Opinión · Pensamiento crítico

Las consecuencias de la escasa representatividad del sistema electoral estatal y municipal

Vicenç Navarro
Catedrático Emérito de Ciencias Políticas y Políticas Públicas, Universitat Pompeu Fabra

Uno de los mayores déficits democráticos del sistema español de democracia representativa (incluyendo el catalán) es, además de la escasa proporcionalidad del sistema electoral (que determina que el porcentaje de representantes de cada partido político en las cámaras legislativas no corresponda necesariamente con el porcentaje de votos que ha recibido), su sesgo a favor del bipartidismo, facilitando la alternancia entre los dos partidos mayoritarios como base del sistema. Esta realidad explica que el partido ganador sea casi siempre un partido que no goza del apoyo de la mayoría de la población votante, que no comparte necesariamente los valores y las políticas públicas del partido gobernante.

Esta situación crea frecuentemente un rechazo hacia los representantes gubernamentales por parte de los representados. La enorme crisis de confianza y legitimidad de las instituciones políticas se debe, en parte, a este hecho. Un ejemplo claro ha sido en Catalunya, donde la Generalitat está siendo gobernada por una coalición de dos partidos independentistas (uno de derechas, el PDeCAT, y otro de centroizquierda, ERC) que, aun cuando en teoría representan a la totalidad de la población catalana, en realidad solo fueron votados por una minoría (considerable, pero minoría). La mayoría de catalanes no votaron a favor de la independencia. A pesar de ello, el conflicto entre el gobierno de la Generalitat de Catalunya por un lado, y el gobierno (y el Estado) español por el otro (ambos, el catalán y el español, fueron elegidos por minorías), se presenta nada menos que como un conflicto entre Catalunya y España, cuando la mayoría de catalanes y españoles no les habían votado ni a unos ni a otros.

La candidata a la reelección por Barcelona en Comú, Ada Colau (i) y el candidato por ERC, Ernest Maragall, en un debate electoral organizado por la PAH. EFE/ Andreu Dalmau
La candidata a la reelección por Barcelona en Comú, Ada Colau (i) y el candidato por ERC, Ernest Maragall, en un debate electoral organizado por la PAH. EFE/ Andreu Dalmau

Una situación semejante se perfila ahora tras las elecciones municipales, como se observa en la situación creada en las elecciones a la alcaldía de Barcelona, donde un partido independentista, ERC, acaba de “ganar” las elecciones municipales con solo 4.833 votos más que el segundo partido más votado, Barcelona En Comú, con la intención de convertir Barcelona en la capital de la supuesta e inexistente República Catalana, y ello a pesar de representar solo un 21% de los votos válidos (es decir, con el 79%, la enorme mayoría de los votos, en contra). En realidad, la suma de todos los partidos a favor de la independencia (ERC, JxCat, CUP y Barcelona és Capital) es una cifra (297.512 votos) mucho menor que la suma de los votos a partidos no independentistas (453.858 votos), dato que es ignorado con gran frecuencia por los independentistas, que constantemente se presentan como representantes de toda Catalunya (y de Barcelona), cuando en realidad lo son de una minoría. Tal minoría, repito, quiere convertir ahora a Barcelona en la capital de su inexistente República, en contra de los deseos de la mayoría.

Por qué los medios enfatizan el conflicto entre secesionistas y unionistas

Esta interpretación errónea de los resultados electorales ha dominado la cultura del establishment mediático español (incluyendo el catalán) de tal manera que casi la totalidad del debate político presentado por los grandes medios ha sido sobre aquel supuesto “conflicto entre España y Catalunya”, debate que ha alcanzado unos niveles de tensión que configura la vida política del país, dividiendo, en teoría, a toda la población entre secesionistas, por un lado, y unionistas, por el otro.

Esta polarización oculta, ignora o esconde otro debate que en mi opinión es mucho más urgente y necesario, que es el que se centra en el conflicto derechas versus izquierdas. En la ciudad de Barcelona, por ejemplo, la suma de los votos a partidos de izquierda (ERC, Barcelona en Comú, PSC, CUP y otros partidos minoritarios) es mucho mayor (495.858 votos), casi el doble, que los votos a las derechas (C’s, JxCat, PP y otros partidos minoritarios), 255.512. La mayoría de la población barcelonesa que vive y está en Barcelona es de izquierdas (y también no independentista). Sería, por lo tanto, lógico que las discusiones y debates para formar el gobierno municipal se centraran en negociaciones entre los partidos de izquierdas. Y esto no está ocurriendo. El debate forzado por los medios es “secesionistas versus unionistas”. Esta prominencia del tema nacional se está haciendo a costa del tema social, algo más que preocupante, pues la enorme crisis social que vivimos ha sido provocada por unas políticas públicas neoliberales (reformas laborales regresivas y políticas de austeridad) impuestas (y digo impuestas pues no estaban en sus programas electorales) por las gobernantes derechas nacionalistas españolistas en España y nacionalistas catalanistas en Catalunya que han causado una situación sin precedentes en España: una gran parte de la juventud a los dos lados del Ebro no vivirá mejor que sus padres, dato ocultado bajo la movilización de banderas (la borbónica y la estelada). Mientras, toda evidencia muestra que la gran mayoría de la población en España, incluyendo Catalunya y Barcelona, da mucha más importancia a las “cosas de comer”, tales como los temas sociales y económicos, que al tema nacional, precisamente lo opuesto a lo que los establishment político-mediáticos en España y en Catalunya consideran más relevante. No es sorprendente, PUES, el enorme desapego político que la población tiene hacia las instituciones representativas democráticas.

¿Quién sufre más las consecuencias de esta situación?

Si analizamos quién vota a quién, podemos ver, en primer lugar, que en todos los distritos de Barcelona los votos a partidos no independentistas superan a los votos a partidos independentistas. Ahora bien, en aquellos distritos de renta superior a la media de la ciudad es donde los independentistas obtienen más votos, mientras que en los distritos de renta inferior a la media es donde los independentistas obtienen menos votos (a excepción de Sants-Montjuïc y Ciutat Vella). Estos últimos son también los que votan más a los partidos de izquierda (entre los cuales Barcelona en Comú es el más votado, con la excepción de Nou Barris). Se olvida constantemente que España (incluyendo Catalunya) tiene clases sociales, realidad ignorada en el discurso dominante, que asume que la mayoría de la población es clase media (con los ricos por encima y con pobres por debajo de estas clases medias). Y la mayoría de la población (con un nivel de renta por debajo de la media) es de clase trabajadora y clases medias de renta baja, unas clases populares que no son secesionistas. Así, en el eje “unionistas-secesionistas” son más de los primeros que de los segundos, mientras que en el eje “izquierda-derecha” son más de izquierdas que de derechas. El gobierno municipal independentista antagonizará así a tales clases, pues con tal gobierno ERC intentará continuar su alianza con la derecha neoliberal independentista, responsable de la aplicación de aquellas políticas neoliberales que han dañado a las clases populares catalanas. Así pues, como resultado de un sistema no representativo, Catalunya está gobernada por una minoría que no es representativa de la mayoría de la población catalana, y Barcelona podría ahora estar gobernada por una minoría de la población barcelonesa que tampoco la representa. Esta es la realidad que determina el creciente rechazo de la población hacia los establishments político-mediáticos, los cuales están creando tensiones sobre el tema nacional a fin de ocultar la enorme crisis social que el país está viviendo. El mejor aliado de las fuerzas secesionistas es, precisamente, el Estado represivo, que con su actitud está facilitando y estimulando el enfrentamiento, dando impulso a la expansión de la población que vota a los partidos reprimidos, algo de lo que el Estado es consciente. Lo que podría ocurrir en Barcelona es lo que ha ocurrido en Catalunya, y mientras tanto la crisis social continúa acentuándose, ocultada por el enfrentamiento entre los nacionalismos opuestos.