Opinion · Pensamiento crítico

Por qué es tan importante que haya alcaldesas como Ada Colau en España

La enorme crisis social que España está sufriendo (y que ha tenido especial impacto en Catalunya) aparece con toda intensidad en las mayores ciudades del país, donde las autoridades locales tienen, en muchas ocasiones, escasos instrumentos a su alcance para poder resolver los efectos que se derivan de ella. De ahí que, para evaluar el potencial que cada partido político tiene para poder hacerlo, sea esencial que se conozcan sus propuestas, no solo a nivel municipal, sino también a nivel autonómico y a nivel estatal, pues estos niveles de gobierno pueden contribuir o dificultar en gran medida tal labor. Es importante, por lo tanto, ver qué es lo que los partidos han estado haciendo y/o proponiendo en áreas económicas y sociales que afectan directamente la calidad de vida y el bienestar de las poblaciones urbanas.

Y para hacer tal análisis nos encontramos con un gran problema, pues la gran prioridad y la gran cobertura mediática que se dio al tema nacional (también mal llamado tema territorial) el 28 de abril hizo que apenas se hablara de las políticas públicas causantes de la enorme crisis social que ha afectado a la sociedad española, incluso a sus ciudades. En realidad, tal crisis ni siquiera apareció en los medios.

¿Cuáles son los partidos más responsables de la crisis urbana?

La incuestionable y contundente evidencia es que el mayor causante de la gran crisis social que sufre la mayoría de la gente en España, y que aparece en toda intensidad en las principales ciudades españolas, es la imposición de las políticas neoliberales, es decir, de las reformas laborales que han deteriorado de una manera muy marcada el mercado de trabajo (con un gran aumento de la precariedad y una bajada de los salarios) y de las políticas de austeridad de gasto público social, con enormes recortes de los servicios del Estado del Bienestar así como sus transferencias públicas, como las pensiones.

Estas han sido las políticas promovidas primordialmente por las derechas a los dos lados del Ebro. A nivel del Estado español, PP, C’s y Vox son los mayores promotores del neoliberalismo, siendo Vox la formación más extrema en su neoliberalismo (quiere privatizar, por ejemplo, las pensiones, como Pinochet hizo en Chile, así como las escuelas públicas, favoreciendo la polarización del sistema escolar). El PP es la derecha de siempre, la cual ha ido cambiando su orientación económica y social, pasando del eje democratacristiano (que se autodefine de centro) al neoliberalismo puro, viraje iniciado por José María Aznar, entrando en clara competición con Ciudadanos (el partido promovido por el Ibex-35 para parar a Podemos), que defiende una visión bastante semejante aunque menos radical que la sostenida por Vox. Su máximo exponente es el Sr. Luis Garicano, cuyo último libro El contraataque liberal es la versión más ortodoxa de lo que se conoce como neoliberalismo reaganiano (inspirado en el presidente estadounidense Reagan). Sus propuestas (reformas laborales regresivas y recortes de gasto público social para reducir el déficit público) están ya bastante desacreditadas como consecuencia de su bien demostrado impacto negativo en el bienestar de la población (incluso voces dentro del Fondo Monetario Internacional –el Vaticano del neoliberalismo– han indicado que tales medidas características del neoliberalismo no solo han sido innecesarias, sino que han sido perjudiciales para la calidad de vida de la población). Las reformas laborales neoliberales de 2010 y 2012, por ejemplo, que empoderaron al mundo empresarial a costa del mundo laboral, han reducido enormemente la masa salarial, el mayor motor de la demanda doméstica en una economía. Al mismo tiempo, los recortes de gasto público han perjudicado, todavía más, la recuperación económica, realidades sobre las que se ha escrito extensamente y que, por lo visto, el Sr. Garicano desconoce u oculta. En Catalunya, el candidato del mismo partido (Ciudadanos) a la alcaldía de Barcelona, el Sr. Manuel Valls, pasó a ser uno de los políticos menos populares de Francia como consecuencia precisamente de las políticas neoliberales que impuso a la población francesa cuando dirigió el gobierno de aquel país. Creer que Ciudadanos puede ser solvente, como partido, para resolver los problemas de las ciudades es ignorar el impacto de sus políticas, generadoras del mayor sufrimiento y de la mayor polarización social y mayor desigualdad hoy existentes en la UE-15. Un tanto parecido podríamos decir del PP, que es, en realidad, el mayor responsable de la crisis municipal, pues es el único partido de las tres derechas que ha gobernado en España, la última vez entre 2011 y 2018.

El neoliberalismo ocultado por las derechas catalanas

Pero algo semejante ha estado ocurriendo en Catalunya, gobernada por una coalición independentista dirigida por un partido de derechas catalán de idéntica sensibilidad neoliberal que Ciudadanos, el cual ha impuesto políticas públicas semejantes con igual (o incluso mayor) contundencia que las derechas españolas. Tal formación política, Junts per Catalunya (JxCat) es, en realidad, la misma Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) fundada por Jordi Pujol, que en su día llegó incluso a definirse como socialdemócrata “a la sueca”, para ir girando y convertirse, bajo la dirección de Artur Mas, en un partido claramente neoliberal, perteneciente al grupo parlamentario liberal europeo (hasta que fue expulsado de dicho partido por corrupción) al cual pertenece también Ciudadanos. El Sr. Rivera, la Sra. Arrimadas, el Sr. Puigdemont y el Sr. Torra, por paradójico que pueda parecer (pues parecen odiarse a nivel de las banderas), pertenecen todos ellos a la misma tradición política neoliberal. En España y en Europa, sus partidos promueven las mismas, repito, las mismas políticas neoliberales. Y en Catalunya el gobierno del Sr. Mas impuso los recortes de gasto social más acentuados que se hayan hecho en España, aprobando o facilitando (con su abstención) las dos reformas laborales aprobadas, una por el gobierno Zapatero y la otra por el PP.

Su principal figura económica en este momento es Elsa Artadi, gran admiradora del Sr. Sala i Martí (ha traducido varios de sus libros), que es, con mucho, el economista más ultraneoliberal que existe en España, gran admirador del presidente Reagan, el presidente de EEUU que recortó más el gasto social de EEUU y bajó con mayor intensidad los impuestos de las rentas más altas del país (aumentando, a la vez, los de todas las demás). Hoy, tales políticas neoliberales –las reformas laborales regresivas y los recortes de gasto público social– están siendo aplicadas por todavía más abusivo presidente Trump, que está desmontando la escasa protección social que existe en aquel país.

En Catalunya, la Generalitat, bajo el gobierno independentista, ha sido también uno de los mayores obstáculos para resolver el problema de la vivienda y el de la masificación turística. Y las pruebas de ello son contundentes. La famosa frase del vicepresidente Junqueras según la cual eran responsables del presupuesto más social de la historia se basa en una metodología incorrecta para calcular el gasto público social. En realidad, el gasto público social apenas se ha recuperado de los enormes recortes que tuvieron lugar durante el gobierno Mas.

Las propuestas de las izquierdas: el PSOE

A nivel del Estado, el PSOE tuvo (en su primera etapa de gobierno con Felipe González) una clara sensibilidad socialdemócrata, siendo el mayor motor en el desarrollo del todavía poco financiado Estado del Bienestar. De ahí su gran popularidad. Pero el cambio sufrido por el PSOE en la última etapa del gobierno Zapatero, cuando se convirtió en la versión española de la Tercera Vía, haciendo suyas (como hicieron Blair en Reino Unido y Schröder en Alemania) sus propuestas, provocó una modificación sustancial de sus políticas, proponiendo la primera reforma laboral, los primeros recortes y aprobando (con el apoyo del PP) la modificación del artículo 135 de la Constitución que obliga al Estado a dar máxima prioridad al pago de la deuda (que quieren decir pagar a los bancos la deuda pública), principio “sagrado” del neoliberalismo.

Como era previsible, la popularidad del PSOE cayó en picado a lo largo del territorio español, incluyendo en Catalunya. Fue precisamente dentro del PSC donde surgieron voces críticas hacia la orientación neoliberal de Zapatero. La otra izquierda era IU, que jugó un papel clave en defensa de los intereses de la clase trabajadora, pero bajo un sistema electoral que le era hostil, quedando marginada en la vida política del país.

ERC, que había formado parte del tripartito, el único gobierno progresista que haya tenido Catalunya durante el actual período democrático, cambió de orientación bajo una nueva dirección, y en materia económica se fue escorando hacia políticas de claro corte también neoliberal. Antepuso por delante de todo, y bajo la dirección de Junqueras, alcanzar la independencia “vía exprés”. En las Cortes Españolas apoyó la mayor parte de las propuestas progresistas, pero la gran sorpresa (al menos para mí) fue que los documentos que prepararon para la futura República Catalana estaban llenos de propuestas neoliberales, y en el ayuntamiento de Barcelona no apoyaron la mayoría de propuestas progresistas hechas por Ada Colau. El Sr. Alfred Bosch, representante de ERC, dio muy poco apoyo a Ada Colau, pues siempre antepuso el objetivo partidista (la independencia exprés), convirtiéndose en el mayor aliado de las derechas independentistas catalanas (CDC, transformado ahora en JxCat), aprobando presupuestos y medidas claramente reaganianas a nivel catalán. El escándalo que originó la alianza PSOE-PP para aprobar la reforma constitucional del artículo 135 se dio también con la continua alianza CDC-ERC, un partido este último, ERC, al que recientemente se ha coaligado otro partido supuestamente de izquierdas y “soberanista” que en realidad es una alianza de los dos parlamentarios de Catalunya en Comú que dejaron tal partido, entre otras razones, por ser “demasiado de izquierdas”, como así consta por escrito en algunos de sus documentos internos.

¿Cuál es la alternativa al neoliberalismo?

El neoliberalismo, que alcanzó su máxima expresión con el desarrollo de la Gran Recesión, creó un gran movimiento de protesta, el 15-M, que actuó como un tsunami en este país. Era una protesta enormemente popular en contra de la clase política (su “no nos representan” iba dirigido a ella), responsable de la imposición de las políticas neoliberales. En Catalunya alcanzó su máxima expresión cuando miembros del 15-M rodearon el Parlament de Catalunya el día que se tenía que aprobar el presupuesto de la austeridad (el presidente Mas había dicho que “la austeridad nos hacía fuertes”), lo cual hizo que el presidente tuviera que llegar al Parlament en helicóptero.

De este movimiento surgió Podemos en todo el territorio español, el cual, al aliarse con IU, constituyó Unidos Podemos, que en solo dos años se convirtió en la tercera fuerza política del país. Su versión en Catalunya surgió a raíz de las políticas neoliberales, llevadas a cabo por las derechas catalanas. Fue otro movimiento, enraizado también en el 15-M, En Comú, que en alianza con Podemos se convirtió en En Comú Podem. Su impacto fue enorme. Y la elección de Ada Colau, procedente del movimiento de protesta ciudadana, cambió notablemente la dirección de las políticas municipales en Barcelona, estancadas debido a la excesiva influencia de los lobbies financieros, económicos y corporativos. Su victoria frente a los poderes económicos y sociales, que han tenido históricamente excesiva influencia en la ciudad, fue una bocanada de aire fresco, aportando la valentía necesaria para plantar cara a tales intereses. Su administración ha sido la voz más contundente y crítica con el neoliberalismo imperante, habiendo sido la ciudad con mayor gasto social, habiendo aprobado una serie de medidas que no se consideraban posibles y a muchas de las cuales se opuso el gobierno neoliberal de la Generalitat. Un caso típico ha sido el voto de los partidos gobernantes de Catalunya en contra de la propuesta de Ada Colau a regular el precio del alquiler, una medida esencial para controlar su subida abusiva.

Una nota personal: por favor, no instrumentalicen y tergiversen la figura de Pasqual Maragall

Es una tergiversación presentar la candidatura de ERC como la continuadora de la labor de Pasqual Maragall. Conocí muy bien (desde los años cincuenta) a Pasqual, que me honró con una gran amistad. Y Pasqual, además de ser una persona claramente de izquierdas (lo cual se muestra, entre otros hechos, con el enorme cambio que experimentaron los barrios obreros de Barcelona bajo su mandato), fue y era el único socialista que lideró un intento de reforma del Estado español, la cual reconocía el carácter plurinacional del mismo, yendo hacia otro modelo de Estado y recuperando así la tradición de las izquierdas catalanas (y españolas) de defender la plurinacionalidad de España. Su figura fue determinante en el impulso del Estatut de Catalunya, que fue aprobado por una gran mayoría de la población votante. La oposición de las derechas españolas y la falta de valentía (y convicción) del PSOE diluyeron aquellas propuestas bajo el liderazgo del Tribunal Constitucional, controlado por las derechas. Este fue el origen del auge del independentismo, respuesta predecible y lógica, aunque yo no la comparta. Pero independientemente del mérito de tal respuesta, lo que sí que me parece obvio (y así lo muestran los datos) es que la vía seguida (la independencia exprés), que ha puesto como objetivo alcanzar la independencia por la vía rápida (saltándose la opinión y postura de la mayoría de la población catalana), por encima de todo lo demás, ha sido perjudicial para el país. Su responsabilidad en la creación de la crisis y la falta de atención que han prestado a su resolución, junto con la parálisis que ello ha conllevado, se extenderían ahora al gobierno de la ciudad de Barcelona (que ya ha sido afectado negativamente), trasladando a esta capital la parálisis que ha sufrido Catalunya. Es más, la postura tan negativa que ha tenido ERC hacia las izquierdas españolas (que ha incluido a Unidas Podemos) dificultarán todavía más la resolución de los problemas de los ciudadanos, pues es probable que estas izquierdas gobiernen en un futuro el Estado español.

Hoy En Comú Podem es la única fuerza que ha sido consistentemente antineoliberal en Catalunya, lo que aporta credibilidad a sus propuestas, pues ya ha mostrado con sus políticas su compromiso con el bienestar de las clases populares, exhibiendo gran valentía en su oposición hacia los poderes financieros. Y es la única fuerza que ha defendido la plurinacionalidad en España (junto con Unidas Podemos), con un compromiso republicano heredero de sus antepasados y del alcalde y más tarde presidente de Catalunya, Pasqual Maragall. Este, por cierto, dio una gran sorpresa cuando asistió a un acto de Podem Catalunya, celebrado en la Vall d’Hebron (en su polideportivo, inaugurado por Pasqual Maragall cuando lideró la organización de los Juegos Olímpicos), a raíz de la visita de Pablo Iglesias a la ciudad de Barcelona. El estadio estaba lleno a rebosar, que se puso en pie a aplaudir a Pasqual Maragall, al reconocerle entre el público, aplauso que El País, en un acto de manipulación extrema, presentó como abucheo al día siguiente. Conociendo a Pasqual, creo que la postura más próxima a la que él defendió en su día es la de defender la identidad nacional de Catalunya dentro de una España plurinacional, a la vez que denuncia la nueva versión del pujolismo actual que está llevando al país, con el “procés”, a un futuro económico y social que será la continuación del presente Estado de Malestar con la parálisis que ha caracterizado al gobierno catalán en su respuesta a la gran crisis social. De ahí la urgencia y necesidad que ello no ocurra, apoyando y votando a alcaldesas como Ada Colau y su gente En Comú Podem que han mostrado ya su compromiso de resolver la gran crisis social, dando gran prioridad al desarrollo de políticas públicas con sensibilidad social, a la vez que luchan para conseguir la plurinacionalidad de España.