Terror en el hipermercado (2). Arde El Siglo

Fernando Ruiz

incendioelsiglo1932Fernando Ruiz

Al mediodía del 25 de diciembre de 1932, día de Navidad, cuando los barceloneses se disponían a comer la tradicional escudella i  carn d’olla, un tren eléctrico de juguete que alguien dejó conectado por la noche se recalentó y ardió. Unas horas más tarde, estaba totalmente carbonizado el edificio de siete pisos de los almacenes El Siglo, ejemplo paradigmático de los modernos centros comerciales en España.

El Siglo fue el primero en abrir sus puertas en España, en 1881, y una vez ya consolidado el negocio, contaba con 1.050 empleados y otras 600 personas en talleres de confección exclusivos. Editaba 30.000 catálogos, poseía una flota de 25 camiones para efectuar el reparto a domicilio de sus productos y repartía unos 90.000 globos al año entre los hijos de sus clientes.

Y en los primeros años del siglo XX aparece en Barcelona y Madrid el pelotón de cabeza de los grandes almacenes formados siempre a iniciativa de un grupo de industriales decididos y con ganas de exponer una forma nueva de compra y de venta. En todas las gamas posibles entre almacenes populares (de descuento, precio único, etc.) y grandes almacenes: Almacenes El Barato (Barcelona 1906), Can Damians (Barcelona, 1915), Almacén Simeón (Madrid 1923), Casa Eleuterio (1922), Almacenes Rodríguez (Madrid 1922), Grandes Almacenes Madrid París (Madrid 1924), El Águila (Barcelona 1925), Casa Jorba (Barcelona 1926), Almacenes Arias (Madrid 1932) y SEPU (Barcelona 1934).sepu2

Una vez acabada la Guerra Civil brilla la estrella fulgurante del asturiano César (Cesáreo) Rodríguez, quien había hecho fortuna en Cuba como gerente de los grandes almacenes El Encanto. Con su dinero ayudó a su primo Pepín Fernández a abrir en Madrid Sederías Carretas, embrión de lo que luego sería Galerías Preciados, y a su sobrino Ramón Areces para que abriera El Corté Inglés. Los tres llegaron a trabajar en El Encanto y conocían la moderna distribución norteamericana modelo que supieron desarrollar en la España de posguerra.

Pero habrá que esperar a 1960 para que una cadena de almacenes populares como Simago, con sus supermercados, consiga un rotundo éxito en toda España.

El sector de la alimentación, como vimos en Terror en el hipermercado 1, estaba muy reducido. La novedad más importante fue el establecimiento en Madrid de Pescaderías Coruñesas, en 1911 y dos años después el nacimiento de Mantequerías Leonesas.  Y con poco más, España logró llegar a los años cincuenta.

América siguió influyendo en la puesta en marcha de nuevos modelos de comercio  en los siguientes años, la época del desarrollismo español. Tres grandes ejemplos: Simago y  Aurrerá-VIPS en el terreno de los supermercados, y Bimbo como empresa alimentaria de éxito mundial.

Spescaderc3adaimago nace en Madrid en 1960 y muy pronto introdujo un supermercado. Sus fundadores también fueron un grupo familiar hispano-cubano que regresó a España tras la revolución castrista.  Simago era el acrónimo de Simó, Mayorga y Gómez. Simó y Gómez se separaron pronto del negocio, que quedó en manos de José M. Mayorga, su cuñado Valeriano López y las esposas de ambos, las hermanas Gómez-Waddintong, pertenecientes a una adinerada familia de la burguesía isleña.

Otro caso procedente de México, directamente relacionado con la distribución alimentaria, es el de la familia Arango y los Supermercados Aurrerá. En 1958, los hermanos Jerónimo, Plácido y Manuel Arango Arias, hijos de un emigrante asturiano que había triunfado en el textil mexicano, abrieron el primer autoservicio y tienda de “descuento” en México. Jerónimo Arango conocía bien las tiendas de descuento de Nueva York y aplicó ese modelo en México.

Estos empresarios, explica Joan Carles Maixé-Altés en su trabajo “La modernización de la distribución alimentaria en España, 1947-1995” diversificaron ampliamente su negocio, crearon la cadena de restaurantes VIPS de México y varias franquicias. Finalmente, en los años noventa vendieron sus unidades de negocio a la cadena norteamericana Wal-Mart Stores Inc. Plácido se estableció en España en 1965 y abrió nuevos supermercados Aurrerá, siguiendo las pautas establecidas por la cadena de supermercados en México. En 1975, dichos establecimientos fueron vendidos a Galerías Preciados, de este modo estos grandes almacenes entraron en el sector de la distribución alimentaria (más tarde comprarían Mantequerías Leonesas). Por su parte, el empresario mexicano reorientó su negocio hacia el sector de la restauración (Grupo VIPS).bimbo3

Joan Carles Maixé-Altés recuerda que cuando en 1947 se establece en México Sears-Roebuck, aunque no estaba especializada en alimentación, impactó con el autoservicio y sus novedosas técnicas de mercadotecnia. En esos años, los  hermanos Lorenzo y Roberto Servitjà, hijos de emigrantes catalanes, se asociaron con Jaime Jorba y José Mata para poner en marcha la panificadora Bimbo S.A, un exitoso modelo de distribución que posibilitó la expansión. En 1962, Jaime Jorba se trasladó a España donde triunfó con el modelo de fabricación y distribución de Bimbo. Años después, en 1978, vendió su parte a sus socios y la empresa se independizó de la matriz mexicana.

Caprabo

Alquilamos un local en el número 318 de la avenida Sant Antoni Maria Claret de Barcelona, un pequeño local de tan sólo 400 metros cuadrados. Los productos estaban colocados en las estanterías y eran de libre servicio, varias cajeras con uniforme ofrecían a los clientes una cesta para poner la compra y se la cobraban a la salida de la tienda, un hecho absolutamente inédito por aquel entonces. Este sistema llamaba tanto la atención que incluso se formaban colas para entrar. En aquellos momentos, España era una sociedad que intentaba modernizarse y dejar atrás la penuria de la guerra y la posguerra. Precisamente por esto, la creación de los primeros supermercados en España fue un intento de mejorar esta situación.

Josep Botet Sangrá, uno de los fundadores de Caprabo describe así la puesta en marcha del primer supermercado que abrió sus puertas en España, en la presentación del libro “Caprabo 1959-2009”, escrito por el historiador Daniel Venteo. El supermercado fue fundado por Pere Carbó, Jaume Prat y Josep Botet y el nombre de la compañía es resultado de combinar las iniciales de los apellidos de los fundadores.

A finales de la década de 1950, Cataluña, y especialmente Barcelona, se había convertido en el principal centro industrial del Estado, representando el 27% del total de la producción de la industria española, según Daniel Venteo. De esta forma, la media de la renta per cápita de los barceloneses pasó a ser un 55% más alta que la media española.

simagoEn la obra de Daniel Venteo se explica con detalle que la creación de los primeros supermercados en España fue el resultado de los proyectos de modernización de la economía española de mediados de los años 50, en los que tuvieron una participación destacada los llamados ministros tecnócratas de la dictadura franquista, como el ministro de Comercio, el economista Alberto Ullastres, que lideró la llamada “Operación Supermercados”.

Efectivamente, España introduce el modelo de autoservicio a partir de una misión empresarial organizada por el Ministerio de Comercio que viajó a Estados Unidos en 1956. Allí estudiaron el funcionamiento de los grandes almacenes y, especialmente, de los supermercados, que ya contaban con técnicas de envasado al vacío, planificación estratégica administrativa, inventarios exhaustivos, controles de calidad externos y un sistema de almacenes y transportes adaptados a las últimas tecnologías.

Dos años después, en 1958, se inauguraban en España los primeros supermercados, que eran de titularidad pública y que fueron una iniciativa del propio Estado a través de la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes (C.A.T). Con los años, los supermercados de carácter público terminaron desapareciendo, dando paso a la creación de una extensa red de comercios privados de autoservicio.

Caprabo cuenta actualmente con unared de 354 tiendas, ubicadas en el tejido urbano de las zonas estratégicas de Cataluña, Madrid y Navarra, y trabajan  más de 10.000 personas. Actualmente Caprabo es propiedad en un 75% de Eroski, en un 16% de la familia Botet, cofundadora de Caprabo, y en un 9% de La Caixa.caprabo1

A partir del ejemplo de Caprabo, la estructura familiar en el desarrollo de supermercados  se extiende por toda España. Es el caso de Sabeco en Aragón y Cruz Mayor en Canarias, empresas todas ellas nacidas a principios de los sesenta. Lo mismo se podría decir de algunas andaluzas como El Árbol y Luis Piña, o gallegas como Supermercados Tabarés y Agrupación Alimentaria Vegonsa.

No obstante, aparecen en diversos puntos del estado grupos cooperativos locales que han tenido largo recorrido en la distribución alimentaria española. Eroski, actualmente uno de los gigantes de la distribución española, se creó como sociedad cooperativa en 1969, y la cooperativa valenciana Consum algo más tarde, en 1975. Y, la pionera, Bide Onera de Baracaldo, nacida en 1921 a la sombra del sindicato nacionalista Solidaridad de Obreros Vascos (SOV), actual ELA-STV. Hoy día cuenta con un centro comercial de 5 pisos, 3 supermercados, 2 tiendas, 8.525 socios y atiende a más de 11.000 familias.

bimbo1