El desconcierto

Por Fernando López Agudín

El aviso de Sánchez

29 Nov 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

En su primera reaparición pública tras haber sido defenestrado, Sánchez ha optado por presentarse como la conciencia crítica del PSOE. Sin una política de izquierdas– el no es no, antes a Rajoy, ahora a sus Presupuestos–, no hay Partido Socialista; sin el voto de los militantes, tampoco. En consecuencia, pues, sobra la Gestora, a punto de cumplir dos meses como okupa en Ferraz, y urge convocar el XXXIX Congreso. Ese es su aviso de ayer en Xirivella y Sueca, de mañana en Toledo y de pasado mañana en localidades de Asturias o Andalucía. Desde el coche, carretera y manta, que le conducirá a los cuatro rincones de la piel de toro, se ha convertido en un David que agita su honda contra ese Goliat de los poderosos que le destituyó de la secretaría general. La correlación de fuerzas no puede serle más desfavorable, pero la compensa cuando reitera que la actual subordinación del PSOE al PP le lleva a ser un nuevo PASOK.

Es inevitable. Si se pasó del no es no a la abstención, para apoyar a un gobierno de Rajoy, se va a pasar de la abstención al sí de los Presupuestos para mantener el gobierno de Rajoy. Presupuestos, no se olvide, que van a incluir serios recortes en sanidad, educación y pensiones. Los que defenestraron a Pedro Sánchez e impidieron un pacto con Unidos Podemos, sabían bastante bien que entraban en la rueda del chantaje del PP. Si ayer explicaron la abstención para evitar nuevas elecciones, mañana explicarán el apoyo a los Presupuestos para que la Moncloa no convoque elecciones generales en mayo próximo. Estas sucesivas secuencias son las que transforman la debilidad de Pedro Sánchez en conciencia crítica del PSOE y la fuerza de la Gestora en correa de transmisión del Partido Popular.

Se empezó a gobernar con la derecha de Albert Rivera en Andalucía, se continúa con la abstención al gobierno de la derecha en la Moncloa y se prosigue entrando en el gobierno de la derecha en Euskadi. Si el apoyo a Rajoy se explica por el miedo a las urnas, no hay quien entienda por qué el socialismo vasco entra a gobernar con Urkullu después de ser barrido electoralmente tanto por Podemos como por Bildu. Por muy satélite que sea el PSE de Ferraz, siempre lo ha sido, sorprende tanta subordinación a una decisión ajena a sus intereses electorales en Euskadi. Si alguien pudo pensar que los socialistas vascos van a frenar su muy espectacular caída ayudando a la derecha vasca, apañados van. La mano invisible que lo ha decidido, evidentemente debe ser la misma que dice regir el mercado, ha convertido el PSE en un grupúsculo anexo al PNV.

Aquí Sánchez es como el dios Anteo, que recuperaba su fuerza en cuanto ponía pie en tierra. Al exigir la voz y el voto para los militantes pone el dedo en la llaga de la Gestora. ¿Quién dirige hoy el PSOE?, ¿cuál es su política de alianzas?, ¿qué gobierno propone como alternativa? Sin poner fin al estado de excepción que sufre hoy Ferraz, es imposible que el socialismo pueda dar una respuesta a estas tres interrogantes. Si los de Podemos discuten democráticamente y votan en primarias, si la derecha gala acaba de votar este week-end a su candidato también en primarias, ¿por qué todos los militantes socialistas españoles se ven privados de su libertad de expresión y de su derecho al voto? En tanto que denuncia ese socialismo autoritario que persiste en el viejo PSOE, Pedro Sánchez es más conciencia crítica que nunca.

Ahí está la madre del cordero de la Gestora. Ni ella, ni los que se esconden tras ella, tienen claro como responder a este clamor de las agrupaciones. Tanto que, incluso, han retrasado de nuevo el comité federal hasta después de las fiestas navideñas. Suprimir hoy las primarias en una Conferencia Política ad hoc, como calcula el Fouché de turno, sería un regalo para Sánchez; mantenerlas, un riesgo para los que hoy detentan el poder en Ferraz. En este tira y afloja está el derecho a voto de unos 18.000 militantes catalanes, por mucho que Miquel Iceta trate de llegar a un acuerdo que mantenga la neutralidad del PSC, pero no, claro está, la de su base. Así las cosas, lo más probable es que los gestores aplacen cualquier decisión sobre el socialismo catalán para después del XXXIX Congreso.

Es una carrera contra el tiempo. Llevan también el viento en contra. No hay vida para el PSOE más allá de la izquierda. Podrá ser con un líder o con otro, pero si no termina con la subordinación a la derecha– bien sea ésta el PP, Ciudadanos  el PNV o el PDC– el socialismo español marcha con prisa y sin pausa a reeditar la dramática experiencia del PASOK griego. Con una Unión Europea centrada en la pugna entre la derecha extrema y la extrema derecha, no cabe otra opción al PSOE,  como al resto de las fuerzas de izquierdas, que organizar la defensa de los intereses populares construyendo una alternativa progresista como la encabezada por el socialista portugués Antonio Costa. O el camino griego, final de la senda alemana que hoy recorren todos los poderosos agazapados tras la Gestora, o el camino lusitano. Ese es el dilema del PSOE.


comments powered by Disqus