Chiquilladas fascistas

facista1Por diversas informaciones no menos veraces que malintencionadas nos acabamos de enterar, de repente y sin aviso, de que los cachorros del PP, los de Nuevas Generaciones, son más fascistas que demócratas. Y eso a pesar de que a sus mayores les dejamos presentarse y ganar las elecciones para que no anden dando golpes de Estado, que los golpes de Estado son muy poco prácticos para la gente a la que entierran asesinada en las cunetas.

Voy a dar nombres y hechos, pues, en caso contrario, mis abnegados trolls cristofascistas barruntarán que les estoy llamando a engaño. Y hoy no es esa, exactamente, mi intención.

30El líder de las Nuevas Generaciones de Xàtiva, Xesco Sáez, publicó una foto haciendo el saludo fascista en su perfil de Facebook. Después, jóvenes del PP de Bolullos (Huelva) se ponían francos y sin tapujos ideológicos en twitter: “Franco ha muerto #FrasesQueNoDeberíanExistir”. Daniel Terrades, secretario general de NNGG en Gandía, saludó fascistamente y se fotografió ante un mausoleo para soldados del bando franquista. Y Carmen Melissa Ferrer, funcionaria del Ayuntamiento de Canals en Valencia, hizo un posado monísimo ante una bandera franquista. Podría citar a unos cuantos más, pero me canso.

Ha habido varias reacciones a estos delicados gestos fascistófilos, asesinos y genocidillas de nuestros dulces cachorros marianos, aznarianos y hasta fraguianos. El PP, con libertaria rotundidad, calificó dichos gestos de “chiquilladas” y los dejó pasar. Una vez que se montó un pollo mediático de barcenianas dimensiones, NNGG prometió expedientar -que debe de ser algo terrible- a estos neonazis. Suponemos que los expedientarán en diferido, Cospe. Y la Unión Progresista de Fiscales, siempre algo gradilocuente, ha anunciado que lo mismo los denuncia al volver de la playa, pues los actos de apología nazi y fascista “son delictivos” y “deben ser perseguidos por la Fiscalía y debidamente sancionados”. Aun no se sabe que nada hayan hecho, que diría un viejo guerrero jedi.

hitlerEl periodista @AntonioMaestre comentaba ayer en su marquesil paseo por los frondosos bulevares de twitter: “Si me hago una foto con la bandera de ETA y la franquista a la vez, ¿la franquista anula la etarra a efectos de la Audiencia Nacional?”. La frase no trascendió, pero en los bares no se habla de otra cosa. La cosa es que los españoles de a gatas no sabemos distinguir entre los enaltecimientos del terrorismo que son delito, como los de ETA, y los enaltecimientos del terrorismo que son chiquilladas, como los de Franco. Qué risa este niño, empeñado en matar rojos y judíos, jajajá.

Estos infantes andan por los 30 o 40 tiernísimos años, y, aunque hacen como chiquillada el saludo fascista que enaltece el asesinato selectivo, son selectivamente inajusticiables. Un poco descarriados, pero buena gente. Chiquillos. Hay que dejar que sigan oligarqueando por ahí.

Es verdad que un día, en un despiste, a José Antonio Primo de Rivera se le escapó aquello de que “bien está la dialéctica como primer instrumento de comunicación, pero no hay más dialéctica admisible que la dialéctica de los puños y de las pistolas cuando se ofende a la justicia y a la Patria”. Y que a Jaime Mayor Oreja, en otro despiste más reciente, se le escapó de entre los labios la afirmación de que el franquismo fue un periodo de “extraordinaria placidez”. Pero que los jovencitos se pongan ahora a saludarse fascistamente en el facebook, ya le parece a uno descaro, y todo descaro me hace feliz.

JAEl PP lleva años disimulando que es franquista, pero poco. Disimulando poco que es franquista, no disimulando que sea poco franquista, quiero decir. En estos temas de alta densidad ideológica hay que afinar mucho. Como han afinado estos chavales de Nuevas Generaciones. Pero es que este desflorado y feraz orgullo de los jóvenes fascistas no gusta en Génova, porque el fascismo, en el PP, es una virtud que se lleva siempre disimulada. Es una ropa interior casi invisible pero muy opaca, como suele ser la buena lencería. Y las nuevas generaciones, ya se sabe, de lencería no tienen ni idea. Y están eyaculando fascismo cada vez que huelen una feromona.

Los reiterados saludos fascistas de los jovencitos del PP a mí me satisfacen. Hago de menos la visión de alguna que otra cruz gamada más, pero para eso están los modistos. Los modistos no entienden de chiquilladas. Las juventudes del PP, brazo alzado y en lo alto las estrellas, nos están diciendo cómo va a ser el PP del futuro. Brazo alzado. Cómo es en el presente también. Y en lo alto las estrellas. Cómo fue en el pasado. Como cuando se llamaba CEDA. O Falange Española de las JONS. O incluso antes, quizá. Se lo tendría que preguntar a Valle, que creo que aun anda por aquí.