El desconcierto

Por Fernando López Agudín

El Lehendakari Rajoy

05 May 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Tras la rebaja millonaria de la factura del Cupo vasco, con la que ayer Rajoy ha comprado a precio de oro los cinco escaños del PNV, la Moncloa parece Ajuria Enea; las casacas verdes de la Guardia Civil se han coloreado de rojo, las boínas sustituyen a los tricornios, la enseña bicrucífera ocupa el lugar de la rojigualda y el Lehendakari Mariano Rajoy se sienta en el sillón del presidente de Gobierno. La sociedad no sale de su asombro. Desde la derecha que no roba, Ciudadanos, a Podemos, que acaba de presentar una moción de censura, o al indeciso PSOE, dividido ante la corrupción, no se sabe qué causa más escándalo: si la derecha vasca del PNV, apostando por la complicidad con el PP, el partido más corrupto de toda la Unión Europea, o la derecha que roba del Partido Popular, tragando esas cuentas del Gran Capitán gudari para intentar mantenerse en la Moncloa.

Nada más parecido a la derecha que habla euskera que la derecha que lo hace en castellano. Nada les une más que los números. Al PP los cinco que necesita para aprobar los Presupuestos de los recortes y la corrupción; al PNV, los miles de millones de euros que va a embolsarse por facilitar hoy la huída al partido de los delincuentes que tratan ahora desesperadamente de eludir las redadas de los agentes de la Benemérita, bajo la dirección de jueces y fiscales independientes, que investigan las prácticas delictivas en presidencia del Gobierno, ministerio de Interior y  Justicia. La estabilidad política es la versión oficial de este intercambio vergonzoso, pero en realidad nada es más inestable que un Gobierno corrupto, ni tampoco, la coartada del interés del pueblo vasco es eficaz, salvo que se entienda por tal aquellos sectores no populares que van a escaparse de una mayor presión fiscal gracias a pagar aún menos al Estado.

Son Josu Jon Imaz, la puerta giratoria del PNV situado en Iberdrola, y Gregorio Villalabeitia, al frente del Kutxabank, los hilos conductores entre los ladrones en apuros del PP y sus cómplices en Euskadi. Son los exponentes abertzales de ese IBEX que necesita ganar todavía algún tiempo para poder articular la sucesión ordenada del Padrino del PP. La muleta vasca, comprada a buen precio, es tan necesaria como el mutismo de Ciudadanos, pese a que a Albert Rivera le hayan salido los dientes políticos arremetiendo siempre contra la más mínima veleidad nacionalista, sea catalana o vasca. Ahora que tienen unas grandes posibilidades de forrarse políticamente a costa de la delincuencia del PP y sus cómplices vascos, obedecen las orientaciones de quienes lo promovieron, criaron y trajeron a Madrid. Al fin y al cabo, la política fiscal del PNV es casi idéntica a la del PP y Ciudadanos.

Pero en esta siniestra historia es el PNV quien tira piedras contra su propio tejado. Convertir la negociación técnica sobre el Cupo en todo un chalaneo político, como acaban de hacer, es un búmeran que, más pronto que tarde, se volverá contra la muleta vasca que da soporte a la corrupción. Argumentar ahora, como atenuante de tal conducta errónea, la inexistencia de una alternativa política, es desconocer su responsabilidad en no sumarse a los intentos que hoy existen para expulsar de la Moncloa al Lehendakari Rajoy. Situarse junto a un partido a punto de sentarse en el banquillo, calificado jurídicamente como organización criminal, es una equivocación histórica en beneficio de unos intereses privados que nada tienen que ver con los del conjunto de la sociedad vasca. Y es su propio brazo sindical ELA, la primera fuerza social en Euskadi, quien se lo ha advertido.

Esta brutal insolidaridad política en la lucha contra la corrupción, añadida a la insolidaridad fiscal reconocida en la Constitución, agrava la cuestión territorial del Estado español al provocar todo un estallido de agravios comparativos en las demás comunidades. Las lentejas vascas suministradas a Rajoy son un torpedo en la frágil línea de flotación del Estado de las Autonomías. Nunca llegaron a pensar, quienes elaboraron el texto constitucional, que una de las autonomías pudiera ser utilizada como blindaje político de una banda delictiva bien incrustada en todos los aparatos estatales. Este chantaje abierto y descarado, que Rajoy ha aceptado para salvarse, señala, por si fueran necesarias todavía más razones, la imperiosa necesidad de reformar la Constitución de 1978 so pena de abordar un nuevo proceso constituyente.

Nada de esto ocurriría si el PSOE no hubiese investido presidente al Lehendakari Rajoy o si, por el contrario, hubiera sido coherente doblando este primer apoyo sobre la abstención con uno segundo a favor de estos Presupuestos Generales presentados por Montoro. El PNV ha podido elevar su precio, en el rastrillo del Congreso de los Diputados, gracias a que Ferraz buscaba que alguien le sacara del apuro de volver a votar a favor de la corrupción del PP antes de la celebración de las primarias. Es ese giro a la derecha impuesto por Susana Díaz, y las manos financieras que mueven su cuna, las que han recolocado a Rajoy en la Moncloa y facilitado que el PNV se ensucie las manos. Si las fuerzas progresistas no logran levantar alta la bandera de la decencia política, el muy serio deterioro de las instituciones se llevará por delante el Régimen del 78.


comments powered by Disqus