Opinion · Contraparte

Madrid Nuevo Norte: Impacto territorial, modelo urbano y movilidad

.

Luis Suárez-Carreño (Comisión de Ordenación del Territorio de Ecologistas en Acción)

.

El ámbito de MNN se ubica en un punto neurálgico en términos de conexiones viarias y ferroviarias y particularmente metropolitanas a todas las escalas: metropolitana (M-30; M-40, A-1, M-607 y M-11) regionales (Cercanías, Plaza Castilla, Estación Intermodal de Plaza Castilla) y estatales (AVE; aeropuerto). En sus inmediaciones se encuentra importantes nodos del sistema público de transportes, como la Estación de Chamartín o la Intermodal de Plaza de Castilla.

Además, esta Operación se enclava en un proceso prolongado de colmatación y expansión del eje norte metropolitano, con las denominadas 4 torres del Real Madrid, la construcción de los PAUS de Sanchinarro, Las Tablas y Valdebebas, la construcción de la Ciudad de Telefónica, la sede del BBVA, amplificado por el crecimiento importante de los municipios vecinos de Alcobendas, Torrelodones y San Sebastián de los Reyes, procesos basados en la movilidad mediante vehículo privado.

Red de transportes en el entorno
Red de transportes en el entorno

 

Nudos viarios
Nudos viarios

Decir por lo tanto que la zona norte de la región, y en particular el entorno de la Operación Chamartín es un área muy bien conectada es una verdad a medias: dispone ciertamente de una tupida malla de redes y nudos, pero esta se encuentra sujeta ya a unas demandas que saturan su capacidad en determinados momentos, cuestión que precisamente el presente estudio pretende analizar con el fin de valorar si la propuesta presentada por el ayuntamiento es realista o supondría un colapso mayor de la zona.

Escenario territorial: una región muy desequilibrada

La carencia en el caso de Madrid de un marco estratégico municipal, metropolitano o regional, dificulta la valoración de las grandes propuestas urbanísticas en aspectos que deben ser centrales para cualquier política urbana, y que desbordan el ámbito local, como:

  • Equilibrio de usos y actividades

  • Inclusión y cohesión social

  • Movilidad, calidad ambiental y sostenibilidad

El territorio madrileño se caracteriza en este sentido por su alta tasa de urbanización expansiva y desequilibrada, con impactos medioambientales negativos en materias como contaminación y destrucción de recursos naturales; y sociales, por la desigualdad en el acceso a actividades y servicios, y en la calidad de estos.

Objetivos o retos (que deberían ser) prioritarios de la operación

Una operación de la magnitud y localización estratégica como esta, debe por lo tanto plantearse impactos y objetivos tanto locales como metropolitanos, que se resumir en estos:

  • Ampliación y modernización de la infraestructura ferroviaria.

  • Mejoras de las condiciones de vida en los barrios ya existentes y las conexiones entre los mismos, cuestiones que en este caso arrastran importantes déficits postergados una y otra vez por las administraciones públicas.

  • Mantener actividades e infraestructuras en uso actualmente existentes, por un simple criterio de eficiencia y economía.

  • Completar la ciudad, respetando los objetivos anteriores, con una ordenación basada en un modelo de ciudad con calidad de vida, sostenibilidad y cohesión e integración social.

La naturaleza pública de la mayor parte de los suelos afectados en la Operación Chamartín, así como la ausencia (al menos por lo que se conoce) de compromisos indemnizables respecto a terceros, confiere en teoría una oportunidad inmejorable para ordenar y gestionar estos de forma que contribuyan positivamente a dichas dimensiones de las políticas urbanas, en aspectos como los que se mencionan a continuación.

La movilidad: un reto central

El análisis de las condiciones de movilidad constituye un aspecto crucial en la planificación y gestión de la ciudad y el territorio, al menos en dos dimensiones:

  1. En términos socioeconómicos

La movilidad impacta directamente sobre la productividad y la economía, por una parte; por otra sobre la calidad de vida y la equidad social.

  1. Efectos ambientales

Ante todo afectan a la calidad del aire, al ruido y a la emisión de gases de efecto invernadero. Dada la importancia tanto de la salud de la población como de los efectos del cambio climático, España y Europa tienen normas y compromisos que obligan al control y a la reducción de ambos tipos de efectos.

Las importantes implicaciones de la movilidad obligan a incorporar esta como uno de los factores determinantes de la ordenación urbanística y territorial, considerando modelos sostenibles e inclusivos, basados en criterios de reducción de la demanda de movilidad mecanizada: mezcla de usos; compacidad y complejidad; diseño pro-transporte público; accesibilidad y proximidad.