Balagán

Drusos en uniforme

Seguimos con observaciones de Israel and its Army. From Cohesion to Confusion, de Stuart A. Cohen.

El ejército de Israel recluta a los jóvenes de la minoría drusa desde 1957. Los drusos son árabes y hablan árabe, viven en pueblos propios, separados de los judíos, y tienen su propia confesión religiosa. La mayoría de los drusos se integran en la institución paramilitar Guardia de Fronteras, que en la práctica opera como el ejército, especialmente en los territorios palestinos ocupados, y también en otros lugares donde se necesita gente que domine la lengua árabe.

Algunos estudios que se han realizado en los últimos años revelan la sensación de marginalidad que tienen los jóvenes drusos. Más del 70 por ciento de los militares drusos encuestados expresan frustración con su situación dentro del ejército. Creen que sus colegas judíos no reconocen debidamente el gran número de soldados drusos muertos en combate, ni su contribución a la seguridad de Israel. Además, piensan que los soldados israelíes creen que la vida de los soldado drusos vale menos.

La dependencia drusa del ejército israelí es tal que el 40 por ciento de los salarios y pensiones que reciben los miembros de la comunidad drusa de Israel proviene de los servicios de seguridad.

Un estudio reciente muestra que casi el 50 por ciento de los jóvenes drusos que estudian en institutos de enseñanza media atribuyen poca o ninguna legitimidad a la incorporación a filas de los drusos. De hecho, cada vez es más frecuente ver drusos, especialmente jóvenes, que cuestionan el Ejército y expresan su solidaridad con el resto de la población palestina. Entre los demás palestinos es normal ver a los drusos como mercenarios que venden su servicio de armas a Israel para luchar contra sus hermanos. Y esta visión está haciendo cada vez más mella en la sociedad drusa.