El Agitprop del Capital

                             

“Hay muchas formas de intervención que no tienen nada que ver con nacionalizar. Ese tema no se ha planteado en España” -Pedro Solbes, ministro de Economía-

                               

Desde que la crisis es el tema central, no hay día en que no se organice algún encuentro de cerebros para debatir sobre ella. Sea una conferencia internacional o un desayuno de prensa, cada día varios genios de las finanzas se reúnen en un hotelazo, escuela de negocios o institución económica para opinar sobre las medidas necesarias.

Así, las páginas de economía se llenan con declaraciones de presidentes de banca, comisarios europeos, líderes empresariales, ministros y expertos varios que ejercen de oráculos para orientar a los gobernantes, y de paso ilustrar a los ciudadanos.

A su manera, los guardianes del sistema económico hacen funciones de agitación y propaganda: monopolizan el debate para que sólo oigamos sus voces, que coinciden en un único discurso: que hace falta dinero público para socializar las pérdidas, pero sin control público. Del Estado no queremos nada, sólo sus recursos.

Se supone que estamos en un momento crítico, abierto a transformaciones, en que hay que revisar aspectos fundamentales. Pero los interesados en que nada cambie hacen lo posible para acallar las voces críticas. Así, se han aprobado ayudas públicas billonarias y planes de rescate en todo el mundo sin un debate político a fondo, y están logrando que la salida de la crisis la piloten los mismos que llevaron el barco a pique.

Es lógico que en sus reuniones no haya representantes de los trabajadores, los consumidores o los usuarios de banca, ni por supuesto pensadores anticapitalistas. Suelen ser gente maleducada, que se come los canapés a dos manos.