Elisa Serna

Arriba el Fraternómetro

Es mi cuerpo. YO DECIDO

23 Sep 2009
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

 

 

Madrid, 18:52 h

El cartel es de una de las miles de asociaciones de mujeres que se afanan en nuestro país, por el derecho a planificar sus embarazos o interrumpirlos, dentro de los plazos y condiciones que establece la Reforma de la Ley del Aborto en ciernes de aprobación por el Congreso el Senado, el Consejo de Ministros y el Rey. El texto definitivo es el resultado del largo debate sostenido con todos los grupos feministas y expertos, médicos, especialistas tanto en Ginecología y Obstetricia, como en Psicología y Psiquiatría implicados con una larga experiencia profesional en el area de la Salud Reproductiva, en nuestro país.

 

 

Las mujeres somos el 55% de la población, objeto de la la Reforma de la Ley del Aborto, una Ley que a ninguna obliga a abortar, pero despenaliza tan traumático trance, cuando incluso ha ido acompañado de citaciones a comisaria, pastoreadas por el Consejero de Interior de Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid e imputada en el Caso Gürtel.

 

 

El brazo político del Vaticano en España, los grupos del Partido Popular en las Cortes, Congreso y Senado, así como la Conferencia Episcopal, embajadores en España de la última monarquía absolutista de Europa, El Vaticano de Roma, Italia, se oponen a la ampliación del derecho ya regulado de las mujeres a disponer de su propio cuerpo, sin burkas ni mitras.

 

 

La Conferencia Episcopal ha anunciado una manifestación en Madrid, para obstruir otro derecho de las mujeres, para el próximo domingo, 17 de Septiembre de 2009. Asímismo el arzobispo de Madrid, Rouco Varela intervino en días recientes, en la asamblea de Juristas organizada por la Universidad Católica, CEU.

 

 

Mayor Oreja y otros miembros integristas de la cúpula del PP ya han anunciado su participación en la manifestación.

 

 

Con todo ello, a nadie se le escapa que los derechos humanos forman parte del terreno o el ámbito de la Politica, así como los Pecados forman parte de la religión católica, cuyo ámbito de actuación no es el campo de la Política, lo PUBLICO, sino que acendrar conciencias, almas o coletos, es el oficio más antiguo de nuestra cultura y la Constitución desde 1978, le asigna el campo, ambito o espacio de lo PRIVADO.

 

 

El mantenimiento del Concordato Estado-Iglesia desde 1942 a nuestros días, junto a la “impunítis” que ha sobrevenido a la derecha española, religiosa y política, sobre el llamado Holocausto republicano de los años cuarenta, produce las secuelas que vestidas de sotana o de seglares, parece que recorrerán las calles de Madrid, que todo lo reciben, como demostración de una de las patologías transversales de la inacabada democracia española.


comments powered by Disqus