El desconcierto

Por Fernando López Agudín

Delenda est Monarchia

04 Oct 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Con esta sentencia de Catón el Viejo terminaba el artículo “El error Berenguer”, publicado por Ortega y Gasset, el 15 de noviembre de 1930 en el diario El Sol, denunciando el apoyo de Alfonso XIII al Rajoy de entonces. Seis meses después, el Rey se dirigía al exilio y se proclamaba la II República. Puede estar tranquilo Felipe VI. No se verá hoy obligado a leer algo así, dada la corrupción intelectual al servicio de la Moncloa. Ya lo decía bien Bertrand Russell, los poderosos lo son porque poseen el poder de la opinión.  Pero el gol político que la comandante de la salvajada de Barcelona, reprobada in pectore, le ha metido a la Zarzuela es de aquellos que pueden barrer a los Borbones. Como muy bien advertía Ortega, “nosotros, gente de calle, de tres al cuarto y nada revolucionarios, tenemos que decir a nuestros conciudadanos : ¡Españoles, vuestro Estado no existe! ¡ Reconstruidlo!”

Quienes han redactado un discurso fascista para que lo lea el Jefe del Estado atan la suerte incierta de Rajoy a la de Felipe VI. A menudo se olvida que no son las camisas azules y el brazo en alto lo que define el fascismo. Llevaba traje y corbata la derecha que se sentaba junto a Franco y asesinaba a Grimau, como Fraga y demás fundadores del PP. La Moncloa sintetiza hoy lo que es el fascismo: el rechazo visceral a la plurinacionalidad de España, la alergia a las urnas y la reducción de los conflictos, sean territoriales o sociales, a un problema de orden público. Si el Estado español está en serio peligro de ruptura, se debe tanto a la irresponsabilidad del PP como a la concepción neofranquista de la unidad de España. De lo que se deriva que se nieguen al diálogo, rompan las urnas y apaleen ciudadanos pacíficos.

Precisamente por esa intolerante manera de ser, el PP ni quiere ni puede defender el Estado democrático. Hoy por hoy el diálogo quebraría internamente a un partido carcomido por la caverna que Rajoy ha alimentado durante una docena de años con la cuestión catalana. No en balde su emblema es una gaviota, animal que se alimenta de carroña.  Si se les cortara este sucio alimento, el Partido Popular acabaría en la descomposición. Su cemento es el odio a las demás naciones que componen España. Ideológica, política y electoralmente viven de la confrontación de los pueblos. Eso explica la muy clara estrategia preconstitucional que desarrollan instrumentalizando el desafío de la Generalitat. Volver a los tiempos de Arias Navarro es el objetivo claramente señalado por Aznar cuando afirma que la derecha cedió demasiado a los nacionalistas e izquierda.

El grave error de Felipe VI es convertirse en un Rey demediado. Desde su muy desafortunada intervención televisada, aplaudida por las plumas de la caverna, solo aparece como Jefe de Estado para la derecha, PP y comparsa. Si hace muy pocos días, Rajoy era derrotado en el mismo Congreso de Diputados a través de la derrota de una moción de apoyo a su política represiva, ¿cómo es posible que el Jefe de Estado presente como política de Estado lo que solo es una política de gobierno en minoría? Si su padre, el Rey Emérito, hubiera hecho lo mismo, nos encontraríamos ya en la III República.  O el Rey rehace lo hecho por Juan Carlos, borboneando a Rajoy y sus bufones, o la crisis del gobierno, hoy transformada en crisis de Estado por el PP, será mañana una crisis institucional como la de 1931.

No cabe esperar que el IBEX 35, muy preocupado por el error Rajoy, ni Alemania, alarmada por la incompetencia del PP, vayan a solucionar lo que solo pueden solucionar las fuerzas políticas democráticas. Los primeros porque se mueven entre el miedo a la estupidez de la Moncloa y un cierto pánico a una alternativa progresista que, además de resolver el problema territorial, termine con la barra libre económica de la que se benefician; los segundos porque si han tragado con el autoritarismo de los gobiernos húngaro y polaco ¿por qué no van a tragar con la dictablanda española? Al fin y al cabo, Alemania nos impuso a Franco, apoyó los cuarenta años de franquismo e impidió un gobierno provisional democrático muerto el dictador. Ni el marxismo patatero, que reduce todo lo político a lo económico, ni el euroilusionismo, que sigue creyendo que Europa es la solución, va a resolver esta crisis de España.

La respuesta no es menos democracia, tesis del PP y su muleta parda, sino más democracia como reza la pancarta colocada en el ayuntamiento de Barcelona por Ada Colau. No es retroceder hacia 1976, tesis de FAES, sino avanzar hacia 2017 desarrollando todo lo que fue frenado entonces por la correlación de fuerzas. Hay que completar la transición democrática frenando la involución en marcha. Toda la oposición democrática debería confluir en una moción de censura contra el gobierno Rajoy  sin esperar a un PSOE descompuesto, desnortado e impotente. Más que apelar a un Pedro Sánchez, que no gobierna más allá de Ferraz, hay que emplazar a la conciencia democrática, socialista y republicana de cada uno de sus diputados para que voten en defensa de la democracia. Como bien diría Ortega y Gasset, la tarea política de hoy consiste en reconstruir el Estado democrático. De lo contrario, la democracia, la Corona y España tienen sus días contados.


comments powered by Disqus