Opinion · Balagán

Confusión en el sur de Siria

La situación en el suroeste de Siria no deja de ser confusa, aunque todo indica que las fuerzas gubernamentales están avanzando a costa de los rebeldes en la ofensiva que se inició hace aproximadamente dos semanas y que probablemente todavía se prolongará durante algún tiempo.

El ejército de Damasco acaba de tomar el puesto fronterizo de Nasib, al sur de la ciudad de Deraa, que es el paso con Jordania. Esta posición había estado en manos de los rebeldes desde hace tres años, y este viernes cayó en manos de los soldados.

Grupos rebeldes han manifestado que han llegado a un acuerdo mediado por Rusia para deponer las armas y entregar sus posisicones al ejército sirio. Esta es la mayor victoria del ejército desde que se iniciaron las hostilidades en esa zona.

La recuperación del puesto fronterizo de Nasib se ha producido después de intensos bombardeos de la aviación rusa y de la aviación siria, que ahora mismo está centrada en recuperar posiciones rebeldes en la provincia de Deraa.

La presencia de los rebeldes hace de Deraa uno de los últimos bastiones en poder de distintas fuerzas de combatientes, tanto afiliadas, aunque a veces solo nominalmente, con el Ejército Sirio Libre (ESL), como de combatientes yihadistas.

En poder de los yihadistas también hay otras posiciones de la provincia de Quneitra que limita con el Golán ocupado por Israel en la guerra de 1967. Todo indica que el ejército sirio está de momento concentrado en la provincia de Deraa y está dejando para más adelante la provincia de Quneitra.

La parte de la población de Deraa que apoya a los rebeldes lamenta que estos hayan llegado a un acuerdo con los rusos para evacuar las zonas que han ocupado durante los últimos años. VArios cientos de miles de refugiados han huido de sus casas a las fronteras con Jordania y con el Golán.

Si consolida su progreso en el suroeste de Siria, el ejército de Damasco podrá dirigir sus tropas hacia otras bolsas que los rebeldes mantienen, principalmente en el norte del país.