Dominio público

Opinión a fondo

Danzad, danzad, malditos

17 Feb 2015
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Héctor Illueca Ballester
Doctor en Derecho e Inspector de Trabajo y Seguridad Social

La primera vez que vi Danzad, danzad, malditos (They Shoot Horses, Don’t They?, 1969) me impresionó vivamente la mirada pesimista y lúcida de Sidney Pollack. Ambientada en la Gran Depresión, la película evoca un inhumano maratón de baile en el que los concursantes tienen que seguir bailando hasta el límite de su resistencia, con la esperanza de obtener un premio de mil quinientos dólares en plata. A cambio de tres comidas diarias, durante varias semanas un ejército de perdedores sirve de entretenimiento a un público acomodado que se divierte morbosamente con la degradación física y moral de los participantes. Pollack utiliza un brillante lenguaje figurativo para interrogarse por las razones que llevan al ser humano a aceptar las leyes del mercado y a sufrir resignadamente sus consecuencias: precariedad laboral, exclusión social y desempleo generalizado. A lo largo del metraje, los protagonistas miran reiteradamente hacia la puerta, pero algún motivo oculto y poderoso los retiene en la pista de baile. Incapaz de imaginar una salida, Gloria Beatty (Jane Fonda) apela a una rebeldía individual y aislada que la conduce a la desesperación y, finalmente, al suicidio.

La metáfora de Pollack constituye un magnífico punto de partida para analizar las causas que determinan el consentimiento colectivo a la implantación de una sociedad de mercado configurada con arreglo a los parámetros del neoliberalismo. Curiosamente, la coacción y la violencia han jugado y juegan un papel secundario en el desarrollo del proceso, lo que invita a preguntarse por las circunstancias que posibilitan la aplicación incontestada de un programa favorable a los sectores más privilegiados de la sociedad. O, por expresar la idea desde otro ángulo, uno de los rasgos más característicos del huracán neoliberal que se ha desatado en nuestro país es la ausencia de un conflicto político-social acorde con la intensidad de las transformaciones que estamos experimentando. Aunque podría haber turbulencias en el horizonte, hasta ahora la progresiva mercantilización de la existencia social se ha enfrentado a resistencias de muy baja intensidad, neutralizando la acción de los instrumentos colectivos y arrojando a las personas a una lucha solitaria en la que, como le sucedía a Gloria Beatty, no pueden vencer.

Tradicionalmente, este fenómeno ha sido explicado apelando a la creciente influencia de los medios de comunicación, que fomentan la lealtad y la obediencia de los individuos a partir de una combinación heterogénea de seducción consumista, manipulación informativa y entretenimiento barato. Desde este punto de vista, la cruzada cultural librada por los medios serviría de apoyo y complemento a la hegemonía ideológica ejercida por la clase dominante, frustrando o mermando cualquier posibilidad de emancipación de los grupos subalternos. De este modo, la ideología neoliberal impregna nuestra vida cotidiana y determina la conformación de las relaciones sociales, erigiendo un sólido entramado cultural que garantiza el predominio de las élites y les permite neutralizar cualquier rebelión. En definitiva, la manipulación y el adoctrinamiento de los medios alumbrarían un sistema de dominación muchísimo más eficaz que el viejo aparato penal encaminado a perseguir la miseria y criminalizar a los pobres con el fin de someter a los sectores insubordinados.

Sin negar lo acertado de estos planteamientos, parece que la crisis económica desatada en 2008 ha inaugurado una nueva fase en la gubernamentalidad neoliberal, convirtiendo el paro y la precariedad laboral en los principales instrumentos a disposición del bloque dominante para organizar la lucha de clases. En cualquier sistema económico existen relaciones de poder que despliegan estrategias específicas para sojuzgar y dominar a las clases subalternas mediante un proceso que combina eficazmente obediencia y represión. Pues bien, en la sociedad que está emergiendo de la crisis, el desempleo masivo y la precariedad laboral constituyen dispositivos estratégicos para domeñar a los trabajadores y neutralizar los conflictos sociales, fabricando un hombre nuevo y radicalmente limitado en sus posibilidades de actuación individual y colectiva. Considerados conjuntamente, ambos fenómenos actúan como factores disciplinarios susceptibles de arrumbar la voluntad política de las personas, reducidas a la condición de ciudadanos atrapados en un presente incierto y atenazados por el miedo a un futuro imprevisible y amenazador.

En efecto, desde el inicio de la crisis millones de personas han sido violentamente golpeadas por fuerzas misteriosas que escapan a su control e incluso a su comprensión (“pérdidas actuales o previstas”, “flexibilidad”, “prima de riesgo”…), viéndose súbitamente privadas de sus medios de vida, expulsadas de sus viviendas o degradadas en sus condiciones de trabajo. Cualquier joven español sabe que la inestabilidad será la característica definitoria de una vida laboral repleta de contratos temporales, despidos imprevistos o episódicos empleos a tiempo parcial. Sectores crecientes de la población perciben que su actividad laboral ya no basta para conseguir una existencia digna y contemplan la exclusión social como un horizonte posible que podría actualizarse en cualquier momento. Expulsados de la ciudadela laboral que les protegía de las inclemencias del mercado, las personas desempleadas y los trabajadores precarios han perdido cualquier capacidad de control sobre su vida laboral, siendo presa fácil de un azoramiento colectivo que paraliza su acción solidaria para revertir la situación en que se encuentran.

En la actualidad, el paro y la precariedad laboral se han convertido en poderosos instrumentos de control que acompañan al panoptismo social típico del neoliberalismo. En realidad, la intensificación de la coerción penal que abandera el Partido Popular sería manifiestamente insuficiente si no estuviera complementada por una coerción económica mucho más sutil que se escamotea al escrutinio público y facilita la labor de las instituciones panópticas orientadas a la represión. Discretamente, casi como un susurro, las víctimas del mercado autorregulado llevan consigo la buena nueva a quienes todavía no han sufrido los efectos de la crisis, o lo han hecho en menor medida, forzándoles a contemplar el futuro con desconfianza y escepticismo. Como relata la película de Pollack, la extensión del desempleo y la precariedad a una escala nunca vista provoca que los individuos abandonen la acción colectiva y se entreguen a una lucha solitaria e individual por la supervivencia. Se trata, en definitiva, de una fuerza individualizadora muchísimo más eficaz que todas las cruzadas culturales realizadas para embrutecer a la ciudadanía y muchísimo más pulcra que la nuda represión desplegada contra los trabajadores.

Partiendo de esta base, es posible afirmar que cualquier proyecto político que aspire a transformar la sociedad debe situar en primer término la adopción de medidas orientadas a erradicar el desempleo y la precariedad laboral. O, por expresar la idea con mayor precisión, la resignación y el individualismo que atenazan a los ciudadanos están relacionados con la incertidumbre e inseguridad que imperan en las relaciones de trabajo, y sólo pueden ser vencidas extirpando el desempleo y la precariedad laboral. Por eso es tan importante que se esté abriendo paso en nuestro país la propuesta de trabajo garantizado ideada por Hyman Minsky en la década de los ochenta. La transformación del Estado en empleador de última instancia permitiría, no sólo alcanzar el objetivo del pleno empleo, sino también detener y revertir el deterioro acelerado de las condiciones de trabajo que se viene produciendo en España desde que estalló la crisis económica. En el marco de un proceso constituyente, el trabajo garantizado podría convertirse en el centro de un nuevo contrato social más democrático y responsable, basado en una profunda democratización de la economía que refleje un nuevo equilibrio de fuerzas entre clases.


comments powered by Disqus