que la ha liado parda ha sido Mango. Su línea de tallas grandes (llamada Violeta) empieza con una 40. Y eso es una cagada.

 

¿Sabe Isak Andic, dueño de la compañía, qué es una talla 40? Que vaya a contar a Jennifer López, Catherine Zeta-Jones y Beyoncé  que en Mango se pueden vestir con una línea de ropa especial para tallas grandes.

 

Mango, rectifica. Y Mango, te has pasado: parece que Vicky Martín Berrocal lleva más Photoshop que bótox en el catálogo de Violeta.