La trama mediática

Hola Aznar, ¿estás ahí? ¡Vuelve!

06-19.jpgTan mal ven las cosas los antimarianos, que ahora buscan excitar la ira del icono José María Aznar por haber sido relegado al papel de telonero en la ciudad del Turia, deuda que Luis María Anson carga en la edición digital de El Imparcial al actual líder del PP: "El aparato genovita ha tenido miedo del eclipse y ha decidido relegar la intervención de Aznar al sábado. Que nadie haga sombra al líder. Rajoy ha aceptado la ofensa a Aznar. A él le debe el puesto. Se lo paga con reticencias y cautelas", protestaba el veterano columnista.

En un último esfuerzo, Juan Carlos Girauta apela también, en Libertad Digital de ayer, al genio y al ego de Don José María para que retome el mando y envíe a galeras a los que amenazan con arrasar su heroico legado. Como comprobarán, en sus palabras se colaba la desazón del que está a punto de perder la fe: "Tantas esperanzas hemos puesto algunos en que aquel líder al que nadie tosía siga teniendo la madera de entonces y hable claro, que si nos decepciona él también habrá que replantearlo absolutamente todo". Que se ponga en lo peor el articulista.

Rajoy, por su parte, no ha tenido inconveniente en admitir, ante los micrófonos de Radio Nacional de España, que su relación con Aznar es "muy buena" aunque "no intensa" porque el líder carismático ya no está en primera línea de la política y viaja mucho. Incluso confió que el pasado lunes habló con el ex jefe del Ejecutivo, que estaba en Londres, para definir su participación en el congreso del PP . "Mi relación con él es normal, en la campaña electoral me ayudó en lo que le pedí y tuvimos un acto conjunto en León. Tengo una buena relación".

Acaso por delicadeza no salió a relucir en esa conversación la portada de la revista ¡Hola! en la cual Aznar y su esposa Ana Botella posan junto a su hija Ana, Alejando Agag y la pareja Briatore-Isabella. En eso, y en algunos negocios editoriales, según lenguas viperinas, anda el ex presidente del Gobierno.

Y mientras, Mariano Rajoy (que no su primo) camina con pie firme hacia el congreso de Valencia. A estas alturas, El Mundo no encuentra más munición que dispararle que su discreta audiencia en la entrevista del lunes en Antena 3. "Pero si Rajoy ha podido ganar un poco de oxígeno a nivel interno, de puertas afuera sigue perdiendo gancho. Su entrevista del lunes por la noche en Antena 3 sólo suscitó el interés de 1.802.000 espectadores, o lo que es lo mismo, un 12,3% de cuota de pantalla", decía ayer el periódico de Pedro J. Ramírez en un editorial que concluía, inasequible al desaliento, con esta sentencia: "Son datos elocuentes de la falta de ilusión que hoy despierta".

Pero Rajoy no se echa atrás. A estas alturas sigue jugando a mago del suspense cual Alfred Hitchcock. Según aseguraba en la tarde de ayer el periódico digital El Confidencial, hoy jueves desvelará el nombre de quién es el elegido o elegida para ocupar el puesto de secretario general. Pío Mato Pons, ¿o algún tapado?

FJL 

Emocionado como un cocodrilo licenciado en el Actor’s Studio, Federico Jiménez Losantos agradecía ayer desde su púlpito en Cope la solidaridad de su parroquia: "Nos han llegado cartas, y algunas son absolutamente conmovedoras, de gente mayor; de una monja que nos manda un euro o de una ancianita que nos manda diez euros", reveló el locutor.

Luis del Pino, musgo crecido a su vera conspiranoica, aumentaba la autoestima del de Teruel contándole que la camarilla que lidera –los Peones Negros– ha abierto una cuenta para aliviarle el mordisco judicial al bolsillo. De propina, los miembros de la centuria harán dentro de dos sábados una cadena humana que unirá la sede de Cope con el Ayuntamiento de Madrid.